eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Querida Cristina, tenemos que dimitir, sobre todo tú... (EPISODIO CUARTO)

Cristina Cifuentes (Delegada del Gobierno en Madrid), lo nuestro, sobre todo lo tuyo, es insostenible.

54 Comentarios

- PUBLICIDAD -
dimitir-RAE

 (advertimos que esta carta contiene vídeos que pueden herir su sensibilidad)

Querida Cristina,

siento abrumarte con tanta correspondencia, sobre todo estos días que tanto tienes que hacer en los medios y manejar a 1.500 policías y tal, pero la actualidad y la rápida involución que estamos viviendo a usos predemocráticos (por decirlo elegantemente) me obligan a molestarte de nuevo. Lo siento mucho.

Y en esta misiva, y siento infinitamente romper nuestra preciada intimidad epistolar, voy a introducir al Director General de la Policía Sr. Ignacio Cosidó, al Ministro del Interior Sr. Jorge Fernández Díaz y al Presidente del Gobierno, Sr. Mariano Rajoy, a los que incluyo en estas reflexiones y en la final petición de dimisión. ¡Recórcholis…, se me ha escapao!

Bueno, ya reventada la sorpresa final, sigo.

Como sabes este 25 de septiembre tuvo lugar la movilización denominada “Ocupa el Congreso” o “Rodea el Congreso” o como sea y supongo que no habrás tenido tiempo de ver internet ya que te he oído decir en los medios que la actuación policial ha sido proporcionada y muy profesional y que la respaldabas y el bla bla bla habitual.

Cristina, me parece que en esta carta voy a tomar un tono más serio que en las anteriores. Porque os estáis pasando, querida.

Te voy a contar (o mejor dicho, enseñar) una serie de cosas que creo son ‘hechos’, vamos, vídeos que enseñan la realidad para que los veas y tú misma juzgues. Sí, incluso tú con tu poder de transformación de esa realidad, y después, más abajo, me voy a arriesgar a darte una opinión de lo que creo que habéis hecho y que me parece que es imperdonable. Para acabar te voy a contar al final la anécdota personal que me llevó a empezar a perder la fe en el estado de derecho. Sí, lo que inició lo que una buena amiga denomina mi ‘devenir antisistema’. Comenzamos.

25 de septiembre. Plaza de Neptuno. Todo iba más o menos bien y tranquilo. Mucha gente, cánticos. Algún exaltado, pocos. Lanzamiento de objetos, algunos… Y sí, un grupo de curiosos encapuchados con banderas rojas (¿?), todos juntos y que nadie conoce. De repente, agreden a la policía que a su vez responde con muchísima violencia como todo el mundo pudo ver por los múltiples streamings que había retransmitiendo en directo… Muy raruno todo, ¿no? Después inevitablemente, más gente se suma a los disturbios, claro. Ah, no, que ahora hay que usar la palabra “algarada”. Vamos a verlo.

Video 1:  “QUÉ SOY COMPAÑERO, COÑO”

Este vídeo tiene ya tal difusión que si yo fuera el jefe de TVE lo usaba de título de la canción de Eurovisión del año que viene y lo petábamos, vaya…

Mirando el  el vídeo, se me ocurren tres opciones posibles. Ya me dirás a vuelta de correo cuál es tu favorita.

1 – El policía detenido estaba delinquiendo cuando le “detuvieron”.

Bien. Esperaremos la denuncia y a ver que pasa. Desde el 15M le ofrecemos la asesoría y asistencia jurídica de los compas de @LegalSol como a los demás detenidos y esperemos que no le caiga mucho. Felicidades por haber venido a protestar. Y lamentamos que se haya comportado de una forma violenta a diferencia de la gran, gran, gran mayoría de nosotros, que siempre nos comportamos de una forma pacífica. En cualquier caso está invitado a venir a nuestras reuniones y unirse a la lucha por un mundo mejor, siempre desde la no violencia. En el 15M somos así: Manitas y diálogo hasta aburrir.

2 – El policía infiltrado detenido no hacia nada ilegal.

Ah... Pues ha sido una detención arbitraria a una persona que se encontraba en una concentración comunicada o no (me da igual eso, la verdad) pero que no hacía nada. Pues ya nos explicarán por qué se detienen a personas que no hacen nada. Qué cargos se les aplican, con qué criterios… Al final de la carta, Cristina, te cuento un ejemplo personal al respecto, que te aseguro, fue uno de los días más tristes de mi vida. Supongo que habrá sanciones y tal. Esperamos explicaciones al respecto.

3 – Ha sido un error. Eso pasa. Es la primera vez que ocurre y casualmente estaba una cámara grabando en ese instante y esa dirección.

Vaaaaaaaaale. Bueeeeeno, sí, venga. Voy a hacer un esfuerzo y me lo creo.

Pues hija, lo intento pero no puedo. Cuando leas el final del post comprenderás por qué, y a lo mejor ya no te lo crees tampoco tú.

Y para acabar con el tema éste de los infiltrados, otra “anécdota”, Cristina.

Observa con atención esta curiosa fotografía de dos detenciones. ¡Cáspita! Por lo visto, el detenido de la foto de la izquierda, en un juicio rápido de diez minutos sale absuelto, se saca las oposiciones y saca plaza en la policía, entra en el mismo operativo y efectúa una detención en la foto de la derecha… ¡Y sin cambiarse de ropa! ¡¡Albricias!!

Infiltrado2

Video 2:  “LA SEGUNDA VEZ, NO VA A HABER UNA TERCERA, YA TE LO DIGO”

Mira esto Cristina, mejor no te describo nada.

Supongo que ya estarás actuando de oficio contra este funcionario que amenaza a un ciudadano con una sanción y con ??????. Todos somos conscientes de la dificultad del trabajo de la policía. Se la juegan por nosotros, nervios, violencia. No es fácil, no. Pero en democracia, este tipo de amenazas, creo que están de más, ¿no Cristina?.

Bueno, éste debió de ser un caso aislado, ah que no del todo…

Vídeo 3:  “EL QUE SE VA CORRIENDO, QUE ME DÉ EL NÚMERO DE PLACA, MIRA CÓMO HUYE”

Qué extraño… Creo recordar que hace no más de 48h te he oído decir en la tele una vez más y textualmente: “ Todo el policía al que se lo piden se identifica

Bueno, ya nos lo harás saber cuando tengas unas palabras con ese funcionario, que supongo que estaría harto, cansado, nervioso, incluso asustado…, pero vamos, que va armado, representa al estado, tiene el monopolio de la violencia y no se puede comportar así, digo yo, ¿o sí?.

Esperamos con interés el resultado de estas pesquisas. Gracias por tus esfuerzos.

Vídeo 4A:  USO RAZONABLE DE LA FUERZA

 Sin palabras me ha dejado esto. Siéntate y mira Cristina. Mejor, ponte primero un vaso de agua, anda.

A ver de qué se acusa a esa señora. De atentado a la autoridad con sus 40 kg (un clásico en estas situaciones y sí con pena de 4 años de cárcel). La acusarán tal vez de... ¿De grabar en la calle? Voy a intentar enterarme y seguir esta historia, Cristina. Te sugiero que hagas lo mismo y comparamos notas, ¿vale?

Vídeo 4B:  USO RAZONABLE DE LA FUERZA

Detención de un señor de 72 años. Cristina, te lo repito en mayúsculas y en negrita: SETENTA Y DOS AÑOS.

Voy a intentar calmarme, que no está bien escribir mayúsculas en internet.

Pausa. Respiro, y sigo.

Esta vez, además, no solo se os ha ido la mano con los “civiles” sino que también la cosa se ha ido de madre con la prensa, ¿no?

Vídeo 5:  ATOCHA

También un compañero de la laSexta tuiteaba pidiendo testigos de la agresión que sufrió por parte de la policía que le partió la muñeca o algo así.  El día 26, no había periodista sin casco, yo incluído (para mi vergüenza). En realidad, para la vuestra, para la de todos, Cristina.

Y supongo que lo más grave de todo para vosotros, Cristina, ha sido esto… Me temo que en las próximas elecciones no vais a ser 9.500.000 sino sólo 9.499.999. Un verdadero drama, oye. ¡Hay que parar la sangría!


Parte seria.

EL 26S volví a la plaza. He preguntado en Neptuno a varias personas que conozco amigas y conocidas mías del 15M y otros colectivos, y nadie conocía a los de las banderas que iniciaron las protestas. Estas personas con las que hablé tenían contactos en diversos grupos de distintas ramas antifascistas de Madrid más o menos violentas y por lo visto esos ‘antifas’ son los primeros sorprendidos. Mi primera reacción es: “ No te jode, para una vez que no la lían ellos…” Claro, yo soy del sector blandito, ya sabes, " diálogo y manitas". El tema es que ellos ya habían preguntado y nadie sabe nada. Según me cuentan, los propios ‘antifas’ éstos son realmente los primeros sorprendidos. Otra cuestión, como de ‘primer curso de manipulación’, es el tema ése de las banderitas rojas. Cristina, por lo visto ningún grupo de este tipo llevaría nunca una bandera roja. Por lo visto sí hay algunos que son como muy comunistas que sí que la llevaría, pero con la hoz y el martillo. El resto, o no llevarían banderas, o como mucho negras, así que el becario que se ha documentado, a Siberia con él… Resumiendo, que para mi horror, estoy convencido que el grupo que inició la violencia era un grupo organizado, no eran los ‘antifas’ habituales, eran ajenos a la protesta… y ahí lo dejo. Muy feo, mucho. A lo peor sabes tú mas de esto que yo.


Parte seria, seria.

También he hablado ayer con amigos, periodistas y gente de colectivos sociales, abogados, etc. Y lo que me parece es, que todo esto ha sido una operación orquestada para criminalizar a ciudadanos que protestaban de una forma que puede ser molesta, coñazo, inoportuna, lo que queráis, pero legítima y legal. La continuación de semanas de acoso y criminalización de parte de la sociedad civil. Gente a la que les habéis prefabricado un delito, les habéis incomunicado cuarenta y pico horas en una celda… Los abogados han tenido que quejarse al Juez de la Audiencia Nacional porque no podían ver a sus representados, un Juez que ha sacado una providencia pidiendo a la policía que “actúe con respecto a lo que dicta la ley” . Un Ministro diciendo que se les va a imputar tal y cual delito (que recordemos es cosa que hace un juez). Bueno, en este caso no lo ha hecho porque parece que no lo ha habido, vaya… Un juez, insisto, que ha tenido que llamar al director General de la Policía para preguntar dónde estaban los detenidos y éste le ha respondido que no lo sabía (???) (y esto lo sé de buena fuente). Pero, ¿esto qué es? ¿Una peli mala de espías? ¿El Watergate? Si esto fuera una película norteamericana, lo que hemos vivido estos días en las calles y en los calabozos, se parecería mucho, mucho, mucho a la típica operación puesta en marcha por la típica agencia oscura gubernamental... Pero claro, protagonizada por Mortadelo y Filemón, que así somos... En fin, Cristina, no sé ya... Creo que le habéis hecho un daño irreparable a la ya dolida democracia esta nuestra de juguete. Definitivamente la transición ésta de broma donde la constitución es sagrada y no se puede tocar, meeeeenos cuando al PP y al PSOE le dan la gana de cambiarla en tres días para no se qué historia de proteger la deuda… ¡venga ya¡

[Fin de la parte seria, ¿o no? Ya no lo sé…]

Ups, me estoy enfadando… Disculpa Cristina, nunca hay que perder las formas. Perdóname. He leído que el otro día a ti casi te da algo en Onda Cero [EDITADO me corrijen, es ABCPuntoRadio] cuando te preguntaron sobre tu marido y la calumnia esa de la “busca y captura”. Qué infamia…, cuando todos sabemos perfectamente que en realidad, está en “ignorado paradero” , que es algo bastante menos grave, aunque no deja de ser paradójico que el consorte de un miembro de nuestro Gobierno se esconda así de sus responsabilidades para con todos. Pero vamos que estas cartas que te mando son para hablar de tu gestión, así que no me lío con esto que corresponde a tu vida privada, como la Ministra Mato y el Jaguar de su garaje.

Voy a dejarlo aquí, Cristina, no sin antes, y con todo el respeto posible, pero con más firmeza, en mi nombre y en el de mis 18 amigos (que si nos juntamos 20 ya sabemos lo qué pasa…) pedir tu inmediata e irrevocable dimisión de todos tus cargos públicos, las dimisiones del Sr. Cosidó, Sr. Fernández Díaz y Sr. Rajoy, que espero les solicites cuanto antes en nombre de nosotros 19, y creo que de mucha más gente, pero eso ya te lo harán llegar ellos. 

Espero que cuanto antes nos hagas saber a través de cualquier tertulia tu decisión y la de tus compas.

Un afectuoso saludo, de tu muy enfadado,

Stéphane


ps.

Por cierto Cristi, no quiero dejarte con mal sabor de boca después de pedirte que dimitas y eso, y he pensado pasarte esta foto que he encontrado en Twitter, que mientras dimites y tal, te puede ayudar a la hora de contar el número de asistentes a las manifestaciones. Mira que monada:

6000-900000


ps2.

Y otra pequeña ayuda técnica, Cristina. Esta vez del lado de nuestros amigos alemanes. Sí, esos a los que les vendemos tomates y vacaciones, y ellos nos “devuelven” centrales hidroeléctricas y trenes de alta velocidad. No te lo vas a creer, pero ¡¡¡HAN ENCONTRADO LA SOLUCIÓN AL INCREÍBLE PROBLEMA DE FIJAR LOS NÚMEROS DE IDENTIFICACIÓN A LA VESTIMENTA DE LOS AGENTES!!! Im-presionante. Lo que no consiga este pueblo nibelungo tan avanzado… Mira, mira. Se me caen las lágrimas de emoción.

PoliAlemana

Habla con Mariano, antes de que dimita, a ver si aprovechamos las negociaciones de la deuda y el rescate y eso para que nos traspasen ese conocimiento vanguardista, y poder así cumplir la ley solucionar este conflicto y olvidarnos ya de este tema tan correoso, que supongo que es el deseo de todos, ¿no?


ps3.

Otra cosilla. Te acuerdas de la señora de la que te hablé en la última carta, Pilar, ¿a la que sacaste del sofá para llevarla a las plazas? Pues con esta movida creo que habéis hecho nuevas adquisiciones. El día 26, el día después de toda la violencia, la plaza estaba llena de jóvenes estudiantes. Muchos de ellos me daba la impresión que era la primera vez que pisaban una manifestación. Y no era un día fácil para venir, coincidirás conmigo. Mira estas niñas qué valientes. A lo mejor han venido para quedarse… ¡Gracias Cristi!

NiñasMani


Besos.



ps serio.

Y aquí viene la parte seria de cuando me llevé una de las mayores decepciones de mi vida con mi país y con la “democracia” esta en la que vivimos y con todo en general.

Te adjunto un vídeo que grabé el pasado 17 de Agosto de 2011 en Madrid durante las famosas Jornadas Mundiales de la Juventud. Hubo una Manifestación Laica y unos disturbios y tal. Mucha violencia. Un último esfuerzo. Mira el vídeo primero, Cristina, por favor. Y sigue leyendo.

Bueno, pues las imágenes están claras ¿no? Además, venía grabando casualmente con lo que se ve toda la acción. Pues que sepas, Cristina, que la fiscalía le metió cargos de desórdenes públicos y, ojito, atentado a la autoridad, entre 5 y 6 años…

Sí, recupera el aliento, vuélvete a ver el vídeo y dime dónde está el atentado ese…

Y sí, Cristina, claro, después extrañamente, los cargos cambiaron y se redujeron bastante y lo del atentado desapareció… A lo mejor algo tuvo que ver este vídeo. ¿Y si no hubiera vídeo?

Eso sí, tienen que estar años yendo al juzgado cada 15 días a firmar como criminales, no pueden salir del país… ¿Te parece esto normal en un estado de derecho? ¿Te parece esto normal en general…? El juicio saldrá en algún momento y se supone que la cosa acabará en nada. En nada no, porque mucho sufrimiento gratuito y arbitrario sí que ha traído esto. A gente inocente e indefensa. Bueno, pues que sepas que ÉSE, fue el día en que me empecé a convertir en un antisistema como decís vosotros y en un prosistema, como me siento yo.

Ahora para acabar, Cristina, te dejo un texto que escribí esa misma noche que es parte de un post que me salió de las entrañas contando la experiencia. Esa noche en que muchos no dormimos y acabamos desayunando en San Ginés a las 11 de la mañana después de pasar por casa y no poder conciliar el sueño. Es un excurso sobre la policía. Si quieres, aquí encuentras el post entero

Siempre he pensado que me gusta vivir en un país moderno y democrático, lo que se conoce como un ‘estado de derecho’.

Disfruto del hecho de que existan unas Fuerzas de Seguridad del Estado, con las que generalmente no tienes contacto como ciudadano, pero que siempre están ahí, jugándose el pellejo por defenderte, cuando alguien quiere hacerte daño o atenta contra tus propiedades. Me parece absolutamente maravilloso que unos trabajadores públicos, seguramente mal pagados, se jueguen el físico por ti. El estado te ampara y te protege. Es su obligación claro, pero aun así me parece maravilloso…

Pues esta percepción ha cambiado algo estas semanas, a continuación voy a intentar explicar el por qué.

El pasado 4 de Agosto, como llevo haciendo con cierta continuidad desde el 15 de mayo salí a la calle a relatar lo que viera del llamado movimiento #15M. Yo no soy un periodista (no trabajo para ningún medio), soy un cineasta y un ciudadano, pero desde el mismo 16 de mayo he estado en #acampadasol y en las manifestaciones y movilizaciones del #15M. Pues el 4 de agosto viví muy de cerca las cargas policiales del Ministerio del Interior, que fueron brutales, sin mediar provocación y absolutamente desproporcionadas. No pensaba yo que fuera a ver eso en mi país en el siglo XXI. Pasé mucho miedo aquella noche y no sabía que se iba a repetir.

La noche anterior había visto ya una secuencia en Sol que, creo, es digna de relatarse. Una chica tiene algún tipo de altercado con un agente y le pide el número de placa y pide que venga el SAMUR. No le hacen caso y empieza a gritar exigiendo el número de placa, se pone muy nerviosa y empieza a llorar. Y entonces pasa lo siguiente: otros agentes la sujetan y el agente en cuestión se va corriendo y se esconde detrás de las furgonetas… (¿?) Sí, como en el colegio, pero para un asunto mucho más importante. Me quedo a cuadros. La chica sigue llorando y exigiendo la placa y el SAMUR y no le hacen puto caso (perdón). Esto fue exactamente así. Lo vi con mis propios ojos y todavía no me lo puedo creer. Que gran decepción… que indefensión, que violencia interior que sufre uno. Me acuerdo de esto cada día.

Y llegamos al día de hoy…

Hoy además de lo que he visto y grabado (ya veréis los vídeos de después), a varios amigos míos, periodistas y no, les han pegado. Y les han pegado por nada.

Yo no sé de estrategia policial ni como se manejan estas situaciones. Sí tengo cierta experiencia en asistir a disturbios más o menos grandes e intensos. Trabajando para TVE estuve en Praga en el 2000 con el gran movidón del FMI, y en Berlín, donde vivía, teníamos cada año el Primero de Mayo, que eso sí que son disturbios… con miles de adoquines volando. Allí, la policía, antes de cargar avisaba (y después la carga era brutal, claro). También cubrimos un par de veces las protestas por traslados de materiales radioactivos en Gorleben. Eso era para verlo: 25.000 manifestantes y 12.000 policías. Sí, 12.000 (¡!). Los traían de toda Alemania. Los manifestantes se sentaban en las vías del tren y los policías se los llevaban uno a uno… Tardaban horas… un coñazo, pero lo hacían así, sin violencia. En otras ocasiones en campo abierto, avisaban de la carga tres veces… y después cargaban.

En todos estos sitios, palos, he visto muchos, pero NUNCA he visto agresiones por parte de la policía como las de aquí, sin mediar provocación y sin ningún tipo de violencia por parte de los manifestantes. A los siguientes videos me remito.

Siempre he pensado que me gusta vivir en un país moderno y democrático, lo que se conoce como un ‘estado de derecho’. El problema es que ahora empiezo a dudar de que mi país sea así.

17 de Agosto de 2011


Y una última anotación para los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que estén leyendo estas líneas. Hay personas antisistema que les gritan "perros" y "asesinos" a ustedes, sí, pero son cuatro. E intentamos excluirlos y mantenernos alejados de ellos. Otra gente les ve a ustedes con ciertas reservas, y también hay gente que ve a la policía como iguales, como personas, como trabajadores, que les agradecen sus esfuerzos y que también les exigen mucho. Gente como yo, que todavía lo intento. Piensen que llevan una porra, un arma, una placa. Ustedes Representan al estado, su palabra vale más que la mía, tienen el monopolio de la violencia (¡y menos mal!) y la extraordinaria tarea de protegerme a mí, a los míos, mi democracia y mis bienes. Son tiempos raros, sí, pero si son capaces por un momento de dejar de lado su enfado y frustración, repasen los vídeos de este post. ¿No podría ser su señora la que es golpeada y salvajemente reducida en el vídeo de más arriba? ¿Es necesario eso? ¿Y en este último vídeo? ¿No podría ser su hija volviendo de un concierto de Justin Bieber o cruzándose con alguna protesta a la salida de la Universidad? ¿Es necesario esto? Yo sé que ustedes reciben órdenes y poco pueden hacer, pero... ¿De verdad creen que nosotros somos violentos como en otras situaciones a las que tienen que enfrentarse? Y otra cosa, ¿de verdad creen que nos vamos a ir a casa y dejar que nos roben el futuro? Lo que nos jugamos es demasiado importante. Bueno, gracias por defendernos de los malos, pero por favor, atinen mejor con los verdaderamente malos. Nos vemos mañana en la calle. ¡Salud!



[Aquí tienes la tercera carta a Cristina Cifuentes]

[Aquí tienes la segunda carta a Cristina Cifuentes]

[Aquí tienes la primera carta a Cristina Cifuentes]


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha