eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Sec. general de CCOO en la policía municipal

"Los sindicatos policiales hacen que cunda el miedo para impedir más denuncias"

Emiliano Herrero es secretario general de CCOO en la Policía Municipal, el único sindicato junto a UGT y CSIF que condena los mensajes ultra del chat 

"Es inadmisible que una organización mayoritaria con todo su potencial y cantidad de militantes señale a la víctima como traidor"

"La separación del servicio de los investigados nos parece proporcional. Es un procedimiento disciplinario con todas las garantías legales"

61 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Policías municipales de Madrid. / Foto de archivo. Madrid.es

Policías municipales de Madrid. / Foto de archivo. Madrid.es

Emiliano Herrero es parte de uno de los pocos sindicatos, junto a UGT y CSIF, que ha condenado  los mensajes ultras del chat de policías municipales destapado por un compañero. El secretario general de CCOO en la Policía Municipal de Madrid critica en esta entrevista la actitud de los sindicatos policiales por "estar fastidiando nuestra imagen de servicio público y calidad profesional", a los que acusa de difundir "el mensaje del miedo y la represalia para impedir que esto vuelva a ocurrir". 

El portavoz considera "proporcionales" las medidas tomadas por el Ayuntamiento de Madrid hasta el momento pero le afea haber tardado demasiados días en personarse en la causa. "Nuestro deseo no es de venganza sino de que los hechos se depuren y que sirva para que no ocurra más", afirma. 

¿Cómo se encuentra el denunciante?

Va a peor. Está medicado con una depresión y una ansiedad brutal porque los sindicatos policiales están fomentando el acoso, el insulto y la amenaza. Está de baja laboral y escoltado desde el lunes. 

¿Le ha sorprendido el  respaldo de los sindicatos policiales a los investigados y las acusaciones de "traición" al denunciante?

No nos ha sorprendido y ya siento que así sea. Estos sindicatos tienden a la opacidad del colectivo, a lavar todos los trapos sucios dentro y a banalizar y quitar importancia a manifestaciones de odio y amenazas. Ser policía conlleva una responsabilidad, no se pueden dar estos abusos de autoridad y es lamentable que interpreten así nuestro servicio público. Esta vez, en todo caso, han ido demasiado lejos, porque una cosa es banalizar sobre estos temas y otra acabar señalando con el dedo a un compañero para que el resto del colectivo también lo haga. Es inadmisible a todas luces que una organización mayoritaria con todo su potencial y cantidad de militantes señale a la víctima como traidor. 

Varios miembros del chat acusan al denunciante de manchar la imagen de la Policía Municipal, ¿estamos ante casos aislados?

Tenemos que interpretar que sí. Y así tenemos que tratarlos y separarlos para mantener impoluto el nombre de nuestro servicio público. Lo que hacen estas organizaciones policiales está fastidiando nuestra imagen de servicio público y calidad profesional. Con sus declaraciones la sociedad puede interpretar que son más, no cuatro o cinco. 

¿Y cómo está gestionando en su posición de condena compartir cuerpo con los investigados? 

No es nada sencillo desde nuestra organización, que defiende una policía democrática en defensa de derechos y libertades de la ciudadanía. No solemos tener mucho apoyo dentro del colectivo lamentablemente, pero esta situación la estamos llevando peor porque se nos dice que no deberíamos estar aquí, que no tenemos sentimiento de colectivo... Se lleva mal. En todo caso, somos conscientes de que conseguir las libertades y los derechos no ha sido un camino fácil y contamos con estas represalias.

¿Cómo valora  las medidas que está tomando el Ayuntamiento de Madrid en este caso? ¿Podrían hacer más?

La incoación de expediente disciplinario es necesaria y las medidas cautelares hasta que no se resuelva el expediente nos parecen adecuadas a la situación. La separación del servicio nos parece proporcional. Es un procedimiento disciplinario con todas las garantías legales de defensa y transparencia. Y eso es lo que pedimos para ellos también, cosa que estos sujetos no pedían para el resto cuando decían que había que matar a diversas personas y colectivos.

Al margen de esto, creo que al Ayuntamiento le ha costado decidirse en la personación. Y a los tiempos me remito. Esto se tiene conocimiento el lunes 13, cuando presentamos la denuncia en la unidad de gestión de la diversidad. Eso da traslado a asuntos internos. Y hasta ayer el Ayuntamiento no decide personarse y dice que a ver qué determina el juez. Diga usted, los policías son suyos. No son del compañero que ha denunciado. Menos mal que ayer decidieron personarse y ser parte de la causa porque estamos hablando de amenazas y deseos de muerte a la propia alcaldesa.

¿Cree que el caso terminará con la expulsión de los investigados?

Es anticipar una decisión administrativa o incluso judicial que no sabemos en qué terminará. Hay resoluciones de todo tipo, no lo sabemos. Nuestro deseo no es de venganza sino de que los hechos se depuren y que la administración y el poder judicial determine hasta dónde llegan las responsabilidades. Que sirva para que no ocurra más, aunque el resto de organizaciones no están trabajando en este sentido.

¿Este precedente puede animar a más agentes a denunciar conductas ultras de sus compañeros?

No. Yo creo que lo contrario. El posicionamiento de estas organizaciones hace que cunda el mensaje del miedo y la represalia para impedir que esto vuelva a ocurrir, que haya más denuncias.

Los agentes realizan un test que analiza en profundidad su personalidad y conducta solo cuando ingresan o cuando ascienden. Pero una vez dentro, ¿hay mecanismos suficientes para detectar estas conductas?

Siendo profano en el tema, entendemos que el examen psicológico debería ir un poco más allá y examinar rasgos de personalidad que detectaran conductas agresivas, tendencias extremistas. No obstante, estamos convencidos de que la solución a esto es la formación en materia de derechos constante. No darse en el ingreso y luego olvidarnos. 

¿Es insuficiente entonces la formación?

Absolutamente insuficiente. Tanto de nuevo ingreso, con la academia desaparecida de la Comunidad de Madrid, como la formación continua. Es esporádica y voluntaria. No hay mucho sobre libertades públicas, derechos humanos... Sí tenemos mucha formación en la operativa, que es necesario, pero poco en este sentido. Además, los mandos deberían atender a esta formación continua en el día a día, recordar mucho más nuestra función como servicio público y democrático.

¿Habría que revisar el sistema de ingreso?

Hemos llevado propuestas para las bases de nuevo ingreso que mejorarían el proceso selectivo, como gestionar con más transparencia los perfiles que se buscan y que no nos facilitan nunca. Porque igual hay un ítem que no se está valorando como negativo. Pero siempre nos han omitido esta información con el argumento de que es de carácter reservado y mucho nos tememos que ahí está fallando algo. Nuestras propuestas nunca han sido atendidas. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha