La portada de mañana
Acceder
España sortea el abismo pero sigue contando cientos de muertos
Incógnitas en Unidas Podemos sobre los equilibrios en el Gobierno
OPINIÓN | Tangana fiscal, por Antón Losada

La fresa no cubre la mano de obra a pesar de superar el mileurismo

Una mujer recoge fresas en un campo de Huelva.

Las personas que trabajen la recogida de la fresa en Huelva a partir del próximo mes de febrero podrían cobrar hasta 1.260,20 euros al mes. Es el tope máximo que marca el convenio para el campo de Huelva firmado el año pasado y con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020. Este acuerdo, refrendado por la patronal, Asaja y Comisiones Obreras, e impugnado sin éxito por UGT, señala que los trabajadores del sector del campo de Huelva que trabajen en la fresa, arándanos, moras y frambuesas, los productos amparados como “frutos rojos”, cobrarán 42,02 euros por día trabajado. Para la recogida de la naranja la cantidad por día trabajado es de 39,75 euros/día según convenio. 

Almería es la única provincia andaluza con salarios congelados en el campo desde 2013

Almería es la única provincia andaluza con salarios congelados en el campo desde 2013

En el caso de que en el tajo se puedan establecer rotaciones para días de descanso, (la recogida es intensiva de febrero a mayo), la media que una persona podría ganar por una jornada de ocho horas estaría en unos 1.100 al mes, según los días que se trabaje, porque todo depende, además, de las condiciones climáticas, ya que la fresa no se puede recoger cuando llueve intensamente.

Además, una temporada normal de recogida de la fresa puede hacer que se acumulen las suficientes peonadas para cobrar el desempleo y encadenar la ayuda familiar hasta febrero del año siguiente. Sin embargo, cada año los freseros ven cómo la demanda de mano de obra no llega a cubrirse ni al 10% entre la gente en desempleo de la comarca, y hay que tirar de contratos en origen en distintos países.

Marroquíes

Las cifras hablan de que el sector de los frutos rojos y los cítricos de la provincia de Huelva ha solicitado al Ministerio de Empleo y Seguridad Social la gestión de alrededor de 19.000 contratos en origen de temporeras marroquíes para cubrir las necesidades de mano de obra de la campaña 2019-2020. El pasado año, la demanda fue de algo más de 22.000 si bien sólo se autorizó la contratación de 19.179 trabajadoras en origen, número que después cayó hasta las 15.000 dados los contratos que no se pudieron formalizar y las mujeres seleccionadas que finalmente desistieron viajar.

Se prevé que buena parte de las mujeres que se desplacen hasta Huelva para participar en las tareas de recolección de fresas, frambuesas, arándanos, moras, y otros cultivos frutales, sean repetidoras.

Para esta campaña, las organizaciones agrarias y sindicales junto con empresarios y administraciones han acordado adelantarla de principios de febrero a finales de noviembre, al objeto de que también se produzca antes la llegada de las trabajadoras a Huelva.

En todos los casos, las trabajadoras se acogerán de forma inmediata al convenio del campo de la provincia de Huelva, formando parte de las 75.000 personas y más de 7.000 empresas aproximadamente para los que se aplica.

Nunca puede exceder de 9 horas diarias

La jornada laboral de este acuerdo está fijada en 39 horas semanales, pero tiene flexibilidad con el fin de que se adapte mejor a las circunstancias estacionales o de campaña, de modo que podrá ampliarse hasta un máximo de diez horas semanales de trabajo efectivo sin que la jornada pueda exceder nunca de nueve horas diarias.

No obstante, queda al criterio de empresas y trabajadores la posibilidad de regular nuevos pagos, por ejemplo, de horas extras, pero siempre tomando como base este acuerdo marco.

En cuanto a la cuestión social, este convenio contempla la disponibilidad de alojamiento gratuito para los trabajadores desplazados de sus lugares de origen o normas "muy estrictas" en materia de prevención y salud laboral.

La dignidad de la persona

La primera de ellas es la inclusión de un artículo relativo a la igualdad de trato y oportunidades y la segunda, la creación de un protocolo para la prevención y actuación en los casos de acoso sexual y por razón de género. Respecto a esto último, además de incluir el protocolo, el convenio recoge como falta muy grave el acoso sexual en el trabajo, entendiéndose como tal la conducta del sujeto que sabe, o debe saber, que es ofensiva y no deseada por la víctima.

Por su parte, el artículo sobre igualdad de trato y oportunidades supone un compromiso de las partes que entienden que es "totalmente necesario" establecer un marco normativo general de intervención sectorial para garantizar que el derecho a la igualdad de trato y oportunidades en las empresas sea real y efectivo.

En cuanto al Protocolo para la Prevención en los casos de acoso sexual y por razón de género, Asaja-Huelva, como patronal agraria, se compromete a garantizar un entorno laboral donde se respete la dignidad de la persona, sus derechos y sus valores, y a promover entre sus empresas asociadas la realización de protocolos propios sobre esta materia.

El protocolo persigue prevenir y erradicar situaciones discriminatorias por razón de género y otras conductas contrarias a la dignidad de las personas como el acoso moral o el mobbing. Para ello, se establecen una serie de medidas preventivas y también un procedimiento interno de actuación en caso de que se produzca una denuncia o queja interna.

Impugnación

El convenio se aplica con el criterio en contra de UGT, que reclamab que el salario mínimo a pagar debía ascender a 45,98 euros/día. Sin embargo, el Juzgado de lo Social número 2 de Huelva desestimó íntegramente la impugnación, y se aplica en todos sus puntos.

El convenio no alcanza todavía al baremo de uno de los mejor pagados de Andalucía, como es el de la aceituna de Jaén, pero se acerca poco a poco. Este, en concreto, contempla que los vareadores, recogedores y auxiliares de recolección cobren 53,42 al día, mientras que el vareador auxiliar de vibrador autopropulsado y el de vara mecánica llega a los 55,82.

A diferencia del de la fresa de Huelva, en este sí hubo unanimidad entre UGT, CCOO cuando lo firmaron la pasada semana con la patronal agraria. Contempla la subida de 1 % en las tablas salariales, que supondrá la subida de 60 céntimos sobre el precio del jornal del pasado año, en un momento en el que está a punto de comenzar la campaña de recogida de la aceituna, afectando a unos 100.000 empresarios y trabajadores.

La actualización de las tablas salariales del convenio del campo firmado el pasado año, el más importante de todos los que se negocian en la provincia, supone, como estaba pactado, el incremento del salario en un 1 %, base mínima por la que se actualizan las tablas al tener, en la provincia de Jaén, un IPC negativo del -0,5 %.

Una cantidad que, de forma individual, significa un aumento de algo más de 60 céntimos de euro sobre el precio del jornal de la campaña pasada, pero que a nivel general supondrá el movimiento de algo más de 4 millones de euros durante los meses de la cosecha.

La cara B

En la cara B de esta situación están los temporeros que se quedaron sin viviendas por el incendio de sus chabolas el pasado 15 de octubre. Muchos de ellos trabajan de forma estable en el campo de la zona, pero ahora no tienen un techo que les resguarde, ni siquiera de cartón y plásticos.

Muchos de ellos se manifestaron por las calles del pueblo para reclamar ayuda. Entre otros apoyos han recibido el de la Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua y la Red Agua Pública- Marea Azul del Sur, recordando que son "personas que trabajan de sol a sol generando una gran riqueza en esta tierra, pero que sin embargo carecen en su mayoría de unas mínimas condiciones de vida dignas".

"Las noticias de los últimos acontecimientos relacionados con el incendio del asentamiento donde vivían unas 400 personas, empeora gravemente la situación, ante la imposibilidad de vivir, aunque sea, en una situación de extrema precariedad como la que tenían en el poblado siniestrado", señala en un comunicado.

Mientras tanto, los productores de fresa se fijan en estos días en Marruecos para asegurarse de que no les faltará mano de obra. Las candidatas esperan la llegada de los representantes de varias empresas agrícolas españolas, que seleccionarán en varias tandas a 15.000 jornaleras marroquíes para trabajar en la próxima campaña de la fresa en Huelva. Solo en tres días, se desarrollan entrevistas para escoger hasta a 6.500. 

Etiquetas
Publicado el
27 de diciembre de 2019 - 22:43 h

Descubre nuestras apps

stats