La portada de mañana
Acceder
La normalidad pre-COVID volverá como pronto a finales del próximo verano
Los documentos de Amazon: "Es un periodista crítico y muy próximo a los sindicatos"
OPINIÓN | El virus que agrava una sociedad infantilizada, por Rosa María Artal

La Junta de Castilla y León pide el confinamiento domiciliario de Burgos y limita las reuniones a tres personas en la ciudad

El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea.

La situación epidemiológica en Burgos "preocupa seriamente" a la Junta de Castilla y León, hasta el punto de que "esta misma tarde, a las 20.00 horas se producirá una reunión con los técnicos del Ministerio de Sanidad tras una llamada que han hecho al ministro, Salvador Illa. En esta reunión, además de los técnicos de Sanidad de Junta y Ministerio, estará presente el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, mientras que el ministro no podrá acudir por encontrarse de viaje.

El vicepresidente, Francisco Igea, ha asegurado que la Junta ha llegado hasta donde le ha dejado el decreto de alarma y ha insistido en que es necesario un confinamiento domiciliario, bien "exprimiendo el decreto de alarma actual, o yendo más allá". Además, ha adelantado que en las próximas horas se van a publicar nuevas medidas restrictivas para Burgos. Además de realizar rastreos masivos, se van a reducir aún más los aforos tanto en ceremonias religiosas como civiles, se van a tomar más muestras en aguas residuales y se llama a la población a un confinamiento voluntario. Pero, además, las reuniones "en cualquier ámbito, tanto público como privado" no podrán ser de más de tres personas no convivientes.

Mientras que la incidencia acumulada en Castilla y León muestra un leve descenso, Burgos capital está por encima de los 900 casos por cada 100.000 habitantes en la última semana. Según Igea, en la próxima semana, si nada cambia, la incidencia se situará en los 1.800 casos. El Hospital Universitario de Burgos, está derivando la mayor parte de sus operaciones a centros privados.

¿Qué ha pasado en Burgos?

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha reconocido que por el momento no se sabe qué ha fallado en Burgos capital. "Me encantaría saber por qué ha sucedido, hubo un antecedente inicial, en la primera ola -donde municipios como Miranda de Ebro tenían una alta incidencia- y todo fue bien. Ahora tenemos lo mismo que entonces y es complicado saber qué pasa. Miranda tuvo una incidencia de 1.700 casos por cada 100.000 habitantes y ahora está en 500, está bajando. Es algo que habrá que estudiar", ha comentado.

Casado ha añadido además que esta mañana el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa le preguntaba si podía haber "grandes contagiadores". "No lo sabemos, no sabemos si se trata de supercontagiadores, de que haya pasado demasiado tiempo entre detecciones y cuarentenas...es complicado saberlo, lo que hay que hacer es poner medidas para que esto se corte ya", ha aseverado.

Entre esas medidas, Casado se ha vuelto a referir a "aumentar mucho" los test de antígenos de segunda generación, a insistir en los rastreos y al seguimiento de las tomas de muestras de aguas fecales en 215 puntos de la ciudad para ver dónde se produce mayor incidencia, si bien es algo que ya se ve por positivos en cada zona básica de salud.

"Las medidas restrictivas -toque de queda, cierre de bares, reducción de aforos- han funcionado en toda la Comunidad, y Burgos ha sido la única ciudad en la que la incidencia ha seguido creciendo y no ha bajado", ha afirmado la consejera.

El vicepresidente, Francisco Igea, ha considerado necesario explicar "lo que no ha pasado en Burgos". "Por si alguien quisiera hacer otra lectura, y esta tuviese que ver con colores políticos, tengo que decir que lo que no ha pasado es que Burgos tenga un alcalde irresponsable, porque tiene a uno de los mejores que conozco", ha subrayado sobre el regidor socialista, Daniel De la Rosa.

"No conseguimos cortar las cadenas de contagios y no sabemos muy bien por qué. Hay que hacer lo más eficaz, las medidas son universales en la Comunidad pero puede que en Burgos haya algo que tenga que ver con la estructura de vida social o con supercontagiadores", ha declarado Igea.

Respecto a un 'plan b' en el caso de que el Gobierno central no haga cambios normativos que permitan confinar domiciliariamente a los habitantes de Burgos capital, el vicepresidente ha dicho que es "el mismo", poner en marcha todas las medidas posibles, y ha repetido que la situación "no es culpa de uno de los mejores alcaldes que tiene la Comunidad". "Si yo tuviera la herramienta para confinar 14 días, con todo el mundo cobrando su sueldo, sin perjuicio económico y sabiendo que esto corta la transmisión, habría tomado esa medida sin duda", ha zanjado.

Etiquetas
Publicado el
12 de noviembre de 2020 - 13:49 h

Descubre nuestras apps

stats