Catalunya descarta aumentar restricciones para Nochevieja pese al crecimiento de hospitalizaciones

Una persona transporta un árbol de navidad por la Rambla de Barcelona.

Sigue la tregua navideña. La Generalitat de Catalunya ha descartado aumentar las restricciones para Nochevieja y el resto de días festivos pese al crecimiento de hospitalizaciones. Se mantienen así las medidas en vigor desde el pasado 21 de diciembre, que entre otras excepciones alargan el inicio del toque de queda para Nochevieja hasta la 1 de la madrugada y hasta las 23h de la noche la Reyes y permiten los desplazamientos en toda Catalunya para ver a familiares y allegados.

El Govern ha evitado tomar nuevas medidas pese a reconocer el aumento de contagios y de hospitalizaciones y ha dejado en manos de la responsabilidad de la ciudadanía la contención del virus. Pese a que todavía no existen datos referentes a las interacciones de las últimas fiestas, la consellera de Salud, Alba Vergés, ha considerado este lunes que la "respuesta" de la población el día de Navidad y en Sant Esteve fue "muy buena", por lo que no ha visto necesario ampliar restricciones.

Lejos de bajar, los ingresados en los hospitales catalanes, ascienden este lunes a 1.736, un total de 113 más que hace una semana, de los que 337 están graves en las UCI, diez más que el pasado lunes. La velocidad de propagación del virus se sitúa en 1,16, lejos del umbral de 0,9 para suavizar las restricciones. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ya había advertido antes de Navidad del empeoramiento de las cifras y se había mostrado partidario de medidas más duras.

No ha sido ningún conseller, sino la directora general de Protección Civil, Isabel Ferrer, quien ha expresado la "preocupación" del Govern por el "nivel delicado" y el "crecimiento progresivo" de los contagios y la presión asistencial. Pero esa preocupación no se ha concretado en ninguna medida nueva tras la reunión del comité de emergencias que este lunes ha revisado las restricciones aprobadas la semana pasada,

Mucho más moderado se ha mostrado el conseller de Interior, Miquel Sàmper, quien se ha limitado a pedir contención a la ciudadanía: "Aunque podamos terminar Nochevieja a la 1 nadie nos obliga a terminar a la 1, y aunque nos podamos encontrar diez personas nadie nos obliga a ser 10". El propio Sàmper había amagado este domingo en RAC-1 con "retocar" el toque de queda en Nochevieja ante el aumento de contagios.

Las medidas de reducción de la movilidad y de los encuentros sociales que seguirán en vigor el resto de fiestas navideñas serán débiles, más parecidas a las de la Comunidad de Madrid que a las restricciones duras implantadas en la Comunidad Valenciana. Las reuniones en Catalunya se mantienen en un máximo de 6 personas, a excepción de Nochevieja y Reyes, cuando se permitirán hasta 10 personas de dos burbujas diferentes.

Sigue estando prohibido salir de la comarca de residencia –salvo para ir a trabajar–, pero se permiten las salidas y entradas para ver a familiares, para las reuniones de las fechas señaladas de Navidad, y también para acudir a segundas residencias o establecimientos dentro o fuera del territorio catalán. También se mantienen las restricciones horarias en bares y restaurantes, que solo pueden abrir de 7:30h a 9:30h y de 13:30h a 15:30h. Salvo novedad, estas medidas estarán en vigor hasta el 11 de enero.

Etiquetas
Publicado el
28 de diciembre de 2020 - 14:55 h

Descubre nuestras apps

stats