Andalucía comienza el 2021 con ambiente gélido y pendiente de las primeras nevadas del año en cotas medias

Nieve en Granada

Las últimas horas del 2020 han seguido la ruta iniciada durante el último fin de semana del año, al menos en el ámbito meteorológico. Más de la mitad del interior andaluz amanecía congelada, con registros que bajaban de los 4 grados bajo cero en numerosas estaciones de las provincias de Granada, Jaén y Córdoba. El tránsito entre años se hacía además con ambiente lluvioso. Las campanadas eran recibidas entre una fina y fría lluvia a lo largo de la mitad occidental de la región. Precipitaciones asociadas a un frente frío del noroeste que en su barrido dejarán nevadas débiles en cotas medias y altas de la mitad oriental en el primer amanecer de 2021.

Poco va a cambiar en los primeros días del año. El frío polar se va a mantener sobre la vertical peninsular al menos durante toda la primera semana del 2021. El persistente flujo del norte, unido al aislamiento de una masa de aire polar en el entorno de la Península Ibérica, reforzará el frío en altura, pudiendo derivar en copiosas nevadas en cotas medias del interior peninsular a mediados de la próxima semana gracias al aporte húmedo de una baja atlántica poco profunda. Invierno en estado puro para comenzar el nuevo año.

Ambiente gélido en los primeros pasos del 2021

El primer fin de semana de 2021 seguirá protagonizado por las bajas temperaturas en casi todo el interior andaluz. Las heladas volverán a repetirse a primeras horas de las jornadas de sábado y domingo, pudiendo ser muy fuertes en cotas medias de la mitad oriental. Así en Granada capital el termómetro podría caer hasta los -6 °C durante la madrugada del domingo 3 de enero. Temperatura similar a las que se espera en buena parte del interior de las provincias de Granada y de Jaén. Por su parte, áreas bajas y de valles del centro de la región caerán de nuevo hasta el entorno de -1 o -3 °C, como en Córdoba o el área de Antequera. La mitad occidental también amanecerá durante el fin de semana con registros en el entorno de los 0 grados, quedando sólo las áreas costeras al margen del ambiente gélido.

Las máximas durante el fin de semana también serán especialmente bajas, quedando de nuevo por debajo de los 10 grados en la mayor parte de la mitad oriental, y en el entorno de los 10 a 13 grados en la occidental. El litoral andaluz no escapará del todo del frío, con máximas que oscilarán entre los 13 grados en Cádiz y los 16 grados que se podrán alcanzar en la costa granadina.

Las precipitaciones estarán prácticamente desaparecidas durante el fin de semana, y sólo a últimas horas del viernes 1 de enero podrían registrarse algunas lluvias de poca consideración en la mitad noroccidental de la región. Únicamente el litoral mediterráneo quedará completamente al margen de unos chubascos que podrán ser de nieve en la mitad oriental a partir de unos 900 a 1000 metros.

Aunque sábado, domingo y el inicio de la nueva semana el ambiente volvería a ser poco nuboso o soleado, las precipitaciones volverían al territorio andaluz a partir de la madrugada del martes 5 de enero. Para entonces un nuevo sistema frontal del noroeste barrerá la región de norte a sur, dejando lluvias algo más intensas que las registradas durante la madrugada del 1 de enero. Estas precipitaciones es posible que sean en forma de nieve en cotas altas de las provincias de Córdoba, Jaén, Málaga y Granada, gracias al aire frío acumulado en capas bajas y medias de la atmósfera andaluza.

Posible choque de masas y nevadas de frente cálido

En el avance de la nueva semana el tiempo vendrá protagonizado por uno de esos raros episodios que todo amante del tiempo adverso e invernal espera con impaciencia. Aún a falta de definir, es posible que coincidiendo con la jornada de Reyes se produzca una interacción entre masas de aire sobre la vertical de la Península Ibérica. La persistente masa de aire frío polar interactuaría a partir del miércoles 6 de enero con un área de baja presión poco profunda procedente del atlántico. La diferente naturaleza de dichas masas derivaría en un fenómeno que recibe el nombre de nevadas de frente cálido. Son copiosas nevadas, allí donde la temperatura lo permite, provocadas por la interacción entre el aire frío, más denso y pesado, y el aire relativamente cálido y húmedo del frente atlántico. La poca profundidad de la baja y la diferente densidad entre masas de aire provoca que las primeras precipitaciones puedan ser en forma de nieve húmeda, de gran volumen, algo que en el ambiente aficionado se conoce como ‘trapeada’.

Esto es lo que podría ocurrir en Andalucía a partir de mediados de semana, siempre y cuando la llegada, posición y profundización de la baja atlántica lo permita. No resulta muy descabellado hablar de nevadas a partir de unos 500 o 600 metros en la mitad oriental andaluza, pudiendo extenderse en un primer momento a la mitad occidental en función del avance que presente la precipitación. Raro episodio invernal el que tendríamos por delante, que recuerda mucho al vivido el 10 de enero de 2010, cuando la nieve cubrió por completo la mayoría de las provincias orientales y del centro de la región, o de áreas muy cercanas a la propia capital hispalense. No sería mala manera de empezar el año.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats