eldiario.es

Menú

La ‘oportunidad definitiva’ para localizar a Timoteo Mendieta

Se inicia en el cementerio civil de Guadalajara la segunda exhumación, tras el anterior intento en enero de 2016, para hallar los restos del miembro de UGT víctima del franquismo

René Pacheco, arqueólogo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica: “Si los resultados de estas excavaciones son negativos, no habrá forma de encontrar a Timoteo”

La perseverancia de los Mendieta ha inspirado a otras familias de Guadalajara para volcarse en la búsqueda y dignificación de sus parientes, asesinados por el franquismo

- PUBLICIDAD -
Ascensión Mendieta y su hija, hoy, en el cementerio de Guadalajara

Ascensión Mendieta y su hija, hoy, en el cementerio de Guadalajara Foto: Raquel Gamo

“Con mucha cautela y tranquilidad”. Estas son las sensaciones con las que Concepción Mendieta, nieta de Timoteo Mendieta, víctima del franquismo, afronta esta oportunidad crucial para dar con los restos de su abuelo que, según apuntan todos los archivos, deberían localizarse en la fosa común número 1 del cementerio de Guadalajara.

A primera hora de este martes se inició la segunda excavación que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lidera en el camposanto alcarreño sin ningún apoyo institucional, con el fin de hallar los restos de Timoteo Mendieta y los otros 25 hombres que, según la mencionada asociación, fueron enterrados en la fosa número 1 entre julio y noviembre de 1939, una vez finalizada la Guerra Civil. Esta nueva investigación tiene lugar después de que el Juzgado número 1 de Guadalajara atendiera, a principios de este mes, el tercer exhorto dictado por la jueza argentina,  María Romilda Servini, encargada de la instrucción de la conocida como “querella argentina” contra los crímenes franquistas.

“No encontrar a mi abuelo en la fosa que abrimos el año pasado fue un gran mazazo personal porque era tal la certeza de que estaba ahí… Tengo toda la esperanza de que podamos encontrarle esta vez y sacar a los 25 hombres fusilados que están en esa fosa”, relata la nieta de Timoteo Mendieta a eldiarioclm.es. Este sentimiento sosegado se torna en ilusión en la matriarca del clan Mendieta, Ascensión, de 91 años. Inasequible e incansable en su lucha, decidió presenció la apertura de la fosa. El deseo que ha expresado en numerosas ocasiones es el de encontrar a su padre, y no sólo por una elemental razón afectiva o humana, sino por la voluntad de ser enterrada junto a él. Hoy, en el camposanto de la capital alcarreña, volvió a reiterar este objetivo.

Timoteo Mendieta fue un miembro de UGT, natural de la localidad alcarreña de Sacedón, que fue asesinado el 16 de noviembre de 1939. Sus restos no estaban, tal como se creía, en la fosa número 2 del cementerio de Guadalajara. De ahí el inicio de los nuevos trabajos arqueológicos, que se prolongarán durante al menos 20 días, y que presentan como novedad que se van a realizar tanto en la fosa común 1 del cementerio de Guadalajara como en otros cuatro nichos individuales situados en la primera fila de este cementerio. Los técnicos apuntan que podría contener dos víctimas sepultadas en cada uno de ellos.

El plan de los especialistas de la ARMH es seguir el rastro de los 18 varones que fueron fusilados también aquel 16 de noviembre para facilitar el hallazgo de Timoteo Mendieta. René Pacheco, arqueólogo encargado de esta investigación, reconoce su trascendencia: “Este segundo intento es definitivo. En caso de no encontrar a Timoteo, no habrá forma ya de conseguirlo porque podría estar en cualquier otra fosa común o individual de este cementerio y habría que exhumar más de 800 cuerpos”.

Fosa 1 del cementerio de Guadalajara, donde se ha reanudado la búsqueda del cuerpo de Timoteo Mendieta

Fosa 1 del cementerio de Guadalajara, donde se ha reanudado la búsqueda del cuerpo de Timoteo Mendieta Foto: Raquel Gamo

Una vez que la excavación sobre el terreno llegue al nivel de enterramiento a 90 centímetros de profundidad, los arqueólogos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comenzarán a extraer los esqueletos óseos de los más de 20 difuntos que se localizan en esta fosa de forma individualizada. A continuación, abordarán el análisis antropológico forense en una sala especial habilitada en el mismo recinto para identificar los rasgos biológicos de edad, sexo y altura y contrastarlos con los libros de registro. Los datos de estos archivos fueron compilados recientemente por voluntarios que trabajaron en el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara y en el Archivo Militar de Zaragoza.

Finalmente, los análisis de ADN, a partir de muestras óseas, serán los que determinen si entre las víctimas se encuentra Mendieta. El año pasado, este test genético se prolongó durante varios meses, debido a que las pruebas tuvieron que mandarse a Argentina, tal como indicaba el exhorto de la magistrada argentina. Sin embargo, en esta ocasión, el objetivo del equipo de investigadores es recortar los tiempos: “Vamos a tratar de agilizar el proceso de identificación, evitando la burocracia y haciendo lo posible para que el contraste se haga en un laboratorio de Vitoria. Así los resultados podrían estar listos en un mes”, afirma Pacheco.

La investigación concluirá el próximo 1 de junio. Fecha a partir de la cual la legislación regional no permite que se realicen excavaciones por el efecto que las condiciones meteorológicas pueden ejercer sobre los cuerpos que no están esqueletizados.

Más búsquedas

La denuncia interpuesta por la familia Mendieta ante la justicia argentina en 2011 ha servido de inspiración para que otras familias de Guadalajara activen la búsqueda de sus seres queridos que fueron fusilados a lo largo de la Guerra Civil o al inicio de la dictadura franquista.

En la actualidad, 11 familias procedentes de algunas localidades de la provincia de Guadalajara como Torija, Tendilla, Sacedón, Tamajón o Marchamalo esperan el resultado de la investigación recién comenzada. Es el caso de Gregorio Florián, Saturnino De Luz o Francisco De Llera, cuyos fusilamientos se produjeron también en 1939, según las partidas de defunción que han consultado sus familiares, en el cementerio civil de Guadalajara. Todos ellos, alcarreños de nacimiento, fueron ajusticiados por su activismo político durante la época de la II República vinculada a organizaciones sindicales o su afiliación al Partido Comunista de España o al Partido Socialista Obrero Español.

El caso de Tomás Vicente Lorente, vecino de Auñón (Guadalajara) es uno de los que ha avanzado gracias al proceso de Timoteo Mendieta. Su familia, que ya había reclamado su búsqueda a la justicia desde 2008, ha podido progresar en su investigación a raíz del permiso de exhumación logrado por la familia Mendieta. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha