Decenas de personas se saltan el confinamiento en el asentamiento de Albacete donde se detectó coronavirus

Disturbios en las inmediaciones del asentamiento ilegal de Albacete donde se ha detectado COVID-19

Vecinos de Albacete han recogido a través de las redes sociales momentos de tensión que se han vivido en las inmediaciones del asentamiento en la carretera de Las Peñas, a las afueras de Albacete, donde se han confirmado 21 casos de coronavirus, tras realizarse 370 test PCR, en un proceso que todavía no ha terminado ya que las autoridades sanitarias estiman que en el lugar podrían vivir hasta 500 personas.

Según testigos presenciales, un numeroso grupo de residentes se han saltado el confinamiento, llegando a cortar el tráfico en la zona. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno consultadas por elDiarioclm.es no han confirmado el origen de la protesta y solo avanzan que se ha pedido un refuerzo policial a otras provincias de las región. 

También se han vivido momentos de tensión en alguna terraza de hostelería, donde había clientes a la llegada de los manifestantes, quienes han protagonizado diversos enfrentamientos con la Policía Nacional, según informa EFE. De momento, no ha trascendido si hay o no detenidos. Al mediodía regresaban a la nave donde se ubica el asentamiento, un antiguo local de la empresa Cereales Saltó.

Los residentes permanecían en cuarentena en el asentamiento a la espera de concluir las pruebas diagnósticas, salvo las 21 personas que han dado positivo en los test y que han sido trasladadas al Pabellón Deportivo del Instituto Tomás Navarro Tomás de Albacete capital. Es el segundo brote en la ciudad después del registrado en un bloque de pisos en la calle Baños y que tuvo que ser confinado.

El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Albacete ha exigido al alcalde de Albacete, Vicente Casañ, que solicite al Gobierno de España "la presencia del Ejército en la ciudad o de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en número suficiente para poder devolver el orden a la ciudad y la tranquilidad a los vecinos”.

Los 'populares' piden tanto al presidente de la Junta, Emiliano García-Page, como al presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, que "tomen cartas en el asunto para garantizar la seguridad en la ciudad de Albacete ya que pese al trabajo de los agentes de la Policía Local de Albacete y de la Policía Nacional, están desbordados ante el escaso número de efectivos para hacer frente al gran número de personas de los asentamientos”.

De hecho, el portavoz popular ha solicitado una reunión de urgencia de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Albacete con el fin de dirigirse al Gobierno de España para que ponga los medios necesarios.

Serrano se ha solidarizado también con los periodistas "que han sufrido el lanzamiento de piedras y agresiones cuando estaban cubriendo los acontecimientos cuando simplemente estaban tratando de ofrecer información de lo que estaba ocurriendo". 

Serrano ha pedido que, una vez que se garantice la seguridad sanitaria y pase el periodo de confinamiento, se lleven a cabo las actuaciones necesarias para demoler de manera inmediata las construcciones en las que se forman los asentamientos formados por más de 400 personas en la zona de la carretera de las Peñas “que además está en estado de ruina y no reúne las condiciones de seguridad y salubridad necesaria”.

Por su parte, la vicepresidenta de las Cortes de Castilla-La Mancha y diputada regional del PP, Ana Guarinos, se ha preguntado "dónde está el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, cuando se le necesita" y ha lamentado "que se esconda durante todo el domingo y no dé la cara" con respecto a los incidentes de Albacete capital en los que personas de un asentamiento que se encontraban aisladas por un brote de COVID-19 han cortado el tráfico de una de las principales arterias de comunicación de la ciudad.

En un comunicado, Guarinos ha criticado que "ni ningún representante del Gobierno regional se ha pronunciado a pesar de la gravedad de los mismos", que ha dicho no entender "cómo este grave incidente, que ha generado una gran preocupación a todos los albaceteños, no ha despertado el interés del máximo responsable del Ejecutivo regional".

Mientras, desde el PSOE de Castilla-La Mancha han lamentado “la mala fe” con la que actúa el PP autonómico desde que comenzó la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y critica que “todavía no han ayudado en nada y solo juegan a aprovecharse cruelmente de todo”.

La imposibilidad de trabajar en el campo, en el origen de la protesta

Cheikhou Cisse, presidente del colectivo de apoyo al inmigrante ACAIM explica a elDiarioclm.es que en el origen de la protesta está la imposibilidad (de momento) de que quienes se alojan en el asentamiento puedan trabajar como temporeros, a la espera de que finalice la cuarentena y eso supondrá, al menos 15 días. "La mayoría son subsaharianos y en unos días se celebra la Fiesta del Cordero. Todos esperan poder mandar dinero a sus familias".

Al malestar por la falta de trabajo se suma, según Cisse, la presencia en el grupo de "cuatro o cinco personas" negacionistas de la pandemia originada por el coronavirus y que ha desembocado en protesta. "Esta es la primera vez que se produce este tipo de actitud en el asentamiento", aclara.

Denuncia la situación de precariedad "de años" en este asentamiento por el que, dice, la mayoría de esos temporeros ni deberían pasar. "Las empresas que les contratan deberían darles alojamiento" y recalca la movilidad obligada de estos trabajadores de la que culpa a los "intermediarios" a los que no duda en calificar de "sinvergüenzas".

"Uno de los chicos que se aloja en el asentamiento ha estado yendo y viniendo cada día a Socuéllamos. Otros vienen aquí tras pasar por Lepe, en Huelva o por Lleida". Cisse reclama "una solución" para este tipo de asentamientos que, en su opinión, no pasa por demoler la instalación porque eso supondría "trasladar el problema a otro lugar".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats