eldiario.es

9

"Muchos pasos juntos pueden llevarnos a donde vamos: conseguir que Palestina se ponga en pie de nuevo"

Amina abd El-Halim y Mara Abu Baker han participado este lunes en una charla-coloquio en La Libre sobre 'Mujeres Palestinas en resistencia'

Amina Abd El-Halim y Mara Abu Baker.

Amina Abd El-Halim y Mara Abu Baker.

Qué fue la Nakba (Catástrofe) palestina, cuál es la situación actual de la población refugiada y qué se hace frente a las políticas de ocupación y desplazamiento forzado. Amina Abd El-Halim y Mara Abu Baker, dos mujeres jóvenes palestinas, han abordado estas y otras cuestiones en la charla-coloquio 'Mujeres Palestinas en resistencia' que ha tenido lugar en la librería La Libre de Santander este lunes.

Amina Abd El-Halim

Amina Abd El-Halim es una joven estudiante de Kurf Manda, un pueblo situado dentro de la línea verde, lo que hoy conocemos como Israel. En la actualidad cursa los estudios universitarios de Política y Relaciones Internacionales. Es también miembro activo de Sair Wa Sairora, un fórum de estudiantes que promueve actividades culturales para estudiantes palestinos y palestinas en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

¿Cuál es su situación personal en Israel?

Nací en Kfar Manda, al norte de Palestina. Es decir, en las tierras ocupadas en 1948. Estudio Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Hebrea de Jerusalem y trabajo como voluntaria en diversas asociaciones estudiantiles y otros programas con objetivos sociales y políticos.

¿Hay refugiados entre sus familiares y amigos?

Ni yo ni mi familia somos refugiados. Yo nací y sigo viviendo en mi pueblo. A pesar de la ocupación, y a pesar de que en el 1948 intentaron acabar con la aldea. Pero sí, tengo parientes que tuvieron que huir, refugiarse en el Líbano y Siria. Ni siquiera les conozco y muchos amigos son refugiados de Hebrón, Saffuriya, Bisan, Lajjun o Acre.

¿De qué modo ser palestina y vivir dentro de Israel condiciona su vida?

Ser palestina en Israel bordea lo kafkiano y es una situación dificilísima. Te enfrentas a continuos intentos de acabar con tu identidad, al objetivo de convertir a nuestra gente en una especie de reserva para especímenes minoritarios. Este tipo de colonialismo y de todas las instituciones que forman parte de él no dejan pasar un solo día sin presionar nuestras escuelas, universidades, nuestros hospitales y por supuesto las instituciones de lo que se conoce como Autoridad Palestina. Pero al parecer es algo que, para el mundo, no tiene la menor importancia porque nosotros "no somos judíos". Y esto no es algo que tenga que ver solo con la política sino también con los usos y costumbres de toda esa sociedad, e incluso con la Ley del Estado. Para empezar, Israel es la Nación-Estado de la población Judía. Nosotros no contamos.

¿Por qué cursa estudios de Política y Relaciones Internacionales? ¿Cuál es su intención de futuro?

Estudio Ciencias Políticas no solo porque me interese mucho el tema sino
también porque quiero aprender a defender nuestros derechos, comprender un poco mejor el mundo que me rodea y hacer lo posible por contribuir a que mejore

¿Qué es Sair Wa Sairora?

Gracias a mis maravillosos amigos en Syr y Sayrora que están consiguiendo convertir esos lugares en un acogedor centro para palestinos con toda clase de ideas políticas y que con su ayuda nos prestan una ayuda inestimable que la Universidad no prevé, estamos trabajando para transformar la conciencia de la sociedad (israelí) y el conocimiento de nuestras necesidades como palestinos. Lo hacemos a través de seminarios y otras actividades como tours por los pueblos y campos de refugiados de los alrededores de Jerusalén, así como otras actividades que favorecen el dialogo social y promueven plataformas para hablar de otros importantes asuntos como, por ejemplo, la violencia de género.

¿La Universidad Hebrea de Jerusalén permite el normal desenvolvimiento de la actividad cultural del fórum?

Por supuesto que no. Una Universidad colona como la Universidad Hebrea no permite que la sociedad colonizada se desarrolle culturalmente. Tenemos muchas limitaciones. Hay actividades culturales que no podemos hacer y, si las hiciésemos, nos expulsarían de la Universidad y no podríamos seguir estudiando.

¿Qué grado de salud goza la cultura y el arte palestinos en Israel? ¿Cuál es el motivo de su visita a España?

Mi principal objetivo es hacer oír la voz de mi pueblo, un pueblo creativo y lleno de vida silenciado por el colonialismo israelí y al que no solo han robado la tierra sino que el ocupante se empeña en distorsionar su historia de cualquier manera posible. Quiero también que se oiga la voz de mis compañeros, la voz de Mohammad, mi amigo, cuyas tierras fueron robadas por culpa de la construcción del Muro y por esta razón se vio obligado a cambiar de lugar de residencia. La voz de mi amigo Fadi, que salió de prisión psicológicamente destruido y ya sin medios económicos para poder seguir adelante. La voz de mi amiga Wafa, una luchadara incansable por nuestros derechos. La voz de Narmin, que ha de atravesar los 'check–point' tres veces al día para ir trabajar, apenas, algunas horas y poder estudiar antes de volver a su casa. La voz de Maaz, de Gaza a quien con solo seis meses le negaron el permiso para que su madre pudiera acompañarle al hospital para que pudiera recibir tratamiento médico. La voz de toda mi gente que se encuentra oprimida de todas las maneras posibles y en todas partes.

Mara Abu Baker

Mara Abu Baker es una joven refugiada palestina original del pueblo de Ein Ghazal, residente en la actualidad en Tulkaren, una ciudad al noreste de Cisjordania. Está estudiando la carrera de arquitectura a la vez que hace voluntariado en la organización palestina Dar Qandeel que promueve la conservación y el desarrollo del arte y la cultura palestina desde un punto de vista medioambientalmente sostenible.

¿Cuál es su situación personal?

Desde el momento en que pones el pie en Palestina te conviertes en una de nosotros, te conviertes en una palestina más, quiero decir que a partir de ese momento te conviertes en alguien que ha de enfrentar un sufrimiento continuo basado en la permanente conculcación de sus derechos. La ocupación israelí se ha convertido en un continuo, enorme vertido venenoso que inunda cada rincón de nuestra tierra. Yo, como palestina me enfrento a esta ocupación diariamente y veo lo que está haciendo con mi sociedad, mis amigos, mi familia. Hace unos días por ejemplo, cuando estábamos en la Universidad, una unidad de las IDF (Fuerzas de Defensa Israelí) entró en clase y empezó a tirar bombas de gas. De manera que el profesor tuvo que interrumpirla y nosotros terminamos medio ahogados y casi ciegos de irritados que teníamos los ojos.

¿De qué modo ser refugiada condiciona su vida a diferencia de otros Palestinos que viven en Israel?

Y no solo. En Palestina no hay una sola familia que pueda sentirse libre de estas políticas represivas, que no hay sufrido o sufra de algunas de sus consecuencias, la expulsión de sus tierras o de alguna u otra forma de desplazamiento forzoso. En mi caso, por ejemplo, fueron mis abuelos los que tuvieron que abandonar todo lo que tenían en Ein Ghazal (Haifa). La ocupación afecta a todos y cada uno de los aspectos de la vida pero también la situación económica del país que se ha ido deteriorando con los años.

¿Por qué cursa Arquitectura? ¿Cuál es su intención de futuro?

En mi caso, escogí estudiar Arquitectura porque creo que este trabajo es esencial, precisamente, para la conservación y reconstrucción (algún día) de nuestro entorno

¿Cuál es la razón de su voluntariado y qué características tiene Dar Qandeell?

Puedo decir que, en general soy una persona optimista y positiva e intento inyectar energía a mi alrededor por muy desesperados que puedan parecer los acontecimientos. Por horrible que sea la ocupación, no podemos, simplemente no podemos sentarnos y plañir, quejándonos de lo mal que van las cosas. Tenemos que luchar a través de la diplomacia y todos los medios que la legalidad pone a nuestro alcance para conseguir Justicia. Y esta es precisamente la razón por la que me he sumado a este programa. Es un pequeño paso, pero muchos pasos juntos, ya sabes, pueden llevarnos a donde vamos: conseguir que Palestina se ponga en pie de nuevo. Este es la principal razón de nuestro voluntariado y por el derecho a la libertad y a vivir en un país libre de la ocupación. Ese es también el objetivo de la organización Dar Qandel que es donde yo trabajo como voluntaria y cuyo objetivo es preservar y defender la Cultura Palestina bien sea su música, su arquitectura, tradición literaria a través de diversas actividades educativas para pequeños y, también, mayores. En Tulkaren, mi ciudad, hemos conseguido incluso formar una banda.

¿Qué grado de salud goza la cultura y el arte palestinos en Israel? ¿Corren riesgo de desaparecer?

Cuando un país ocupa otro lo primero que intenta es acabar con la identidad del país ocupado. Y esto es lo que intenta y ha intentado siempre el ocupante con nosotros. Durante años ha intentado no solo robarnos nuestras tierras, sino nuestra tradición ya sea la música, la comida, nuestros vestidos.

¿Cuál es el motivo de su visita a España?

Estoy en España con un grupo llamado 'Masaha' asociado con 'Badeel' una institución dedicada a la conservación y defensa de las tradiciones palestinas, al derecho de los refugiados al retorno. Una institución que difunde la causa palestina y hace público los diversos métodos que utiliza la ocupación Israelí para borrar de la faz de la tierra todo lo que esté relacionado con la identidad Palestina.

¿Cómo ve la actitud de los demás países hacia Palestina y en especial de España?

La causa palestina es extraordinariamente importante y, sin embargo, sigue sin conseguir el apoyo de muchos países aunque hay otros como Irlanda, Eslovenia, Malta etc. que están ahí y nos respaldan. La aparente indiferencia de los demás tiene su origen en la sutil parcialidad de la ONU y, sobre todo, del Consejo de Seguridad que sigue sin encontrar una solución justa para Palestina, un país a quien, para empezar, han robado ya mas del 70 % de sus tierras. Puedo decir sin embargo que España ha hecho mas que otros en ese sentido. A menudo, algunos de nuestros principales líderes han sido invitados aquí -tanto en el pasado como en el presente- para explicar la situación y tanto la sociedad civil española como la palestina han mantenido y mantienen numerosos contactos a través de Cooperación, que tiene un sistema de becas dirigidas a los ciudadanos palestinos que les permite acceder a diversos estudios en su país y al que estamos muy agradecidos

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha