Los trabajadores de los clubes cannábicos exigen un convenio específico del sector

Inspección de la Guardia Civil en una plantación de cannabis

La Federación de Asociaciones de Cannabis de Catalunya (CatFAC) ha firmado un acuerdo con el sindicato Avalot-Joves de UGT para estudiar un documento que defina las condiciones de trabajo del sector. El objetivo de este documento, según han declarado fuentes de CatFAC a Catalunya Plural, es avanzar en la elaboración de un convenio del sector, además de un contrato específico para los trabajadores de los clubes cannábicos. Actualmente, estos trabajadores están contratados en su mayoría como conserjes o administrativos, una categoría que no se corresponde a las tareas que realizan.

Barcelona flexibiliza la legislación para salvar 120 clubes cannábicos

Barcelona flexibiliza la legislación para salvar 120 clubes cannábicos

"Los trabajadores viven en la indefinición, sin derechos ni garantías", ha destacado Éric Asensio, portavoz del CatFAC, federación que engloba el mayor número de asociaciones cannábicas de Catalunya. Asensio ha explicado que sólo en Barcelona hay un total de 159 asociaciones –con una media de seis trabajadores por espacio– y que éstas presentan multiplicidad de contratos. "Los trabajadores no pueden vivir de esta manera, en la total inseguridad. Porque cuando una asociación cierra los trabajadores se van a la calle sin las condiciones exigibles", ha lamentado Asensio.

UGT ha remarcado el "vacío legal" existente en el sector de los clubes de cannabis en cuanto a los horarios y el sueldo. Según las estimaciones del CatFAC, unos 3.000 empleados forman parte de alguna de las más de 400 asociaciones que hay en Catalunya, y podrían verse beneficiados por este nuevo convenio.

UGT y el CatFAC no sólo han reclamado un convenio del sector y un contrato específico este martes en rueda de prensa, también han valorado la importancia de que los trabajadores reciban formación específica y cursos en prevención de riesgos. Como punto de partida, la UGT ha creado un buzón –dirigido a los trabajadores– para pedir información o para denunciar prácticas irregulares.

Aceptación institucional de los clubes cannábicos

Los clubes cannábicos de Catalunya caminan hacia la normalización, después de que el Ayuntamiento de Barcelona flexibilizara la normativa sobre la ubicación de los espacios y que la Generalitat haya emprendido el camino hacia la regulación admitiendo una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para las asociaciones de consumidores de cannabis.

El pasado mes de mayo, con el voto a favor de BComú, ERC, PSC y la CUP, se aprobó en el Pleno municipal un Plan especial urbanístico para la ordenación territorial de Clubes y Asociaciones de Consumidores de Cannabis para salvar 120 clubes cannábicos de la ciudad. Por su parte, el Parlamento han comenzado este martes las comparecencias para la ILP de las asociaciones cannábicas, la tildada de Rosa Verda.

CatFAC es optimista respecto a la ILP, que en febrero podría ser aprobada. La Federación espera que el acuerdo con UGT sirva como herramienta de presión para el debate político que ahora se abre en el Parlamento. "Las comparecencias comienzan este martes, por lo que hacia febrero podríamos tener aprobada la propuesta de ley... Creemos que todos los partidos, menos el PP, lo ven viable", ha explicado la CatFAC a este medio.

"La Generalitat y el Ayuntamiento, entre otros, trabajan en un proceso de regulación para que las asociaciones tengan lugar en la sociedad", ha compartido también la entidad. La Federación espera que el apoyo por parte de las instituciones catalanas les sirva para aumentar su número de federados y para que los clubes "pierdan el miedo a asociarse". "Los clubes deben salir a la luz para reclamar sus derechos".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats