Temas "delicados" explicados a los niños: nuevos campos para la literatura infantil

Editorial Babi-di-bu

0

Explicar a los niños "el mundo real en el que viven": ese es el reto de Bibidi-bú, una editorial andaluza que se ha hecho un hueco en el concurrido panorama de la literatura infantil por la vía de la heterodoxia: desafiando tabúes, asumiendo la posible polémica de sus contenidos y, en resumen, abriendo nuevos campos para el género. Entre sus propuestas más llamativas, se incluyen libros sobre el suicido o sobre los abusos, entre otros delicados asuntos.

El regalo sonoro de Rodríguez Almodóvar, rescatador de cuentos populares: "Los protegería como se protege al lince"

El regalo sonoro de Rodríguez Almodóvar, rescatador de cuentos populares: "Los protegería como se protege al lince"

Su responsable, Marta Montes, creó Babidi-bú en 2013 inspirada por una editorial que dirigía su madre, Edimáter. "Me di cuenta de que seguía existiendo una necesidad de publicar contenidos de calidad, y que había muchos autores talentosos que tenían dificultad para encontrar un sello que los acogiera. Apostamos, pues, por autores noveles, pero con proyección e interés”.

A raíz de la experiencia familiar de Edimáter, Montes se dio cuenta también de que “había muchas alternativas a la fórmula editorial clásica. Lo que teníamos claro era que queríamos continuar con la línea de la literatura infantil sobre todo, y también juvenil, que desempeñaran una labor educativa. No publicar solo libros amenos y divertidos, sino que también contuvieran valores. Que fueran herramientas para abordar problemas de todo tipo”.

Sueños y realidades

Así fue como bautizaron la editorial con “las palabras mágicas del hada madrina más famosa, la de la Cenicienta”, explica la editora. “Nosotros nos sentimos como ese hada para los autores, de algún modo hacemos realidad sus sueños. De hecho, nuestro eslogan es ‘vendemos libros, publicamos sueños’”, agrega.

Libros estéticamente cuidados, bien corregidos, pero que contengan algo más, algo que los distinga entre la masiva competencia del género. Una de los primeros campos de trabajo que abordaron fue el de la inteligencia emocional, de la mano de la colección La mirada de Daniel. Entre sus títulos destacan Delfín, el primer cuento para explicar el suicidio “de una forma respetuosa y cuajada de sensibilidad”, realizado por Alma Serra y Blanca Galván; o ¿Abusos?... a mí, ¡no!, una guía para la prevención de abusos sexuales en la infancia, de Celia Navarro y Call Me Wonder.

"Entendemos que no son títulos para todos los niños", puntualiza Montes. "Sin embargo, desde el máximo respeto, cariño y sensibilidad, ponemos estos trabajos a la disposición de niños que puedan haber tenido, por ejemplo, alguna experiencia con el suicidio por la vía de algún familiar. ¿Cómo se explica el suicidio, por qué pasa? Y lo mismo con la cuestión del abuso: nos parece útil aportar materiales para la prevención, o para usarlos en algún taller".

La editora también destaca otro título de esta serie, Un pellizco en la barriga, que gira en torno a la cuestión del duelo. "Es un libro que ayuda a los lectores más jóvenes a afrontar la muerte de un ser querido".

Temas delicados

Asimismo, la colección El planeta imaginario está dedicada a la concienciación sobre el medio ambiente y cambio climático, centrada en la conciencia social infantil al servicio de nuestro planeta y pretende enseñar a los más pequeños el valor del lugar donde vivimos para que aprendan a cuidar nuestro planeta. Destacan títulos como Cora y los corales, de Dagmar de Mendieta. A través de este cuento se pretende transmitir a los niños lo importante que es el respeto hacia todo lo que les rodea. Y Natura rescata Cenicienta. Este cuento es “un grito a la libertad, a la igualdad y a la lucha, así como un reclamo a la preservación ambiental”, escrito por Laura Rocafort Romero y Violeta Herranz Plazas.

También está la colección Mevés, con libros sobre temática LGTBI destinados a dar visibilidad a la diversidad e integración social. Entre otros, figuran títulos como Todas son familia, un libro ilustrado para entender la igualdad entre seres humanos como valor positivo en la diversidad, de Mariana Guerra Barrios y Soy pequeño, y ¡ya feminista!, un libro que conciencia sobre cómo los roles sociales están presentes en todas las etapas de nuestra vida, escrito por Reyes Esteban Camacho y David Rovira. También Ahora me veo, de Alma Serra, “que habla de una niña transgénero que no se ve reflejada en el espejo, porque no se reconoce como tal”.

Explica Marta Montes que tienen "ideas liberales y, en el fondo, siempre hablamos de libertades y de igualdad", comenta. En general, todos sus lanzamientos han sido bienvenidos por el público, pero no siempre es fácil rehuir la polémica. "Publicamos un libro que hablaba de maternidad subrogada de una forma muy light, explicada para niños muy pequeños, y hubo un sector en redes al que no le pareció bien, y nos llovieron las críticas".

La editora se justifica: “Nosotros hablamos de un tema que está ahí, y a la vez le damos voz a una pareja que quiere contarle a su hijo cómo había sido su historia. Entendemos que eso molestó a una serie de lectores radicales (o no lectores, porque no creo que lo hayan leído), pero no nos preocupa: apostamos por la libertad, ellos tienen derecho a criticar y todas las críticas son bienvenidas”.

“No queremos hacer apología de nada que atente contra las libertades, pero hay realidades que están ahí y hay que contarlas, sabiendo cómo, claro está. Porque no es lo mismo dirigirte a un público de tres años que a otro de diez”, apunta.

La intención de Babidi-bú es, en última instancia, romper con la inercia que asignaba a los niños lectores el papel de superhéroes y a las niñas el de princesas. “Queremos romper con los clichés y los estereotipos. La sociedad recibe en general muy bien esos mensajes, en sintonía con los cambios que ha ido experimentando en las últimas décadas”.     

Etiquetas
Publicado el
20 de octubre de 2021 - 19:46 h

Descubre nuestras apps

stats