eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ordenan que se investigue a un coto de caza que edificó en una zona protegida de la Sierra de Béjar

La Audiencia de Salamanca admite que la construcción de 60 metros cuadrados y la instalación de 15 torretas “merece ser investigada con más detenimiento”

Ecologistas en Acción denunció en 2012 que un coto en Candelario había edificado y talado árboles de entre 70 y 80 años

Ese año también se denunció el robo de 3.000 cartuchos que se guardaban es esas instalaciones

- PUBLICIDAD -
Una de las construcciones realizadas en una zona protegida de la Sierra de Béjar.

Una de las construcciones realizadas en una zona protegida de la Sierra de Béjar.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha ordenador reabrir la denuncia, interpuesta por el colectivo Ecologistas en Acción en esa provincia, por la construcción de unas instalaciones de 60 metros cuadrados, así como por la instalación de 15 torretas en zona protegida del municipio de Candelario, en la Sierra de Béjar.

Según el auto judicial al que ha tenido acceso La Meseta, “existen elementos por esclarecer antes de que se descarte toda clase de responsabilidad penal”. Además, contra el argumento del Juzgado de Béjar, que archivó la denuncia por falta de indicios penales, la Audiencia Provincial de Salamanca reconoce que “la pretendida menor gravedad de los hechos merece ser investigada con más detenimiento y, a la luz de la jurisprudencia imperante, la aplicación en este caso del principio de intervención mínima es más que cuestionable”.

En 2012, el colectivo Ecologistas en Acción de Salamanca denunció en el Juzgado de Béjar que el coto de caza denominado “Club Deportivo de Caza EI Calvitero” había edificado una instalación de 60 metros cuadrados y había levantado 15 torretas, ancladas al suelo “en una zona de alto valor ecológico, con materiales de construcción”. Además, todas esas edificaciones habían sido fijadas “al suelo mediante una solera de hormigón”. Y a todo ello se le sumaba que se había realizado un “cambio absoluto y de facto del uso del suelo” –el actual es ganadero- en suelo protegido “por sus especiales características medioambientales”.

Según la denuncia, “la gravedad se ve aumentada por la actividad derivada del objeto del uso de la edificación”, ya que según Ecologistas en Acción “no es una caseta inocua de herramientas” pues existen “depósitos de agua, fregaderos, servicios, cocina, generador de corriente”.

Junto a todo ello, el colectivo ecologista denunció que para la construcción de esas instalaciones se habían cortado “pinos de entre 70 y 80 años”, una tala que ha supuesto que “una hectárea, aproximadamente se vea afectada y arrasada por las actividades lúdicas que se desarrollan en el lugar”.

Ecologistas en Acción apuntó en su escrito de denuncia que las instalaciones construidas también servían de “de guarda a diario de grandes cantidades de munición”. Y añadió “el robo reciente de 3.000 cartuchos de rifle allí depositados y denunciado ante la Guardia Civil de Béjar, donde constará los pormenores que dan la dimensión real de la potencialidad peligrosa de la edificación y sus usos”.

Por estas construcciones, en marzo de 2011 el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Salamanca notificó un expediente por el que se sancionó al Coto con 300 euros y “exigir la retirada de las instalaciones realizadas en el plazo de un mes”. Sin embargo, según Ecologistas en Acción las instalaciones continúan en su sitio.

Como consecuencia del auto de la Audiencia Provincial de Salamanca, el próximo día 19 de junio comenzarán a declarar las personas que han reclamado los ecologistas. El primero será, en calidad de imputado, el presidente del coto de caza. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha