La Catalunya social hará la ‘V’ por el derecho a decidirlo todo

Estelada y camiseta amarilla en una manifestación contra los recortes. / Edu Bayer

La llamada de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural a llenar las calles de Barcelona en forma de 'V' tendrá, un año más, la presencia de una amplia representación de la Catalunya social. En un día de afirmación nacional como lo es la Diada, diferentes sectores de la sociedad civil, los movimientos sociales y del tercer sector quieren recordar que los derechos nacionales son inseparables de los sociales y, sobre todo, que el derecho a decidir no se puede defender, únicamente, en clave identitaria.

Per què la Diada no serà un fracàs

Organizaciones sindicales, como CCOO y UGT; asociaciones vecinales, como la FAVB o la CONFAVB; plataformas como SOSRacisme o el CJB, y multiples entidades de las agrupadas en la campaña ‘Para una Catalunya social’, continuadora de las movilizaciones llevadas a cabo por la Plataforma Prou Retallades (basta de recortes), se ubicarán en los tramos 57 y 58 —situados en la Gran Vía, entre las calles de Balmes y Rambla de Catalunya— con el objetivo de hacer visible la pluralidad de la sociedad catalana. El pasado mes de julio estas y otras entidades decidieron participar en las acciones reivindicativas que el 11 de septiembre se realizarán en toda Catalunya a favor del derecho a decidir y de la convocatoria de la consulta del 9-N.

"Ni la democracia se reduce a votar cada cuatro años, ni el derecho a decidir se puede limitar a determinados aspectos de la vida política, sino que debe abarcar todas las cuestiones que afectan a la ciudadanía como son los derechos y la protección social ", explican en el manifiesto conjunto de la convocatoria. Desde la FAVB, una de las principales agrupaciones vecinales de Barcelona, el caso Pujol pone de relieve, precisamente, que los poderosos de aquí y de todo el Estado “siempre se han entendido por encima de los pueblos”. Para SOS Racismo, en cambio, quieren aprovechar la oportunidad de dar a conocer la campanya Tanquem els CIE, "ya que en la movilización por un nuevo país hay que recordar la importancia de garantizar los derechos humanos".

La Plataforma LGTB, que agrupa a los colectivos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, participará en el tramo 45 de la 'V'. Según informan, su voluntad es “hacer ‘Vía’ hacia unos Países Catalanes independientes y no patriarcales". La elección del tramo no es casual. El colectivo celebra los 45 años de los disturbios de Stonewall, unos conflictos violentos que hubo en la ciudad de Nueva York entre homosexuales y policías en 1969 considerados como el punto de inflexión para los modernos movimientos pro derechos de los homosexuales en todo el mundo.

El diagnóstico de estas entidades asume el conflicto Catalunya-Estado pero incorpora una denuncia a las élites económicas y a la falta de transparencia democrática común a ambos lados del Ebro. A diferencia de las tesis del nacionalismo clásico, donde el Estado aparece como principal responsable de los males de Catalunya, las entidades señalan una crisis del régimen heredado de la Transición. La crisis de la corona o del bipartidismo español tienen la misma raíz que la crisis que sufren los partidos hegemónicos catalanes o el sistema territorial; así como la extensa mancha de la corrupción, más aún tras el Caso Pujol, iguala Catalunya con el resto del Estado en la necesidad de regeneración democrática.

Una formación que no se perderá esta cita será ICV, que anima a participar en la Vía Catalana y en las movilizaciones sociales "independientemente" de cuál sea la posición en relación a la soberanía de Catalunya. Más gráfico ha sido su jefe de filas Joan Herrera, con afirmaciones como esta: “Hoy la responsabilidad del resto del Estado es entender que la oleada de 20 metros que viene de Catalunya se debe aprovechar para un cambio en la correlación de fuerzas; pero también nosotros seríamos muy miopes si diéramos la espalda a las oleadas que crecen en el resto del Estado y no las aprovecháramos para un cambio de régimen en Catalunya”, y citó en clave social los ejemplos de la Marea Blanca o, en clave política, el de Podemos.

Un año de EncerclemLaCaixa

Un año después del éxito de rodear la Caixa, Procés Constituent volverá a jugar la carta del simbolismo en la Diada de este año. El movimiento impulsado por Arcadi Oliveres y Teresa Forcades anima a la ciudadanía a participar de la 'V' en los tramos 19 y 20, a la altura de la avenida Diagonal con Paseo de Gracia, ante el Deutsche Bank y del Obelisco, conocido popularmente con el nombre del "lápiz". En el primer caso se quiere mostrar el rechazo a uno de los símbolos del poder financiero internacional y, en el caso del monumento de la victoria fascista, como símbolo que recuerda el ataque contra los derechos y libertades de Catalunya.

"Queremos participar en una V que signifique el reclamo de vivir con dignidad; de construir un pueblo que sea una unidad política soberana, que defienda la diversidad, que sepa autogestionarse, que sea capaz de crear vínculos de comunidad y proyectos de economía social; que promueva los valores democráticos, participativos y una ética solidaria”, describen en el manifiesto del 11 de septiembre.

Una de las activistas que más ha escrito sobre la Diada, Ester Vivas, lo explica con estas palabras. "Algunos afirman que Madrid nos roba o que si decimos adiós a España, problema resuelto. Nada más lejos de la realidad. La verdad es que tenemos los ladrones en casa y se llaman Millet, Montull, Fainé, Crespo, Pujol, Brufau...” Y se pregunta: "¿Independencia para qué y para quién?”. Según Vivas, el debate abierto hoy en Catalunya es una oportunidad para romper con el injusto marco legal establecido y para repensar las bases del modelo de sociedad. "Ser independientes sí, pero para abrir un proceso constituyente que nos permita decidir, a todos, qué país queremos".

El acto, promovido también por la Marcha de la Dignidad, contará con el apoyo formaciones como Guanyem Barcelona. Una de sus cabezas visibles, Ada Colau, anima a la ciudadanía a participar activamente del 11 de septiembre y ve el 9N como una doble oportunidad. "Por un lado, recuperar la soberanía ciudadana en aspectos centrales de la vida política y económica. Por otro, romper desde abajo con el régimen de poder heredado de 1978 y conectar así con otras iniciativas hermanas que se plantean objetivos similares dentro y más allá del Estado”.

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2014 - 09:48 h

Descubre nuestras apps

stats