Dimite el concejal socialista de L'Hospitalet acusado de corrupción

Alcázar, durante un acto del PSC

El concejal socialista y primer secretario del PSC de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Cristian Alcázar, ha dimitido de sus cargos públicos y en el partido tras ser acusado formalmente por la Fiscalía de estafar al Consell Esportiu de su ciudad para que otro exedil socialista cobrara una indemnización por despido fraudulenta.

En un comunicado, el PSC de L'Hospitalet ha indicado que Alcázar dimite “para concentrarse en su defensa” en el primero de los juicios que afronta por el caso Consell Esportiu, en el que Anticorrupción le pide cuatro años y medio de prisión por estafa. El exedil ha querido reiterar su inocencia y ha agregado que su dimisión busca “disipar cualquier duda sobre su gestión en el Consell Esportiu, el consistorio y en favor del PSC”.

Con la renúncia de Alcázar, el caso Consell Esportiu, que investiga el presunto desvío de fondos de la entidad deportiva por parte de políticos socialistas de L'Hospitalet, se cobra su segunda dimisión política, pero de mayor calado que la primera, el exedil Cris Plaza. Alcázar era el jefe del PSC en L'Hospitalet y un peso pesado del partido, además del considerado sucesor natural de Núria Marín en la segunda ciudad de Catalunya.

Según el fiscal, Alcázar y el exedil socialista Cris Plaza, quien también dimitió por el caso Consell Esportiu, “concertaron sus voluntades” con el objetivo de que el segundo “obtuviera un indebido beneficio económico” con la excusa de poner fin a la relación laboral que le unía con el ente deportivo, donde era director técnico administrativo.

El Consell pactó con Plaza una indemnización por despido por importe de 47.147,62 euros que le fue abonada siete meses después y fue autorizada por Alcázar. Tanto el acuerdo de despido como el pago de la indemnización se realizaron “a espaldas” del Ayuntamiento –que junto a la Generalitat nutre al Consell con subvenciones– y de los órganos de gobierno y la asamblea del propio ente deportivo. El objetivo de esta opacidad, mantiene el fiscal, era que ambos acusados querían “privar de la información a los organismos con la intención de mantener una situación de normalidad”.

La salida de Plaza del Consell, de hecho, fue solo temporal. Dos años después volvería al Consell como vocal del ente pese a exponer en una carta a sus amigos en 2016 que ponía “punto y aparte a su vinculación con el deporte” y celebrar cuatro actos de despedida del Consell. Ambas circunstancias “se compadecen mal con una situación de despido”, observa el fiscal. En 2019, “como colofón”, Plaza fue nombrado presidente del Consell tras conseguir el acta de concejal por el PSC.

Descubre nuestras apps

stats