eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La democracia de Varoufakis frente a la vergüenza de los Estados

¿Dónde, cuándo se ahogaron los principios de la UE? ¿Los tuvo alguna vez? ¿Qué distingue a los Estados de las mafias?

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Varufakis: la primavera de Grecia, aplastada no por tanques sino por bancos

Siguen muriendo niños en el Mediterráneo. La vergüenza más lacerante. Sigue tratando de desembarcar la desesperación, ansiando que la tierra sea firme. Siguen ahogándose ahorros y esperanzas en las costas de Lesbos, esa isla que ha regresado de la Historia para recordarnos que no sirvió de nada la Historia.

Europa no volverá a ser la misma después de lo que está sucediendo con los refugiados. Porque ha vuelto a ser la que fue. Quizá las puertas marcadas de rojo de las casas inglesas a las que han logrado llegar los más afortunados (los que no acabaron flotando, hinchados, en el mar de Ulises) no sean sino esa misma Europa que ya horrorizó al mundo hace ochenta años. La Europa del Tercer Reich, que señala con colores a las víctimas de su perversidad. Una puerta roja como una estrella amarilla. Y dentro, debajo, el mismo terror. La Europa terrorista.

Si nos repugnan quienes trafican con los refugiados, quienes los desvalijan a cambio de un incierto hueco en esas balsas de la Medusa que se replican cada día; si nos asquean esos compatriotas de los desesperados que mercadean con un dolor que habría de serles propio, más nos ha de espantar el negocio que han puesto en marcha los gobiernos de una Europa que, acaso, quemó para siempre su corazón en los hornos de la infamia. Pobre Europa depravada. Haciendo cuentas de su deriva. Dinamarca (¡Dinamarca!), Suiza y Alemania desvalijando víctimas. ¿Dónde, cuándo se ahogaron los principios de la UE? ¿Los tuvo alguna vez? ¿Qué distingue a los Estados de las mafias?

Las ultraderechas y las xenofobias han hecho su reaparición, alimentadas por la trampa de las políticas de austeridad, que han asfixiado a la gente hasta la insolidaridad

El derecho de asilo es una obligación jurídica y moral de los Estados, de los gobiernos y de los ciudadanos. Es esencial a los derechos humanos y forma parte de las bases sobre las que se reconstruyó Europa y se creó la Unión. Resulta indignante que la Unión Europea se lleve ahora las manos a la cabeza tras haber asistido con interesada indiferencia a guerras como la de Siria, a la destrucción de sus lugares y de su tejido social. Resulta inconcebible cuando además los refugiados que han logrado traspasar las fronteras de sus veintiocho países no llegan a los doscientos mil: ciento sesenta mil. Con voluntad y empatía se podría hacer frente a la situación. Con solidaridad y compasión.

No hay futuro si no quedan esos valores. No hay presente. Ante el drama humano que le concierne, Europa debería hacer cuentas, sí: en qué Estado acomodar a las personas que solicitan asilo y cuántas en cada uno de ellos; qué necesidades de mano obra pueden cubrir; qué partidas recalcular para cubrir la manutención y necesidades básicas iniciales de los recién llegados; de qué volumen de viviendas vacías se dispone para alojarlos. Pero hacerlo bien, de verdad, sin miedo, con determinación y con el espíritu de ayuda mutua y protección que debe alentar a cualquier comunidad. Cuando los demás te necesitan es cuando se comprueba tu grandeza o tu miseria.

Hasta el momento Europa ha fracasado en todos sus cálculos. Hasta Merkel, tan calculadora, fracasó. Y todo apunta a que se va a romper, ya se tambalea. Las ultraderechas y las xenofobias han hecho su reaparición, alimentadas por la trampa de las políticas de austeridad, que han asfixiado a la gente hasta la insolidaridad. Con las fronteras cerradas, ya no habrá ilusión, por vana que fuera, de mantener una Europa sin horizonte común.

Ante esta debacle política, ética, la única perspectiva que merece la pena parece es ese movimiento por restaurar la democracia que impulsa Varoufakis, esa red entre tienda manos y puentes entre naciones para reconstruir una Europa más digna frente a los burócratas de Bruselas y los desalmados poderes económicos y mediáticos. Una Europa de derechos humanos. El  movimiento DIEM-25 parece ahora la única cara valiosa de esta triste Europa, esta Europa caída en vergüenza que rapiña las joyas de los refugiados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha