La portada de mañana
Acceder
Feijóo y Abascal azuzan los mensajes islamófobos tras el ataque en Algeciras
Once suicidios al día encienden las alarmas sobre la salud mental
OPINIÓN | '¿En nombre de qué España hablan?' Por Esther Palomera

El otro macrotrasvase: las eléctricas ya exportan más de la mitad de los kilowatios que generan en Aragón

Aragón se sitúa como uno de los territorios que más electricidad exportan en la península ibérica.

Más de la mitad de los kilowatios.hora que generan las centrales y los parques que se extienden por todo Aragón se consumen fuera de su territorio al venderlos las compañías que gestionan esas instalaciones, según indican los datos de Red Eléctrica, la empresa que gestiona el transporte de esa energía por toda España y que se ocupa también de los intercambios con otros cuatro estados: Francia, Andorra, Portugal y Marruecos, todos los cuales han pasado a ser ‘clientes’ del sistema eléctrico español.

El despliegue de las energías renovables ha situado a Aragón como uno de los principales exportadores de electricidad de la península ibérica, en lo que no deja de ser un cambio de collar para seguir siendo el mismo perro en la estructura territorial y económica del país: la configuración de la actual comunidad como área de extracción de energía replica el papel que le ha sido asignado en el último siglo por los poderes centrales, habitualmente con la aquiescencia de los locales.

Hasta mediados de los años 60 del siglo pasado, la construcción de pantanos para generar electricidad y transformar secanos en regadío se llevó por delante un centenar de pueblos, provocó más de 10.000 desplazados y alteró la vida de la mayoría de las comarcas de montaña y media montaña para que compañías con sede en Madrid, Barcelona y Bilbao, mayoritariamente, hicieran negocios con esa electricidad.

Medio siglo después, mientras los discursos oficiales y académicos se plagan de alusiones al cambio de paradigma energético, la transición ecológica y la transformación del modelo productivo, hay cosas que no cambian: la propia Red Eléctrica tiene claro que la energía de Aragón debe alimentar a la industria del arco mediterráneo y la de Andalucía y Extremadura a la de Madrid y su área de influencia, para lo que tiene previsto habilitar varios corredores que, en la práctica, serán líneas de alta tensión.

El viento genera la mitad de la energía

“A priori y vistos en conjunto con el resto de las actuaciones incluidas en los distintos proyectos, parecen tener sentido económico”, señala el informe en el que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) analiza los planes de Red Eléctrica, una sociedad de control estatal y socios internacionales que aspira a ganar 5.500 millones de euros más cada año con esos tinglados.

La carga de esnobismo y modernidad de los nuevos discursos se revela ante posicionamientos de este tipo como insuficiente para enmascarar lo que no parece ser más que la última mutación estética del desarrollismo de toda la vida, con sus paganos territoriales de siempre y sin la menor intención de revertir los vectores de desequilibrio territorial que llevan dos siglos enquistados, y a los que ahora se añade la descomunal generación de residuos que va a suponer el actual despliegue de molinos y placas cuando, en unos años, comience a llegarles la obsolescencia.

Los datos de Red Eléctrica sobre la generación y la demanda eléctrica de Aragón cifran en 13.027 Gw.h (Gigawatios.hora, millones de Kilowatios.hora) la producción conjunta de los parques y centrales aragoneses entre enero y julio de 2022, el último mes con registros disponibles.

Ese volumen de producción, en el que la eólica aporta más de la mitad de la energía (6.364) mientras la solar (1.812) y la hidráulica (1.605), esta última renqueante por la sequía, suponen otro 14% y otro 12%, duplica con creces los 6.067 que sumó la demanda en esos primeros siete meses del año, también una vez se le resta el consumo de las propias instalaciones de generación (172).

Hacia nuevos récords de producción y de transferencia

Esos registros anticipan que, salvo sorpresa, las eléctricas batirán este año de nuevo los récords de producción de los dos últimos años, en los que alcanzaron los 18.052 y los 19.218 GW.h. Y, también, que con esas marcas seguirá aumentando el volumen de energía trasvasada, ya que la demanda de la comunidad lleva una década estancada entre los 10.000 y los 11.000.

Y eso ocurre en vísperas de que las compañías energéticas tripliquen la potencia de sus instalaciones en Aragón, donde, según los datos de Red Eléctrica, a los 4,806 Gw.h actuales se les pueden sumar en breve otros 9.811 que ya disponen de permisos de acceso a la red de transporte.

El volumen de 4.656 Gw.h que llegó a producir a base de quemar carbón la central térmica de Andorra (Teruel) en 2017, su último año de pleno rendimiento, y que ese año cubrió el 27,8% de la generación total realizada en Aragón, tiene el aspecto de un recuerdo cada vez más nebuloso pese a que tan solo han transcurrido cinco años desde entonces, cuando la misma factoría compartía los títulos de mayor productora de energía y de gases de efecto invernadero de Aragón.

La desfasada estructura energética de Catalunya, Euskadi y la Comunitat Valenciana

¿Y dónde han ido esos 6.788 Gw.h restantes producidos y no consumidos en Aragón? Resulta imposible de determinar, ya que la gestión del sistema eléctrico se realiza a base de balances y compensaciones, aunque está claro que Aragón tiene como vecinos o cercanos a varios territorios claramente deficitarios y de elevada demanda que parecen los principales destinatarios de esos kilowatios.hora que se producen de más.

Así, para cubrir la demanda de Catalunya, donde las eléctricas produjeron 24.831 Gw.h de enero a julio, casi el 85% de fuentes no renovables, fue necesaria una aportación exterior de 1.847, mientras que en la Comunitat Valenciana, con una demanda de 16.076 y una producción de 10.594 con una estructura similar a la catalana, el déficit cubierto desde otras zonas alcanzó los 6.691.

El desfase alcanzó los 3.513 en Euskadi, donde la generación renovable ni siquiera alcanza el 14% del total de los 5.681 Gw.h producidos en su territorio.

El cuadro final sobre esos vecinos vendría a ser el siguiente: tres grandes consumidores que sumaron una demanda de 51.796 Gw.h entre enero y julio alcanzaron en ese periodo un déficit de algo más del 20% (10.789), y lo alcanzaron con unas estructuras de generación en las que las renovables solo cubren el 12% (6.408) mientras más de la mitad procede de tecnologías en entredicho como la nuclear (18.691, 36%), por la cercanía a la obsolescencia de las centrales de España, o directamente condenadas al desmantelamiento como los ciclos combinados (10.486, 20%).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats