El lujo amenaza a la Barceloneta

El tradicional puerto de la Barceloneta se enfrenta a una remodelación que lo llenará de embarcaciones de lujo. /CARMEN SECANELLA

Llegir versió en català

Todos los barrios de Barcelona tienen su personalidad, pero posiblemente ninguno la tenga tan definida como la Barceloneta. Sus calles y plazas están llenos de vida y es imposible no sentir en ellas la presencia del Mediterráneo. Algunas imágenes y sobre todo algunos personajes recuerdan todavía a la Barcelona de los años 80. Pero sería un error decir que el tiempo se ha detenido en la Barceloneta. Como todos los barrios del distrito céntrico de Ciutat Vella, en la Barceloneta las nuevas realidades sociales se manifiestan tozudamente y, ahora que se acerca el buen tiempo, se volverá a apreciar la extraña mezcla entre vecinos (autóctonos o inmigrantes) que tienen que hacer malabarismos para llegar a fin de mes y turistas despreocupados que sólo piensan en playa y pasarlo bien.

El equilibrio no es siempre fácil, pero salvo algún caso concreto, se ha conseguido. La Barceloneta mantiene su encanto y la vida de barrio mientras que los turistas, ajenos a todo este debate, disfrutan de sus vacaciones. Todavía hay vecinos que recuerdan el cambio que supuso abrir Barcelona al mar, antes de los Juegos Olímpicos de 1992, y el gran impulso que esta transformación supuso para la Barceloneta. Incluso hay vecinos que recuerdan el barrio antes de 1966, cuando convivió con las barracas del Somorrostro. Gracias a estas transformaciones, y al talante de sus vecinos, la Barceloneta es hoy día lo que es.

Ahora, una vez más, el barrio pescador de Barcelona tiene sobre la mesa un nuevo proyecto urbanístico que permitirá “incentivar la actividad económica y garantizar la calidad de vida de las personas que lo habitan”, según palabras del teniente de alcalde de Hábitat Urbano de el Ayuntamiento de Barcelona, ​​Antoni Vives (CiU). La experiencia ha demostrado que las transformaciones urbanísticas han ayudado a la Barceloneta, en particular, y a la ciudad, en general; pero esta vez el proyecto ha levantado grandes recelos. Una parte del popular barrio barcelonés se siente amenazada y no sólo porque el barrio corra el riesgo de perder su personalidad, sino porque los vecinos temen no poder pagar los alquileres de los pisos y tiendas tras la metamorfosis, que consistirá en convertir el actual puerto en un puerto de lujo.

Nuevos edificios con spa y restaurantes de lujo

La nueva transformación del Port Vell incluye diferentes proyectos. Y todos ya han sido aprobados, gracias a los votos de CiU, el Gobierno municipal, y PP, su principal socio. El principal cambio que se ha aprobado es el de convertir el Muelle de la Barceloneta y el del Reloj en un puerto donde puedan atracar yates de gran eslora, es decir, de más de 30 metros. Hasta ahora había 410 amarres para embarcaciones pequeñas y medianas, algunos de los cuales servían como vivienda, que ya se han ido trasladando a la Villa Olímpica. Para dar servicios a los nuevos usuarios de los muelles, el Ayuntamiento de Barcelona también ha aprobado la construcción de dos edificios. Uno se situará entre el Muelle de la Barceloneta y el del Reloj y ofrecerá servicios de lujo como un spa, un restaurante de alto nivel y otras actividades recreativas. Será de planta baja más un piso. El otro edificio de nueva construcción se ubicará a la altura del Museo de Historia de Cataluña y tendrá una recepción y un espacio para dar servicio a las tripulaciones. Hay que tener en cuenta que algunos de estos yates, que se pasarán meses atracados en este puerto, necesitan hasta 70 trabajadores.

El puerto es un espacio público explotado por una empresa privada en régimen de concesión. La empresa que hay detrás es el grupo de inversión Salamanca Group, una multinacional con sede en Chipre (al menos hasta ahora) que recientemente compró Marina del Port Vell, la empresa concesionaria, es decir, la que paga dinero al Ayuntamiento para poder explotar un servicio cada vez más lucrativo.

Yates más grandes que los pisos

El proyecto ha generado polémica por diferentes motivos. En primer lugar por una cuestión ética: convertir el puerto de la Barceloneta, uno de los barrios más humildes de la ciudad, en un espacio elitista al servicio de los multimillonarios de todo el mundo no parece el más acertado. Algunos vecinos que viven en pisos de menos de 30 metros cuadrados ven desde su balcón el famoso Eclypse, el yate más grande del mundo, propiedad del magnate ruso Roman Abramovic, que tiene 170 metros de eslora, dos piscinas, discoteca y dos helipuertos en cubierta, entre otros servicios. El yate está atracado en las instalaciones de Marina Barcelona 92, que trabaja para su mantenimiento.

Pero independientemente de la ética y la moral, el proyecto ha provocado muchas críticas porque privatiza claramente un espacio público, y apuesta por un modelo de ciudad más que discutible. “Un lugar de todos pasará a ser un lugar exclusivo”, lamenta la Síndica de Greuges de Barcelona, ​​Maria Assumpció Vilà, que recuerda que el Puerto “es un espacio público al servicio de la ciudadanía”. Desde su punto de vista, una transformación de este nivel “requiere un mayor proceso participativo o una consulta ciudadana”. Pero no ha sido así.

Inversión para la ciudad

El proyecto reportará ingresos a la ciudad, en impuestos gracias a todas las actividades que se desarrollarán, y en lugares de trabajo, porque hay que reformar el puerto y para el mantenimiento de los yates, que se hará de Marina Barcelona 92, también necesitará más mano de obra. Los defensores del proyecto dicen que, además, las tripulaciones y los dueños de los yates también se gastarán dinero en la zona y los vecinos en sacarán un beneficio. Además, el acuerdo también prevé que las empresas privadas Marina Barcelona 92 ​​y Marina del Port Vell y la Fundación para la Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) destinarán recursos para la constitución del Barcelona Cluster Náutico, una agrupación de empresas y entidades públicas que fomentará el conocimiento del sector marítimo y hará de polo de atracción para inversiones en este sector.

Gala Pin, miembro de la Asociación de Vecinos del Ostia, está convencida de que el clúster se hará esperar más de la cuenta y no ve tan claro que los millonarios que vendrán al puerto se gasten su dinero en las tiendas de la Barceloneta. Es más, Pin recuerda que el próximo año se acaban las rentas antiguas de muchos comercios y los precios se dispararán. Algunas tiendas de toda la vida tendrán que cerrar y los vecinos temen que su lugar lo ocupen tiendas de lujo que tiren por tierra el tejido comercial de toda la vida. En resumen, temen que el barrio sea tan bonito y tan elitista que ellos ya no puedan vivir. “La transformación generará un polo de atracción y un mercado nuevo interesará y el precio del alquiler de los locales y las viviendas se disparará”, prevé esta portavoz vecinal. Pin, que desde que sabe que el barrio se transformará ha convertido en casi una experta en yates y los hábitos de los multimillonarios, asegura que “los ricos consumen en circuitos cerrados”. Finalmente, también critica la privatización del espacio público y el concepto de “ciudad escaparate” por el que apuesta Barcelona.

Entre los comerciantes hay diferentes puntos de vista. Antonio Lozano, que tiene una pequeña bodega donde el olor de madera se mezcla con el aroma del vino, ha perdido clientes desde que las embarcaciones pequeñas y medianas se han trasladado a la Villa Olímpica. Algunos marineros, que vivían en los barcos, le compraban litros y litros de vino. Este comerciante no tiene ninguna esperanza de que los nuevos inquilinos del Puerto visiten su bodega. “Es otro tipo de gente. Tienen otro nivel. Estos llaman a un almacén y se los llevan todo. Los pequeños comerciantes ni los veremos ”. Lozano añade: “Después de los Juegos Olímpicos la Barceloneta mejoró mucho pero ya está volviendo a cambiar... Yo prefiero la de antes ”.

No muy lejos de esta pequeña bodega, hay otra tienda nueva y bonita. Sin olores. Su dueño prefiere no idenfiticar para que teme que el señalen. Él está a favor del puerto de lujo porque está convencido de que venderá más y porque los cambios siempre han ayudado al barrio.

Nadie sabe muy bien cuál será el resultado final de esta gran transformación que le espera en la Barceloneta. Existe el precedente de la reforma del Born, pero esta vez el cambio no busca un mercado acomodada. Busca multimillonarios y, por tanto, es un mal ejemplo. El impacto será mucho más fuerte. Todo está por ver y las obras ya han comenzado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats