eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La comisaria de la UE reconoce que la ciudadanía se siente "alejada" del TTIP

- PUBLICIDAD -
La comisaria de la UE reconoce que la ciudadanía se siente "alejada" del TTIP

La comisaria de la UE reconoce que la ciudadanía se siente "alejada" del TTIP

La comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, reconoció hoy el "intenso debate" generado en Europa en torno al Acuerdo Transatlántico de Libre Comercio e Inversiones (TTIP), y aseguró que muestra que la gente se siente "alejada" de la toma de decisiones.

"El debate demuestra que la gente está preocupada por lo que consideran los potenciales impactos del TTIP. Sabemos que estos miedos no están justificados", explicó Malmström en una conferencia en el Center for Strategic and International Studies (CSIS, Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales) de Washington.

Pero, subrayó, "reflejan que los ciudadanos se siente alejados de las decisiones comerciales, y debemos enfrentar eso".

Malmström se encuentra de visita en Washington, donde tiene previsto reunirse con Michael Froman, representante en Comercio Exterior de Estados Unidos, para conversar sobre los avances en las negociaciones sobre el TTIP.

A finales de abril, los equipos negociadores de Estados Unidos y la UE celebraron en Nueva York la novena ronda de conversaciones que se iniciaron en 2013, en un momento en el que los analistas perciben un cierto estancamiento ante las profundas diferencias entre ambas partes en puntos clave.

En concreto, el elemento que más controversia genera en Europa es la cláusula ISDS, que plantea la resolución de conflictos entre inversores y estados, y algo que los estadounidenses consideran fundamental incluir en el acuerdo.

Malmström reconoció la "toxicidad" de esta cláusula en el debate europeo, al percibirse como una pérdida de soberanía de los estados ante las grandes corporaciones.

Esta semana, la comisaria tiene previsto presentar nuevas propuestas para resolver los problemas en torno a esta cuestión.

Precisamente con motivo de la ronda de abril, varios miles de personas participaron en acciones y marchas de protesta convocadas en toda Europa contra el tratado de libre comercio e inversiones.

Otros obstáculos son los capítulos de energía y servicios financieros, en los que los estadounidenses no están especialmente interesados; o la entrada de productos agrícolas y ganaderos genéticamente modificados al mercado europeo, considerada una línea roja por Bruselas.

A estas dificultades se suma la proximidad de las elecciones presidenciales en Estados Unidos en 2016, y donde la campaña electoral casi ha comenzado ya, momento en el que es muy complicado avanzar un tema de gran calado político.

En su discurso, la comisaria europea insistió en que el TTIP va más allá de cuestiones económicas "al potenciar y fortalecer nuestros valores transatlánticos, desde mercados abiertos a alto niveles de protección del medioambiente o el consumidor".

Y recalcó que el TTIP sería "el mayor acuerdo comercial y de inversiones del mundo que jugaría un papel vital en la futura estructura del sistema comercial global".

En una reciente entrada en su blog, Malmström defendió el rol del acuerdo, ya que, ante el avance de China, India y otras economías emergentes, la UE y Estados Unidos deben trabajar juntos para "moldear la globalización", porque de lo contrario otros países lo harán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha