Alegaciones a la petición de agua para una macrogranja porcina cuyo proyecto fue archivado en 2018

Foto: Europa Press

La plataforma ‘No a la macrogranja de Pozuelo y Argamasón’ ha presentado una serie de alegaciones ante la Confederación Hidrográfica del Júcar para que “no se otorgue la concesión de agua para el desarrollo del proyecto de macrogranja” que se quiere instalar en estas localidades.

Archivada la macrogranja porcina de Pozuelo por no cumplir los requisitos ambientales

Archivada la macrogranja porcina de Pozuelo por no cumplir los requisitos ambientales

Esta macrogranja proyectada por CEFU S.A., empresa del Grupo Fuertes, se ubicaría en la Finca La Lossa: 1.100 hectáreas de terreno en el término municipal de Pozuelo y quedaría muy cerca de núcleos de población como La Zarza (1,5 kilómetros), Casas de Cañete (1,7 kilómetros),  Argamasón (2,3 kilómetros),  de Pozuelo (2,6 kilómetros) y de La Solana que está a tres kilómetros.

Esta plataforma alega que el proyecto fue archivado en septiembre de 2018 por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que tiene incorrecciones en el cálculo de necesidades de agua y que no se puede aumentar la concesión por la situación de emergencia en la que se encuentran los acuíferos debido al cambio climático.

En este sentido, dichas alegaciones observan “incorrecciones en cálculo de necesidades de agua: datos erróneos de consumo de agua por animal, desconocimiento de necesidades de agua para la limpieza y datos de pluviometría alterados”.

Además, las alegaciones refieren que los datos con los que el técnico del proyecto argumenta las necesidades de agua, no se ajustan a los cálculos de consumo de agua del ganado contemplados en el Plan Hidrológico del Júcar.

También entre las alegaciones, esta plataforma señala que en el proyecto se habla de la limpieza que se llevará a cabo en las naves a través de un sistema que se denomina ‘Todo dentro, todo fuera’, con un total de cinco ciclos por año, y la cantidad expuesta no figuran en los cálculos de las necesidades totales.

Así mismo, alegan que la anterior propietaria de la Lossa tenía una concesión de riego de 217.300 metros cúbicos para regar 50 hectáreas , sin embargo la actual promotora hace unos cálculos de necesidades de agua de 217.927 metros cúbicos, lo que supera la concesión.

En este orden, en cuanto a la dotación de agua, se acaba de aprobar el pasado 10 de noviembre, por la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental, una reducción del 10% en las dotaciones de agua, para el próximo año, debido a la sequía, y con posibilidad de mayores restricciones en el futuro.

Desde la plataforma contraria a la macrogranja no entienden “cómo sigue adelante la tramitación de este expediente de concesión de aguas subterráneas” ante la Confederacón Hidrográfica del Júcar, “cuando el proyecto de macrogranja que se pretende abastecer con dicha concesión fue archivado en la evaluación de impacto ambiental” llevada a cabo por parte de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha el mes de septiembre de 2018.

El motivo de dicho archivo fue que la empresa promotora no presentó la documentación exigida por la autoridad competente para continuar adelante con el procedimiento, por lo que ‘No a la macrogranja de Pozuelo y Argamasón’ entiende que “si el proyecto fue archivado en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental, la tramitación de la concesión de agua asociada a dicho proyecto debería igualmente ser archivado y no concedida”.

También recogen las alegaciones que la recuperación de todas los humedales, fuentes y manantiales que se han secado o han reducido de manera sustancial sus caudales en toda la cuenca del Júcar y el Cabriel, exige invertir la tendencia descendente de los niveles piezométricos y por tanto “limitar los bombeos a los estrictamente necesarios para garantizar el uso urbano tradicional de las poblaciones asentadas sobre estas masas de agua subterránea”.

En este sentido, desde la plataforma advierten que el área donde pretende llevarse a cabo el sondeo y para la que se solicita la nueva concesión de aguas “ha experimentado en los últimos años un deterioro gravísimo, sin precedentes conocidos”.

En resumen, el uso masivo del agua a partir de acuíferos en climas mediterráneos lleva aparejado un gran impacto ambiental, por lo que la plataforma contraria a la instalación de esta macrogranja advierte que “recuperar estos pequeños espacios del agua en sus aspectos hidrológicos, biológicos, antropológicos y económicos es una tarea irrenunciable que hay que exigir a las administraciones públicas. En la gestión del agua, el interés público por la conservación del medio ambiente debe anteponerse a otros intereses privados cuyos beneficios monetarios pretenden conseguirse a costa del deterioro de la naturaleza”.

Por eso, insisten, “extracciones adicionales asociadas a macrogranjas de porcino, como la que se pretende llevar a cabo tendrían un impacto negativo sobre todos los humedales, manantiales y cauces de la zona, impidiendo su recuperación, secándolos o reduciéndolos a la mínima expresión”.

Por ultimo, también alegan que la zona donde se plantean los sondeos para abastecer la macrogranja proyectada, supondría el esparcimiento de purines en su entorno, sobre el acuífero Mancha Oriental 080.129, que está declarado Zona Vulnerable a la Contaminación por Nitratos por la Junta de Castilla La Mancha.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2019 - 10:00 h

Descubre nuestras apps

stats