La portada de mañana
Acceder
La fortuna de Juan Carlos I: un patrimonio opaco y de origen incierto
Morteros españoles en Yemen: la prueba de que España sigue exportando armas
Opinión - ¿Monarquía? ¿Qué monarquía?, por Elisa Beni

El ex vocalista de La Polla Records se expone a una multa de 540 euros por insultar a la Policía en un concierto

Identifican a Evaristo, ex La Polla Records, por insultos a la Guardia Civil

El pasado viernes por la tarde, el ex vocalista de La Polla Records, Evaristo Páramos, ofreció un concierto junto a su nuevo grupo, Gatillazo, durante el Festival Primavera Trompetera de Jerez de la Frontera (Cádiz). Al terminar, agentes de la Guardia Civil se aproximaron a él, lo acompañaron al backstage, le pidieron que se identificara, tomaron sus datos y le hicieron algunas preguntas. Alguien grabó la escena con un teléfono móvil y subió el vídeo a las redes sociales. 48 horas después el vídeo se había vuelto viral y varios activistas y conocidos del cantante aseguraron en redes sociales que Evaristo había sido “detenido” o “retenido” “por el contenido de sus letras”, que lleva cantando más de 30 años. Sobre esta afirmación, varios medios de comunicación y responsables políticos como Pablo Iglesias o Alberto Garzón mostraron su apoyo a Evaristo.

El suceso “no tuvo ninguna trascendencia” el mismo día del concierto, según los organizadores del festival, pero las redes lo han convertido en otro caso Valtonyc, el rapero mallorquín que ha sido condenado por el Tribunal Supremo a tres años y medio de cárcel por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas por el contenido de sus canciones. El bulo de una supuesta detención y traslado a comisaría de Evaristo aún se mantuvo vivo y multiplicándose por las redes sociales durante toda la mañana y la tarde del domingo. Este periódico se puso en contacto con la comandancia de la Guardia Civil en Jerez, donde no constaba en el sistema informático que se hubiera producido ninguna detención durante el operativo de seguridad del Festival Primavera Trompetera. “¿Una detención? No. Lo sabríamos”, explicaron.

Evaristo no fue detenido ni conducido a comisaría, sin embargo, los agentes de la Guardia Civil le sacaron del recinto del festival y le pidieron explicaciones después del concierto por unos supuestos insultos que el cantante hizo durante su actuación. No por el contenido de las canciones, sino por “alguna referencia que hizo a los agentes de seguridad pública y que fue saludada con silbidos y aplausos por el público”, explican fuentes de la Benemérita. Finalmente, la Guardia Civil aclaró a través de su cuenta de Twitter que no se había producido “ninguna detención ni retención del cantante Evaristo Páramos, simplemente se le comunicó una denuncia”. Y añadían: “El motivo no han sido las letras de sus canciones, sino su grito de “policías, sois unos hijos de puta” tras la actuación de su grupo”.

En el festival había 18.000 personas y el operativo de seguridad desplegó varias unidades de la Guardia Civil. El concierto de Gatillazo finalizó pasadas las 19.30 horas del viernes, con el “grito” del cantante dirigido a los agentes, que fue recibido con cierto jolgorio por parte del público. Los agentes le siguieron cuando bajó del escenario y, tras identificarle, le presentaron una “denuncia administrativa por falta de respeto y consideración a la autoridad” en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, también llamada ley mordaza. En la Comandancia de la Guardia Civil de Jerez no podían confirmar este extremo a media tarde del domingo, porque los agentes habían rellenado la denuncia en papel, pero no la habían grabado en el sistema informático, de modo que la central no podía saberlo.

Ahora Evaristo se expone a una sanción económica por haber gritado “hijos de puta” a la policía durante un concierto de rock. El nuevo delito leve por falta de respeto a la autoridad, introducido por la reforma del Código Penal de julio de 2015, proviene de la antigua falta prevista en el anterior Código Penal en el artículo 634 (ya derogado). La modificación que introdujo la Ley de Seguridad Ciudadana dice que “los que faltaren al respeto y consideración debida a la autoridad, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de multa de uno a tres meses, a razón de seis euros de cuota diaria, la multa a pagar por la persona condenada sería de 540 euros. En este caso, quien impone la cuantía de la multa es la Subdelegación del Gobierno en Cádiz, pero este domingo no constaba aún la denuncia administrativa en registro. “Si la hay, lo sabremos este lunes”, explican fuentes de la Subdelegación.

La multa a la que se expone el ex vocalista de La Polla Récords es similar a la que tuvo que pagar el rapero Pablo Hasél por faltar el respeto al alcalde de Lleida, Àngel Ros, al que llamó “mentiroso”. El pasado febrero, el Juzgado de lo Penal número 3 de Lérida condenó al cantante Pau Rivadulla, conocido como Hasél, a pagar una multa de seis euros diarios durante tres meses, 540 euros, al regidor de la ciudad por un delito leve de falta de respeto a la autoridad. Hasél ya había sido condenado por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo en sus canciones. En este nuevo caso, la Fiscalía pidió para el rapero un año y tres meses de prisión como autor de un delito de amenazas, o subsidiariamente al pago de 1.800 euros de multa por un delito leve de falta de respeto a la autoridad. Además de pagar una multa de 540 euros, el acusado tuvo que hacerse cargo solo de la mitad de las costas.

La organización del festival de Jerez cree que este asunto “se ha exagerado en las redes sociales”. “No se le dio importancia ni el viernes ni el sábado hasta tarde. Cuando vimos el vídeo en Facebook, llamamos a Evaristo porque la cosa se estaba magnificando, y nos dijo que sólo le habían pedido los datos, que ni le retuvieron ni hubo denuncia”, explican los organizadores. El cantante de Gatillazo ni ningún otro componente de su banda ha querido hacer declaraciones públicas para explicar el suceso.

La condena de Valtonyc u otros casos sonados de artistas que han visto cómo su libertad de expresión chocaba con la muy discutida Ley de Seguridad Ciudadana ha contribuido a alentar una polémica en las redes sociales, de las que aún faltan muchos datos sin contrastar. Pablo Iglesias, que el domingo estaba en el ojo del huracán mientras los inscritos de Podemos votaban si debía dimitir por la compra del chalé de 600.000 euros que comparte con Irene Montero, escribió en su cuenta de Twitter: “Que le detengan por sus letras habla la putrefacción de nuestra democracia. Cloacas, sicarios de la pluma, corruptos y cobardes pagados por los poderosos”.

Garzón, que este lunes debe anunciar la fecha del referéndum para que las bases de IU voten las condiciones para la confluencia con Podemos, hizo un receso para escribir esto: “Evaristo, el que fuera cantante de "La Polla Records" fue ayer retenido e identificado por la Guardia Civil por el contenido de sus letras. Cuarenta años cantando para que esto suceda en 2018. Es urgente frenar esta deriva autoritaria. Ellos dicen mierda”. La formación abertzale EH Bildu también ha expresado su solidaridad con el cantante punk en Twitter.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2018 - 20:34 h

Descubre nuestras apps

stats