Rafael Yuste, investigador: “Podemos introducir imágenes en un cerebro y controlar su percepción y comportamiento”

Rafael Yuste, a la izquierda, durante la lectura de la lección inaugural de los cursos de la UIMP.

Un ratón es entrenado en un laboratorio para realizar determinados comportamientos según los impulsos visuales que reciba. Estudiando los grupos neuronales que se activan ante determinados impulsos, pueden reproducirse estos en el cerebro de ratón sin que medie impulso visual alguno. Su comportamiento, por lo tanto, puede ser condicionado desde el exterior.

Este es uno de los experimentos que, sobre el funcionamiento del córtex cerebral, fue utilizado este jueves por el catedrático de Biología de la Universidad de Columbia (EEUU) e investigador Rafael Yuste para ilustrar su lección inaugural de los cursos de verano de la UIMP, en un acto que contó con la presencia del rey Felipe VI.

La conferencia versó sobre las últimas investigaciones en neurotecnología o, dicho con palabras de Yuste, “cómo los avances en neurotecnología van a cambiar el mundo tal y como lo conocemos”.

La manipulación perceptiva del ratón es extrapolable al ser humano y, dado que cada vez se conoce mejor el funcionamiento del cerebro, Yuste abogó por una nueva regulación de los Derechos Humanos que preserve la intimidad en la persona de su actividad cerebral.

Los nuevos desarrollos digitales y tecnológicos aplicados al conocimiento y actividad del cerebro “pueden solucionar los grandes problemas de la Humanidad”, ha asegurado Yuste, pero también pueden suponer un problema si no se saben “canalizar con los Derechos Humanos”.

Para el investigador de la Universidad de Columbia es esencial que la renovación de la Carta de Derechos Humanos proteja no solo los cuerpos, sino la mente humana. Que la Carta de Derechos se configure, en definitiva, como el gran marco regulador para que todos los avances en neurotecnología sean para bien de la Humanidad.

Ha recordado en este sentido que, el pasado año, el Parlamento chileno aprobó por unanimidad una reforma constitucional que introduce la regulación de la actividad cerebral como un derecho.

“Entender lo que es un pensamiento”

El experimento del ratón abre caminos insospechados de futuro ya que con neurotecnología se puede acceder a información albergada en un cerebro.

Los investigadores ya empiezan a comprender cómo funciona un cerebro, cuyas cien mil millones de neuronas tejen relaciones entre ellas que multiplicarían por tres las relaciones que establece internet a escala global en todo el mundo. Y eso con un consumo equivalente a 20 vatios, ha señalado.

Desde que “empezamos a entender lo que es un pensamiento”, la Humanidad asiste a “una revolución tecnológica que esta cambiando la vida”. Según Yuste, cada vez cobra más fuerza la teoría de que el cerebro lo que hace es “generar una relaidad virtual que predice el futuro y, desde el punto de vista evolutivo, quien predice lo que va a pasar gana la partida”. “El mundo es una ilusión generada por nuestro cerebro”, ha sentenciado.

“Empezamos a entender qué es un pensamiento”, grupos de neuronas que “disparan juntas son la unidad funcional del cerebro. Pueden 'disparar' independientemente de lo que ocurre en el exterior”, crean contenidos simbólicos que son introducidos en el cerebro de una persona.

“Con neuroteconología se puede acceder por primera vez a esta información. Podemos registrar y manipular lo que ve un ratón: introducimos en su cerebro imágenes, controlamos así su percepción y por lo tanto su comportamiento”, ha añadido.

La neurotecnología puede servir tanto para controlar el cerebro de otra persona como para curar síntomas relacionados con la esquizofrenia o el alzheimer. Ello implica una serie de consecuencias “éticas y sociales que nos llevan a la conclusión de que se trata de un problema de Derechos Humanos”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats