eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las cacicadas del ministro Soria

La proximidad geográfica, la corporativa y la amistosa, al margen de la política, han sido tres de los principales requisitos de Soria para el nombramiento de los cargos de alta Dirección de su departamento

- PUBLICIDAD -

Para el exministro Soria tres de los principales requisitos para el nombramiento de los cargos de alta Dirección de su departamento han sido la proximidad geográfica, la corporativa y la amistosa, al margen, claro de la política. El subsecretario, el jefe de protocolo y otros cargos de confianza eran de la isla, pero eso es lo normal. El problema viene cuando se trata de puestos para los cuales se supone que deberían primar el mérito y la capacidad, por encima del lugar de procedencia o de la cercanía al que, al final, tiene la potestad de nombrarlos.

Por centrarnos en una de las tres Secretarias de Estado que dependen del Ministerio de Industria, la de Turismo, la situación durante estos últimos años ha sido la siguiente:

Al frente de la misma se encuentra, en funciones, Isabel Borrego, esposa de Vicente Martinez Pujalte y diputada, cómo no, por Murcia (antes lo era por Baleares). Sin ninguna experiencia o calificación en turismo. No habla inglés, que es imprescindible para su trabajo de promoción internacional de España, ni ningún otro idioma extranjero. Esta a su vez enchufó en su Gabinete a María Zaplana, hija del exministro. Para la Presidencia de Paradores escogió a Ángeles Alarcón, exmujer de Rodrigo Rato. Marta Blanco fue designada por Soria como Directora General de Turespaña. Es compañera de cuerpo. Su actuación más destacada ha sido la campaña online llevada a cabo en diciembre de 2013 por importe de tres millones de euros y escaso resultado para el coste.

Al frente de Seggitur, la empresa de tecnología turística, el elegido fue Antonio López de Ávila, que procede de la misma isla que Soria, como también la designada para el puesto de directora de los miembros afiliados en la Organización Mundial del Turismo Yolanda Perdomo. Ninguno de los dos son funcionarios. En el caso de la OMT había candidatos de la casa con más cualificación, pero fueron rechazados.

Al frente de la Subdirección de Marketing puso a Gloria Peñafiel, compañera de promoción, que regresaba de una excedencia de 17 años. Al cabo de dos años renunció. Hay que señalar en ese caso que los funcionarios de la casa consideran que es una persona cualificada y educada y que hizo su trabajo adecuadamente.

Para la Subdirección General de Conocimiento Turístico, probablemente la más técnica de la casa, otra persona sin experiencia turística, pero también compañera de cuerpo, Marta Valero.

En el Consejo Asesor de Turismo colocó, sin retribución, a María Ley, gerente del campo de golf de Gran Canaria.

A la hora de conceder las medallas y placas al mérito turístico Canarias se llevó la parte del león, así como en el campo de la promoción. El Plan especial para la isla de La Palma tuvo, en 2013 , un presupuesto de 2.400.000 euros, muy superior al de cualquier otro destino turístico e involucró a las tres secretarias de Estado de su Ministerio.

En lo que se refiere a las Consejerías de Turismo en el Exterior, los puestos más solicitados y ocupados tradicionalmente por técnicos de Información y Turismo, y, tras la fusión de estos con los Tacs, por el Cuerpo resultante el de Administradores Superiores del Estado, con experiencia turística, la cacicada empezó desde su llegada al Ministerio cuando quiso mandar a Roma a Elisa Sainz, que trabajaba en su gabinete y es inspectora de la Seguridad Social. Dos subdirectores de la Comisión de Evaluación señalaron que no reunía los requisitos. Fueron inmediatamente cesados y la Comisión ya no volvió a poner pegas. Elisa Sainz, que tiene escasos conocimientos de inglés, terminó al frente de la Consejería en Nueva York.

Para evitar ese tipo de problemas el Ministerio promulgó el Decreto de 27 de marzo de 2015, que suprimía la experiencia en Turismo como requisito para ser destinado a las Consejerías y daba preferencia según el nivel de los cargos ocupados anteriormente, es decir primaba a los que habían tenido cargos políticos sobre los que habían trabajado en turismo.

En la convocatoria de este año optó a la plaza de adjunta en Londres la hija del embajador en Reino Unido, María Trillo, que jamás había trabajado en turismo. Finalmente la publicación de la noticia en los medios torció ese nombramiento. Hay que recordar la amistad de Trillo padre con Martínez Pujalte, ambos del clan cartagenero, esposo de la secretaria de Estado.

A partir de ese momento las convocatorias para la provisión de puestos de trabajo en las Consejerías y los nombramientos han sido recurridas por la Asociación de Administradores Superiores especializados en Turismo. El pasado 2 de septiembre también presentó recurso ante la Audiencia Nacional la Asociación del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado ACSACE, ante la “desprofesionalización la Administración Turística del Estado y la politización de los nombramientos para puestos técnicos”, reclamando la prevalencia de los principio constitucionales de mérito y capacidad, es decir frente al caciquismo del Sr Soria.

Con este bagaje al Sr Soria le debe resultar difícil entender que no le propongan para un puesto en el Banco Mundial. Él hubiera propuesto a un buen amigo canario o compañero de cuerpo.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha