eldiario.es

Menú

"Para los partidos nacionalistas somos unos apestados"

José Antonio Urrutia, miembro de la Asociación de Afectados por las Aportaciones a Eroski y Fagor, denuncia la "marginación" a la que les somete "el Gobierno vasco".

"Hemos tocado muchas puertas, pero se han cerrado todas. Solo queda la vía judicial. Con la caída de Fagor, se caen nuestras esperanzas".

Anuncia que la agrupación se presentará en el concurso de acreedores si al final se llega a él.

- PUBLICIDAD -

José Antonio Urrutia, miembro y uno de los portavoces de la Asociación de Afectados por las Aportaciones a Eroski y Fagor-Kalketuak, denuncia la "marginación" a la que les está sometiendo el "Gobierno vasco" en su conflicto con las dos cooperativas. Más de 40.900 familias vascas viven pendientes de recuperar los ahorros que colocaron en las aportaciones subordinadas a Eroski y Fagor, una suerte de 'preferentes vascas' que han atrapado a perpetuidad los ahorros de estos miles de ciudadanos. Hasta un total de 845 millones de euros. Un dinero que en su momento permititó a las dos cooperativas expandirse y que ahora, con la caída de Fagor Electrodomésticos, amenaza en quedarse en nada. Estas familias son uno de los daños colaterales del preconcurso de acreedores que ha presentado la cooperativa. "Es nuestro dinero y no lo vamos a perder sin luchar. Hemos tocado muchas puertas, pero se han cerrado todas. Solo queda la vía judicial. Con la caída de Fagor Electrodomésticos, también se caen nuestras esperanzas". La asociación de afectados se presentará en el concurso de acreedores si al final se llega a él.

Pregunta. Si al final hay concurso, ¿se presentará la asociación como un acreedor más?

Respuesta. La ley concursal fija un mes para presentarse como acreedores. Hay que presentarse aunque no haya esperanzas. A no ser que se produzca un milagro, con Fagor el arreglo es casi imposible. Hemos tocado muchas puertas: dos veces con el fiscal, con partidos, con el Parlamento....pero se han cerrado todas. Solo queda la vía judicial. Nosotros estamos dispuestos a buscar una solución y no hay forma. En caso de cierre definitivo seremos los últimos en cobrar.

P. ¿Están desengañados de la actitud de los políticos?

R. Completamente. El Gobierno vasco, PNV y Bildu nos tienen como apestados, como si fuéramos de Marte. La ex directora del Instituto Vasco de Consumo ya dijo que Eroski y Fagor habían hecho bien las cosas. Y esa es la posición tanto del Gobierno vasco como del PNV. El PP también se ha posicionado a favor de las dos cooperativas y han tendido a olvidarnos. Le repito que para el Gobierno vasco y para los partidos nacionalistas somos unos apestados.

P. ¿Cree que el Gobierno vasco ha tomado partido a favor de las dos cooperativas en detrimento de los intereses de los afectados por las aportaciones? 

R. Sí. Yo he trabajado en Fagor durante cuatro naños y el resto de mi vida en cooperativas y conozco el paragüas que echa el Gobierno vasco a la Corporación Mondragón. ¿Cuántas empresas han cerrado en silencion sin que el Gobierno ni nadie haya ido en su ayuda? Sin embargo, en el caso de Fagor ya hemos visto que le dieron hasta 50 millones para resolver los problemas de caja.

P. Con el dinero de sus aportaciones han contribuido a la expansión de las dos cooperativas y tal vez a su rescate también.

R. Con nuestro dinero hemos ayudado a que compren otras empresas y ahora se ha perdido todo. En el año 2005 Fagor compró la empresa francesa Brandt por 165 millones cuando apenas ganaba dinero y en 2006 hizo una emisión por 125 millones. Ese dinero se ha ido a la compra de Brandt. Eroski en 2006 compró la cadena Caprabo y en 2007 hizo una emisión para captar hasta 300 millones de euros. Hemos financiado esas compras, que están de capa caída. Les hemos ayudado a expandirse y ahora a rescatarles. Un informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores señala que 48.000 familias compararon cuando se hicieron las emisiones. En marzo de este año, las cuenta son que hay 30.200 familias con aportaciones de Eroski y 10.600 de Fagor, 40.901 en total. Las dos emisiones de Fagor recaudaron 185 millones de euros en total.

P. ¿Cuál es el caso más habitual entre la asociación?

R. Hay gente de todo, desde la que tiene una pequeña cantidad hasta la que ha depositado en esas aportaciones todos sus ahorros. En la mayoría de los casos, se trata de personas que compraron fiándose del comercial de turno del banco que se lo vendía a plazo fijo, pero con la garantía de poder recuperarlo. Y ahora se encuentran con que no tienen nada. Se ha tratado de comercializaciones engañosas. La documentación que se ofrecía a los clientes consistía en un tríptico de Eroski donde dice que se pagaran intereses hasta su vencimiento. Pero la frase completa registrada en los folletos en la Comisión Nacional del Mercado de Valores señalaba que ese vencimiento no se produciría hasta la liquidación de la cooperativa.

P. Es decir, que se ha encubierot que se trataba de un producto a perpetuidad.

R. Calro. Los bancos tranquilizaban a los ahorradores diciéndoles que en 48 horas se podían vender las aportaciones y recuperar el dinero. Eroski y Fagor pueden amortizar a partir del quinto año y los comerciales de los bancos aprovechaban ese plazo para decir que era un producto a cinco años. Nada cierto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha