eldiario.es

Menú

De refugio antiaéreo para 700 niños durante la Guerra Civil a museo

El Ayuntamiento de València rehabilita y abre al público como museo el primero de los 20 refugios localizados por diferentes puntos de la ciudad.

La capital valenciana alcanzó los 300 refugios públicos y privados entre los años 1936 y 1939, periodo en el que sufrió 400 bombardeos con  unos 800 fallecidos.

- PUBLICIDAD -
Una de las naves del refugio con al imagen de varios niños de la época

Una de las naves del refugio con al imagen de varios niños de la época

Motores de aviones de combate retumban en la costa valenciana. La Junta de Defensa Pasiva da el aviso desde su puesto de mando y el vigía ubicado en el Miguelete activa las sirenas que anuncian una nueva oleada de bombardeos y, en consecuencia, ordenan el traslado de la población civil a los diferentes refugios antiaéreos construidos por el Gobierno republicano.

Este era el protocolo que seguía la ciudad cuando el horror de la guerra la invadía, tal y como consta en los bandos municipales que se conservan de aquella época.

En total se construyeron en València alrededor de 300 refugios públicos y privados entre los años 1936 y 1939, periodo en el que la ciudad sufrió 400 bombardeos con  unos 800 fallecidos. De todos los refugios, actualmente quedan localizados una veintena.

Interior del refugio restaurado

Interior del refugio restaurado

Uno de ellos, el que estaba ubicado bajo el edificio principal del Ayuntamiento, que entonces albergaba un colegio, ha sido rehabilitado y abierto al público como museo para recuperar el patrimonio asociado a la Guerra Civil y en conmemoración del 80 aniversario de València como capital de la república.

Según ha explicado este miércoles la concejala de Patrimonio Cultural, Glòria Tello, el refugio tenía capacidad para albergar a los 700 niños y niñas que daban clases en el mencionado colegio.

Vista aérea de los bombardeos en la zona del puerto, una de las más castigadas

Vista aérea de los bombardeos en la zona del puerto, una de las más castigadas

La infraestructura era subterránea y tenía retretes y baños con un pozo seco. Además, contaba con una sala de máquinas cuyo objetivo era hacer circular el aire del exterior.

Constaba de cinco naves con bancos corridos y tenía dos accesos. Los colores de las parades indicaban el nivel de protección. Desde las entradas hasta el final de las escaleras eran rojas, lo que indicaba que había riesgo de recibir impacto de metralla, mientras que ya en el interior, las paredes eran azules lo que indicaba que los civiles estaban fuera de peligro.

Un carro de combate en el museo que acompaña al refugio

Un carro de combate en el museo que acompaña al refugio

Junto al refugio, se ha habilitado la exposición 'La tempesta de ferro: refugis antiaeris a Vaència' ('La tempestad de hierro: refugios antiaéreos en València'), con todo tipo de documentación sobre la construcción de estas infraestructuras de defensa y sobre los bombardeos por parte de la aviación italaiana y la alemana, que apoyaba a la franquista.

Tello ha informado que toda la actuación (la rehabilitación del refugio y el museo) ha tenido un presupuesto de 212.000 euros.

La escalera principal del Ayuntamiento totalmente destrozada por los bombardeos

La escalera principal del Ayuntamiento totalmente destrozada por los bombardeos

Mientras la exposición ya se puede visitar de forma gratuita en horario de 10.00 a 14.00 horas y de 15.00 a 19.00 horas hasta el 6 de julio, las normas para acceder al refugio se publicarán este jueves en la web del Ayuntamiento: "Por seguridad lo más probable es que se haga por grupos de 20 ó 25 personas pidiendo cita previamente", ha comentado la edil.

Además de este refugio, el Ayuntamiento está también rehabilitando el ubicado en la calle Serranos y hará lo propio con uno hallado recientemente en Massarrojos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha