La España despoblada defiende la atención primaria con un parón frente a los centros médicos

Amado Goded explica las necesidades del nuevo hospital de Teruel. A su izquierda, Pepe Polo.

Las plataformas ciudadanas y vecinales de las provincias más despobladas, enmarcadas en la España Vaciada, han organizado un parón este sábado, a las 12 del mediodía, a las puertas de los centros de salud y los consultorios médicos de los municipios para reivindicar mejores condiciones y denunciar que la COVID-19 no puede ser una excusa para reducir los servicios sanitarios. Esta movilización llega justo un año después del parón que ya se realizó para recordar que hay una parte del país que pierde población cada día, con la diferencia de que este año el late motiv es la defensa de la sanidad.

Explica el presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel, Pepe Polo, que el parón se va a realizar en todas las provincias del país, porque en algunas comunidades autónomas la pandemia del coronavirus "va a servir como excusa para restructurar el mapa sanitario y cerrar centros de salud". "Estamos hartos de escuchar la frase de que la sanidad en los pueblos es muy cara y ahora la COVID-19 no puede ser una excusa para cercenar derechos, porque como siempre hemos defendido, ser pocos no resta derechos", sostiene.

Bajo el lema #YoParoPorMiPueblo, el evento no aspira a movilizaciones masivas, sino a grupos a las puertas de los centros de salud y consultorios médicos para poner en valor su importancia en los pequeños y medianos municipios, donde habitúan ser el único recurso sanitario que tienen cerca. Se trata de una acción coordinada entre todas las asociaciones que forman parte de la España Vaciada y refleja una reivindicación que recoge en el Pacto de Estado por la Repoblación, que la agrupación de electores Teruel Existe defiende en el Congreso.

Cadena humana en Teruel

En Teruel y Alcañiz las movilizaciones serán diferentes para denunciar la situación de la eterna construcción de los nuevos hospitales en ambas ciudades. En la capital turolense una cadena humana de unas 1.300 personas unirá el antiguo hospital de Teruel, el Obispo Polanco, con las obras del nuevo, con el objetivo de reivindicar mejores servicios, más habitaciones individuales y más plazas, ya que la previsión contempla que las nuevas instalaciones dispondrán de menos camas incluso que las actuales.

Desde Teruel Existe, en su vertiente de coordinadora ciudadana, Amado Goded asegura que el hospital que se está construyendo en Teruel tendrá menos camas que el actual, que data de 1953, y recuerda que la primera piedra del que iba a ser el nuevo hospital es puso en 1982, "pero nunca se llegó a construir". Lo que se hizo en el 86 fue ampliar las instalaciones del ya anticuado Obispo Polanco, en unas obras que se prolongaron hasta 92, con las pertinentes molestias para pacientes y personal sanitario, que dejaron al centro con 215 camas. Paradójicamente, tres camas menos de las que contempla el nuevo hospital. Aunque no siempre fue así.

Recuerda Goded que 2005 se anunció de nuevo la construcción del nuevo hospital de Teruel y que en 2007 se publicó el proyecto, con la memoria funcional que recogía 226 camas como mínimo y 338 de máximo, pero en 2016 se modificó el documento, dejando apenas entre 212 o 219 camas, a lo sumo, y eliminando habitaciones individuales. "Han pasado 38 años desde la colocación de la primera piedra de lo que iba a ser el nuevo hospital de Teruel y nos resulta que tendrá menos camas de las que tenemos", añade.

No solo eso, sino que Goded también detalla que en junio de 2018 se publicó la licitación del proyecto actual y se empezó a construir. Una construcción por lotes, la primera de España, que arrancó con primer lote en el primer trimestre de 2019 y que debería de haber seguido con el segundo lote en marzo de este mismo año. "Estamos a septiembre y esas obras todavía no han comenzado, está paralizado y parece que la renuncia es segura", dice el portavoz, reconociendo que las obras del resto de lotes continúan.

"Nos creemos que estamos luchando contra la despoblación, pero con esta experiencia de primeras piedras, de proyectos que no salen y van a la baja, ningún ciudadano puede confiar en lo que le prometen", manifiesta Goded, argumentado que todavía se está a tiempo de garantizar las camas y habitaciones individuales que se contemplaban en el anterior proyecto. Según explica, no sería necesario interrumpir la obra actual, que podría seguir su curso, simplemente habría que redactar un proyecto de ampliación que se desarrollaría de forma paralela.

De esta manera, la movilización en Teruel pretende instar al Gobierno de Aragón a que garantice el número de camas que estaban previstas anteriormente, para afrontar las necesidades actuales y futuras, cambiar el modelo habitacional priorizando las habitaciones individuales, y dotar al hospital con los recursos materiales y personales necesarios. "La apuesta no es tan ambiciosa, simplemente pedimos lo que ellos mismos planificaron en 2007", concluye Goded.

Bajo el lema ‘Por un hospital mejor, Teruel reacciona en cadena’, la movilización de la capital turolense cubrirá los 3,2 kilómetros de distancia que hay de distancia entre ambos centros, divididos en cuatro sectores. En cada sector habrá un coordinador de seguridad que se encargará de distribuir a las personas que participe entre los ocho tramos de cada uno de los sectores. Entre cada una de los participantes habrá 2,5 metros de distancia de seguridad y el uso de mascarilla será obligatorio. El texto que el manifiesto y más información está en la web, además para participar en las cadenas de Teruel y Alcañiz hay que apuntarse ahí para garantizar el sitio y las distancias de seguridad.

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2020 - 22:19 h

Descubre nuestras apps

stats