eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Es la inmanencia, estúpidas

Una carta de apoyo de un columnista feminista ante el escándalo provocado por el cartel del festival Capital del Columnismo

- PUBLICIDAD -
Cartel del festival Capital del Columnismo de León.

Cartel del festival Capital del Columnismo de León.

Chicas, parece mentira que todavía os escandalicéis. Que abráis hilos en las redes. Que boicoteéis festivales. Parecéis nuevas. Como si no hubierais leído El segundo sexo. Segundo, ya lo dice bien claro el título. Os resumo por si acaso, compañeras: "Trascendencia contra Inmanencia". Y es que es verdad, es indignante que os sigan viendo como el diamante emisor del eterno femenino. Las guardianas de las esencias. Lo otro.

Pero, ¿aún no os ha entrado en la cabeza? Así está construido el patriarcado. Si el espacio público, autoridad, el reconocimiento fueran equitativos, ocupados de manera justa y dando a entender que somos sujetos políticos idénticos, el sistema sobre el que se sostienen todos los aspectos de nuestra sociedad, subrayo, todos, se desmoronarían.

¿No veis que pedís un imposible? ¿Una irresponsable quimera? Por favor, recapacitad. Estamos en un momento muy crítico, de incertidumbre máxima, España se rompe, Europa es amenazada, la 3ª Guerra Mundial es una posibilidad. Es la hora de escribir grandes editoriales, de protagonizar candentes debates, de erigir firmes columnas. No es momento de andarse denunciando que un festival de cuarta os arrincona en su cartel de grandes figurones. ¿Es para tanto? ¿Es el momento de atender las reivindicaciones feministas? Por supuesto que son importantes. Eso está fuera de toda duda. Solo os pedimos un poco de paciencia. La cosa está que arde. Tenemos que seguir opinando, ocupando las tribunas de los medios, las mesas de las tertulias, las conversaciones de bar, los reconocimientos de la historia. Insisto, en este momento hay grandes temas que dirimir y conflictos que precisan de expertos.

Nos decís que si no nos fijamos en las cabezas de cartel cuando nos invitan a un festival, que si no preguntamos si habrá compañeras, que por qué no nos negamos a participar cuando vemos esta desigualdad de participación tan flagrante. Y yo os digo: la política de lo simbólico ya tuvo su momento allá por los setenta. Ante cosas tan brutales como la postverdad o la revolución digital. ¿No es hora de que cambiéis de táctica? Es solo un consejo. ¿Acaso no sabéis ya, no os consta, que os admiramos y os consideramos iguales?

O al menos, por favor, esperad un poco más. Solo un poco. Algún día atenderemos vuestra problemática. Mientras tanto, dejadnos seguir trascendiendo, por favor.

Firmado: Un columnista aliado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha