eldiario.es

Menú

Nagua Alba convoca primarias en Podemos Euskadi y anuncia que no continuará como secretaria general

Las elecciones internas, que no estaban previstas, serán en diciembre y el equipo errejonista que controla el partido en Euskadi se ve con fuerzas para continuar

Una veintena de círculos pidió primarias y más de 170 militantes reclaman la "refundación" de Podemos en Euskadi

- PUBLICIDAD -
Nagua Alba abandonará la dirección de Podemos Euskadi, que se renueva este año

Nagua Alba, este martes en Vitoria EFE

Podemos Euskadi ha cambiado su guion político coincidiendo con el arranque del curso tras las vacaciones de verano. La secretaria general, Nagua Alba (Madrid, 1990), no sólo ha decidido adelantar de marzo de 2019 a diciembre de 2017 las primarias para renovar la Consejo Autonómico del partido sino que ha comunicado su renuncia a continuar liderando el proyecto. Quien resulte elegido por las bases será el tercer líder del partido en apenas tres años, reflejo de una situación interna convulsa a pesar de que en la doble convocatoria de elecciones generales Euskadi otorgó a Pablo Iglesias sus mejores resultados en toda España.

Antes de las vacaciones, Podemos Euskadi había preparado una conferencia política de cara al otoño para amoldar los documentos internos a las conclusiones de Vista Alegre II. El partido preparaba también una propuesta en torno al derecho a decidir y a la reforma del Estatuto vasco, así como una reorganización interna para crear órganos forales diferenciados de las estructuras locales y autonómicas.

Como adelantó eldiarionorte.es el 16 de agosto, algunos sectores críticos minoritarios, una veintena de círculos, plantearon a través de un manifiesto que era necesaria también una convocatoria de primarias para completar toda la renovación exigida en Vista Alegre II. Aunque la intención era agotar el mandato, no se descartaba que se produjera un adelanto de las elecciones internas debido a la cercanía entre el final del mandato de Alba (marzo de 2019) y las elecciones locales (mayo de 2019). Lo que en ningún caso estaba sobre la mesa es que las primarias fueran en 2017.

Alba, que ha reunido este martes a su equipo en Vitoria después del parón estival, ha rechazado a preguntas de los periodistas que su decisión responda a presiones internas. Ha planteado el cambio de calendario como una oportunidad para preparar con tiempo el nuevo ciclo electoral -que el nuevo equipo "tenga todo el margen del mundo"- y ha rebajado su paso atrás a una decisión política "personal". "Yo no quiero ser una política profesional. No quiero asentarme en el liderazgo. Me autoimpongo más limitaciones [que las que reflejan las normativas internas, dos mandatos]", ha argumentado Alba, que apenas había compartido en las últimas horas esta decisión con un muy reducido grupo de colaboradores. 

Fuentes presentes en la reunión del Consejo Autonómico han explicado que Alba contaba con el respaldo de su equipo y que han sido varias las voces que le han pedido que continuara. Ella ha reseñado que cuando tomó el mando en 2016 tras la convulsa dimisión de su predecesor, Roberto Uriarte, ya tenía claro que sólo sería secretaria general un mandato, si bien éste no alcanzará ni los dos años de duración. Alba continuará como diputada en el Congreso y vinculada al partido, ha dicho. 

El nuevo proceso de primarias se verá precedido por la conferencia política que estaba prevista para otoño. Euskadi, como Aragón y Baleares, probará la fórmula de debatir primero las ideas y luego elegir a las personas, a diferencia de lo ocurrido en Vista Alegre II o en congresos de otros partidos, como el PSOE. El equipo de Alba, aunque aún no haya elegido un candidato, optará por dar continuidad a un proyecto.

La dirección vasca fue uno de los apoyos más sólidos de Íñigo Errejón en el reciente proceso estatal. Su hermano Guillermo, de hecho, ha sido este martes uno de los que han aplaudido a Alba tras comunicar a la prensa su despedida. Internamente, la dirección cree contar con apoyos suficientes para mantener el control de la organización una vez integrados los críticos de Bizkaia encabezados por Juan Luis Uria, ahora parlamentario vasco codo con codo con los oficialistas. Está por ver el peso de los leales al anterior líder, Uriarte, 'pablistas', y de los anticapitalistas. 

Un balance positivo

No hace ni año y medio que Nagua Alba (Madrid, 1990) inició su mandato como secretaria general de Podemos Euskadi. Se impuso en las primarias adelantadas tras la abrupta salida de Roberto Uriarte, que denunció que el "aparato" del partido le había impedido desarrollar su proyecto. Alba, bilingüe, era diputada entonces y lo es ahora, lo que ha dejado el día a día de la política vasca a otras caras como Lander Martínez (secretario de Organización y portavoz parlamentario). Alba deja Podemos como tercera fuerza en Euskadi y primera no nacionalista. "Ganamos las generales y hoy somos más fuertes que hace dos años. Nos hemos ubicado en la política vasca", ha reivindicado Alba en su discurso de despedida. En el 'debe', sin embargo, se halla el relativo fiasco de las autonómicas de 2016 con Pili Zabala como candidata y tras haber ganado al PNV en las dos convocatorias a Cortes Generales. También ha tenido que capear con la dura bronca en Álava, donde la crisis acabó en cisma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha