La portada de mañana
Acceder
La economía española tumba el catastrofismo de la derecha
Por qué los médicos de familia jóvenes abandonan un trabajo que aman
Ayuso: ¿refuerzo o principio del fin? Por Rosa María Artal
Sobre este blog

1semana1historia nace de la necesidad de contar historias que pasan desapercibidas delante de nosotros. Grandes gestas personales, vivencias sorprendentes que se esconden tras rostros anónimos y merecen ser narradas en tiempos difíciles como los que ahora nos toca vivir. Cada semana, una pieza que intenta arrojar luz sobre esos aspectos destacables, y a menudo ocultos, de la convulsa sociedad en que vivimos. Creemos que requieren todo nuestro interés y merecen ser transmitidas con el cuidado que hemos pretendido volcar en nuestras piezas. Pensamos que es posible hacer de puente entre los personajes que reflejamos y la sociedad en la que todos vivimos, y que su experiencia personal puede ayudarnos a todos a comprender el mundo en que habitamos, premisa fundamental para transformarlo y superarlo. El equipo de 1semana1historia desea sinceramente que estas vivencias os motiven, os inspiren o, cuando menos, os interesen y os tiende la mano para emprender un viaje que a buen seguro será apasionante. Y ahora, las compartimos en @eldiarioand. Todas las historias www.1semana1historia.com y en @1week1story

VÍDEO: Detrás de la alambrada

Oro, incienso, joyas, cilicios, bordados, sambenitos. Todo un imaginario histórico asociado a una idea de poder y represión acude con frecuencia a la llamada de la palabra “Iglesia”. Una Iglesia desnaturalizada y folclórica, materialista, al servicio del poder terreno y de un Dios preocupado por vigilar y castigar. Al margen de esta idea y de este mundo, a pie de calle, a pie de selva, incómoda para el poderoso y retando al tópico, existe, sin embargo, una Iglesia del oprimido, transformadora, austera, entregada y comprometida. Un cristianismo valiente, arremangado, golpeado por los tiranos, la pobreza y la enfermedad. El de los templos de adobe y cañas, las cruces de madera, el humanismo sincero y las cuentas sin ceros. Manuel Ogalla, representante de esta Iglesia olvidada, forjado en un barrio deprimido de una ciudad deprimida, nos cuenta cómo entiende su religión y cómo entregó su vida al pueblo shona de Zimbabue.

Sobre este blog

1semana1historia nace de la necesidad de contar historias que pasan desapercibidas delante de nosotros. Grandes gestas personales, vivencias sorprendentes que se esconden tras rostros anónimos y merecen ser narradas en tiempos difíciles como los que ahora nos toca vivir. Cada semana, una pieza que intenta arrojar luz sobre esos aspectos destacables, y a menudo ocultos, de la convulsa sociedad en que vivimos. Creemos que requieren todo nuestro interés y merecen ser transmitidas con el cuidado que hemos pretendido volcar en nuestras piezas. Pensamos que es posible hacer de puente entre los personajes que reflejamos y la sociedad en la que todos vivimos, y que su experiencia personal puede ayudarnos a todos a comprender el mundo en que habitamos, premisa fundamental para transformarlo y superarlo. El equipo de 1semana1historia desea sinceramente que estas vivencias os motiven, os inspiren o, cuando menos, os interesen y os tiende la mano para emprender un viaje que a buen seguro será apasionante. Y ahora, las compartimos en @eldiarioand. Todas las historias www.1semana1historia.com y en @1week1story

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats