eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ruta del dinero en el debate de los pactos políticos

Solo ahora que peligra un pacto político al servicio de la élite se habla en el mundo financiero de incertidumbre

Millones de personas desempleadas, con empleos precarios o afectadas por los recortes llevan años padeciendo incertidumbre. Pero no hay seriales sobre ella.

43 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy y Rivera acordaron el viernes iniciar conversaciones para buscar la gobernabilidad

Rajoy y Rivera acordaron iniciar conversaciones para buscar la gobernabilidad

“Podemos tener democracia o podemos tener la riqueza concentrada en pocas manos, pero no podemos tener ambas cosas”

Louis Brandeis

Dice un personaje de la serie The Wire que si seguimos el rastro de la droga sabemos que nos llevará a los camellos, pero si seguimos la ruta del dinero en grandes cantidades, no sabemos “a dónde narices vamos a llegar”. Aunque en algunos casos podemos imaginarlo.

El debate público está copado estos días por todo tipo de conjeturas y especulaciones sobre los posibles pactos políticos para la formación de un gobierno, pero no se habla tanto de que el PP es el primer partido  imputado por la justicia por posible financiación ilegal. Apenas se analiza qué es lo que ha pasado para que la duración media de los nuevos contratos laborales esté por debajo de los dos meses. Ni se lanzan noticias-escándalo por el hecho de que uno de cada cuatro contratos firmados en 2015 tuviera una duración inferior a siete días.

El proceso de privatización que sufre la universidad con la entrada de intereses privados -ahora le toca el turno a la Complutense- también es un tema ausente en buena parte de los altavoces mediáticos. Informar sobre desahucios “ya no está de moda”. Y que desde el propio Estado se construyan obstáculos para impedir que nuestros escritores e intelectuales jubilados puedan  escribir y cobrar la pensión sin sobresaltos parece ser algo secundario.

El mundo del dinero llama inestabilidad al riesgo de que no se forme un gobierno a su servicio, y no al hecho de que aumente la precariedad y la pobreza

El mundo del dinero llama inestabilidad al riesgo de que no se forme un gobierno a su servicio, y no al hecho de que aumenten la precariedad y la pobreza. El presidente del BBVA, Francisco González, ha dicho que “a los que invierten y crean puestos de trabajo no les gusta la incertidumbre”. También en los medios se airea el miedo a la ingobernabilidad, a la incertidumbre, a la inestabilidad. ¿La ingobernabilidad de qué? ¿La incertidumbre de quién? ¿La inestabilidad en perjuicio de quién?

Los defensores del “que todo siga igual” conciben la incertidumbre de forma muy diferente a como la sufren millones de personas que están desempleadas, que tienen un trabajo inestable o que padecen el recorte de los derechos laborales y ciudadanos. Esa incertidumbre llevamos padeciéndola años, pero no hay seriales informativos y políticos dedicados a ella, porque nuestras incertumbres fortalecen sus certezas.

Que Podemos, con cinco millones de votos con las confluencias, proponga entrar en un gobierno para garantizar la aplicación de medidas de emergencia social es tachado por muchos de órdago, de chantaje, de intolerable. Ahora bien, que se forme un gobierno para que sigan aplicándose políticas de austeridad, con un partido investigado por varios casos de corrupción y financiación ilegal, es estabilidad. Curiosa utilización de los significantes y los significados.

Dentro del PSOE algunos se muestran profundamente ofendidos por la oferta del partido morado cuando quizá lo que perciben como humillante sea haber cosechado el peor resultado de su historia. Los socialistas tienen que decidir qué quieren ser: si un partido socialdemócrata que defienda políticas sociales justas o una agrupación que le dé el gobierno al PP, a este PP con el que hemos alcanzado récords de precariedad y desigualdad para el país.

En su último informe, titulado 'Gobernar para las elites', Intermon Oxfam detalla la enorme desigualdad económica que nos afecta, y emplea para ello una cita de quien fuera juez del Supremo de EEUU, Louis Brandeis: “Podemos tener democracia o podemos tener la riqueza concentrada en pocas manos, pero no podemos tener ambas cosas”.

De eso trata esta época vertiginosa que vivimos. De buscar gobiernos capaces de paliar la emergencia social o, por el contrario, de apostar por más recortes, por más austeridad, por más latrocinio en nombre de la estabilidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha