La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs

Urnas funerarias para el alcalde por la privatización de los cementerios

Trabajadores de los cementerios de Córdoba inician la carrera de relevos con una urna funeraria en protesta por la privatización de la empresa.

Una carrera de relevos por las calles de Córdoba. Los

participantes: empleados de la empresa municipal de cementerios de Córdoba

(Cecosam). El testigo que se pasan de mano en mano: una urna funeraria. La

meta: el Ayuntamiento, para dejarle allí al alcalde, José Antonio Nieto (PP), “las

cenizas en que está convirtiendo las empresas públicas” de la capital

c ordobesa.

Así ha sido la original escenificación de la protesta de un

centenar de trabajadores de los cementerios y otras empresas municipales que,

bajo la convocatoria de la plataforma Córdoba Pública, han realizado este

sábado esta particular carrera de relevos con urnas funerarias para dejar

constancia pública de la situación que atraviesan.

Un grupo de corredores desde el cementerio de San Rafael y otro desde el

cementerio de Nuestra Señora de la Salud, han recorrido las calles de la ciudad

para confluir en un acto de protesta a las puertas del Ayuntamiento de Córdoba y “entregarle (simbólicamente) al alcalde las urnas con las cenizas en las que está convirtiendo las empresas públicas”.

“El Ayuntamiento está destrozando los servicios públicos y Cecosam

es un ejemplo de ello, emblema de la lucha por las empresas municipales”, ha señalado

el portavoz de Córdoba Pública, Javier Lucena, para alertar sobre la gestión

llevada a cabo por el Ayuntamiento de Córdoba que, en su opinión, pretende

desembocar en un proceso privatizador de este servicio municipal.

Hace ya ocho meses que el Ayuntamiento de Córdoba decidió ceder la gestión de los cementerios

de la ciudad a una empresa privada durante un plazo de cuatro años, prorrogable

por dos años más. En esa cesión se incluyen los empleados y trabajos de los

cementerios, que se subrogan a la empresa adjudicataria del servicio. Técnicamente,

la empresa municipal de cementerios de Córdoba no se privatiza, ya que queda en

manos del ayuntamiento su administración y la nómica de sus trabajadores

directos. Pero el resto, los camposantos, el tanatorio, las inhumaciones, el

cobro de tasas e impuestos y una treintena de empleados, serán cosa de la

iniciativa privada.

De momento, además, el ERE planteado para esa treintena de

trabajadores está parado. “Llevamos dos meses sin que el Ayuntamiento quiera

sentarse a negociar”, denuncian los trabajadores. Y a esa inquietud se suma “la

rebaja de sueldo de un 25% que se nos plantea”, añaden.

“La ideología privatizadora del PP lleva consigo la

precarización del servicio y del trabajo”, ha alertado el portavoz de Córdoba

Pública. “Eso, para una ciudad como Córdoba, es un desastre y el alcalde parece

que no es capaz de ver el daño que eso supone”.

A juicio de Lucena, la situación de la empresa local de

cementerios un ejemplo más del “desmantelamiento de los servicios públicos. Cecosam

es objeto de acoso y derribo por el gobierno municipal. No creen en lo público”, alerta sobre la gestión del

equipo de gobierno del PP.

Alianza entre trabajadores públicos y ciudadanía

Alianza entre trabajadores públicos y ciudadanía

De ahí que la movilización de la plataforma Córdoba

Pública, constituida esta primavera con el objetivo de aunar esfuerzos en la

lucha contra la privatización de servicios municipales, no vaya a dejar de sumar

actividades. De hecho, en las próximas semanas, su tarea se centrará en

reuniones y charlas con vecinos y asociaciones, para buscar una alianza entre

los trabajadores públicos, la ciudadanía y colectivos sociales de la ciudad.

S

u objetivo es frenar la “amenaza de cierre” que, en su

opinión, se cierne sobre más servicios municipales como la Residencia de

Mayores Guadalquivir, los Centros Municipales de Mayores, los programas de

Cooperación al Desarrollo, los Programas Educativos, el Servicio de Igualdad y

de la Mujer o los servicios de la Casa de la Juventud. Y junto a ellos, “aquellas

empresas y organismos municipales que incurran en déficit, cosa fácil de que

ocurra, no sólo por la propia naturaleza social de los mismos, sino por la

reducción de transferencias que viene llevando a cabo el Ayuntamiento, como

ocurre con la empresa municipal de autobuses Aucorsa o la de cementerios

Cecosam”, alertan.

En la búsqueda de esa confluencia de intereses comunes, desde su nacimiento, Córdoba Pública esté integrada por

trabajadores municipales, sindicatos, colectivos vecinales, asociaciones de

mujeres, colectivos de jóvenes, desempleados, colectivos sociales y empleados

de empresas de servicios que trabajan para las administraciones públicas.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2014 - 06:00 h

Descubre nuestras apps