eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Zoido dice "no tener conocimiento" sobre cómo murieron siete mujeres en la costa melillense

Más de una semana después de los hechos, el Ejecutivo asegura desconocer las circunstancias en las que murieron siete mujeres el 31 de agosto tras una actuación policial cuestionada por ONG y supervivientes

Zoido afirma que la Guardia Civil desplegó una embarcación a la zona a la que se dirigía la patera en la que viajaban las mujeres cuando "una patrullera marroquí ya la seguía" pero "lo que pasó después" lo desconoce

El titular de Interior no ha respondido sobre devoluciones en caliente, a pesar de que varios diputados preguntaron sobre estas prácticas

- PUBLICIDAD -
Se disparan los saltos masivos a la valla de Ceuta: 8.956 inmigrantes lo intentaron

Sl ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, antes de comparecer hoy en el Congreso de los Diputados. EFE

Durante más de tres horas de comparecencia en el Congreso acerca de la política fronteriza española, el ministro del Interior no ha tenido palabras para las siete mujeres fallecidas el pasado 31 de agosto cerca de la costa de Melilla. Sin citarlas, Juan Ignacio Zoido ha asegurado "no tener conocimiento" de lo ocurrido porque "la Guardia Civil no estaba presente". 

El titular de Interior, en respuesta a varias preguntas sobre la tragedia formuladas por Unidos Podemos, PSOE y PNV, ha defendido la actuación de la Guardia Civil frente a la versión de los supervivientes. Estos aseguran que los fallecimientos se produjeron en el marco de una operación de control fronterizo conjunta en la que, apuntan, los agentes españoles "bloquearon" su patera a la espera de que fuesen alcanzados por la patrullera marroquí para proceder a su devolución. Cuando las autoridades alauíes remolcaron la patera, insisten, esta volcó y siete de sus ocupantes perdieron la vida. 

Versión oficial confusa

Zoido ha indicado que el 31 de agosto la Guardia Civil localizó "una patera que se desplazaba a la zona de Aguadú" (el perímetro norte de la frontera de Melilla con Marruecos) y  que "estaba siendo perseguida por una patrullera marroquí" . Después, según la versión de Interior, "la embarcación fue interceptada por la patrullera marroquí". En el transcurso de esa maniobra, dice, "22 personas, que llevaban chalecos salvavidas, se arrojaron agua". 

De ellas, los agentes españoles rescataron a 13 personas, que fueron trasladadas a Melilla, y, según las cifras de Interior, Marruecos recogió a otras nueve. "Sobre lo que pasó después, la Guardia Civil no tiene conocimiento porque no estaba presente", ha añadido.

En la misma línea, por la tarde, en respuesta a una pregunta formulada por la senadora de Unidos Podemos Maribel Mora en el Pleno del Senado, Zoido ha explicado la intervención de las fuerzas de seguridad española, aunque en esta ocasión algunos detalles cambiaban. El ministro ha afirmado que, cuando la embarcación de la Guardia Civil llegó donde se encontraban los migrantes, la patrullera marroquí "ya estaba remolcando la patera". En ese momento, indica, "todos los inmigrantes se lanzaron al mar", mientras que horas antes había afirmado que solo se lanzaron 22 personas de las cerca de 40 que viajaban en la zodiak.

Asimismo, ha reiterado que desconoce lo ocurrido tras la intervención española y, con cierta ironía, ha animado a su interlocutora a "investigar" los hechos. "Sobre lo que pasara en la patrullera marroquí no tenemos constancia, siga investigando", ha aseverado. 

Cuatro de las mujeres congoleñas que murieron ahogadas ante agentes de la Guardia Civil de España y de la Marina Real de Marruecos.

Cuatro de las mujeres congoleñas que murieron ahogadas ante agentes de la Guardia Civil de España y de la Marina Real de Marruecos.

El testimonio de los supervivientes, en el Congreso

La sucesión de los hechos esgrimida por Zoido en el Congreso no dista mucho de la versión mantenida por los supervivientes, aunque estos aseguran que la Guardia Civil impidió su paso con el objetivo de ser atrapados por Marruecos.

 "Estábamos ya cerca de la playa de Melilla, vimos acercarse a la patrullera española (Guardia Civil), no nos rescataban y sospechábamos que esperaban a que viniese la Marina marroquí.   La Marina llegó, algunos fuimos detenidos por los marroquíes, otros por los españoles", describe un testimonio recogido por la ONG Caminando Fronteras y leído en el Congreso por la diputada de Unidos Podemos, Ione Belarra. 

"La Marina [marroquí] enganchó a la zodiac, tiró de ella para sacarnos de la playa de Melilla, después volcó y murieron las mujeres. Esa zona siempre es muy peligrosa, cuando intentamos llegar a la playa nos bloquean entre las dos patrulleras españolas y marroquíes, para no dejarnos avanzar, y pasan muchos accidentes", continúa el superviviente. 

Ni una palabra sobre devoluciones en caliente

Aunque llega con meses de retraso, el origen de la comparecencia se remonta a los intentos de salto de la valla de Ceuta registrados el 10 de septiembre de 2016 y el 1 de enero de este año, en los que la Guardia Civil 'devolvió en caliente' (expulsiones inmediatas que impiden de facto el acceso al asilo) a más de un centenar de personas. Además de varios partidos políticos, cerca de 80 ONG pidieron la comparecencia de Zoido para explicar aquellas expulsiones sumarias documentadas. 

Sin embargo, el ministro ha rechazado dar explicaciones acerca de las devoluciones en caliente realizadas por la Guardia Civil en Ceuta y Melilla bajo la figura del "rechazo en frontera" creada en 2015 por el Gobierno para regularizar estas prácticas. Zoido ha recibido varias preguntas sobre la manera en la que el Ejecutivo "cumple con la legalidad internacional en materia de derechos humanos" a la hora de realizar estas prácticas, como establece la disposición de la Ley de Seguridad Ciudadana con la que daban vía libre a las cuestionadas expulsiones inmediatas. Tampoco ha respondido. 

Sobre los obstáculos al acceso al asilo denunciados por las ONG en Ceuta y Melilla, Zoido ha afirmado que el Gobierno " garantiza que cualquier persona que quiere pedir asilo lo pueda hacer" pero, matiza, por los puntos preparados para ello, "donde no está incluido los asaltos ilegales". En este sentido, el ministro se refiere a las oficinas de asilo de Ceuta y Melilla, sin embargo, a las personas de origen subsahariano no se les permite su acercamiento a estas salas. Atendiendo a los datos de Acnur, desde su apertura no se ha registrado ninguna petición de personas negras. 

Aumento de las entradas por la valla de Ceuta

El ministro del Interior ha aprovechado la comparecencia apara portar nuevos datos acerca de las entradas irregulares en las ciudades autónomas. Según ha asegurado, las llegadas a  Ceuta se ha incrementado en 2017 un 34%, en lo que ha denominado como un "goteo constante" de intentos de saltos a la valla.

Las estimaciones de su departamento apuntan a que en nueve tentativas trataron de superar la frontera 8.956 personas, frente a las 613 del pasado año. Estas cifras no son exactas, dado que son obtenidas a bulto por parte de la Guardia Civil en cada intento de salto. Es decir, el dato significa que en cada uno de esos nueve acercamientos a la alambrada, calculan que alrededor de 900 personas trataron de pasar. 

Además, el ministro ha tachado en varias ocasiones de "violentos" a quienes intentan saltar las vallas de Ceuta y Melilla. Para ello, ha mostrado una fotografía de uno de los garfios que los migrantes suelen utilizar para ayudarse a escalar la alambrada y que, según insistió el ministro, "emplean en ocasiones para lanzárselos a los agentes fronterizos".  

Cuestionado por el uso de la fuerza ejercido por la Guardia Civil con el objetivo de impedir las entradas irregulares a Melilla, el ministro ha asegurado que los agentes cumplen con los criterios de "proporcionalidad" y ha destacado las "difíciles circunstancias" en las que trabajan los guardias civiles fronterizos.  "A veces se cuestiona muy alegremente la labor de las fuerzas de seguridad", ha criticado  Zoido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha