El conseller estuvo en contacto con Compromís pero Puig negoció el 'sí' sin consultar ni comunicar nada a Oltra

Vicent Soler i Ximo Puig (PSPV), junto a Clara Ferrando (Compromís)

Europa Press/eldiario.es

La Conselleria de Hacienda asegura que informó durante toda la mañana de este miércoles, antes de la votación en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), de la negociación "in extremis" con el Gobierno central que fructificó en el "acuerdo histórico" por el que el Estado asumirá medidas transitorias por importe adicional de 850 millones de euros para la Comunitat Valenciana.

Fuentes del departamento que dirige Vicent Soler sostienen a Europa Press que el conseller estuvo "desde primera hora de la mañana" en contacto con dirigentes de la coalición a nivel estatal, como el portavoz en el Congreso, Joan Baldoví, y autonómico: la vicepresidenta del Consell y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra, y la secretaria autonómica Clara Ferrando.

Desde Hacienda rechazan así las críticas de Oltra, que este jueves ha calificado el acuerdo de "mejorable" y ha defendido que "un maltrato singular necesita una reparación singular". En la misma línea, el portavoz adjunto de Compromís en Les Corts, Juan Ponce, ha admitido la existencia de "malestar" en la coalición porque el 'sí' del Consell en el CPFF "no estaba pactado" en el Botànic.

La negociación se produjo "a contrarreloj y in extremis" hasta la hora de la votación. "En todo momento, el conseller convino con ellos (Compromís) que, si el Gobierno no ponía una mejora tangible para la Comunitat encima de la mesa, se mantendría la abstención", recalcan desde Conselleria.

Las mismas fuentes explican que los miembros de la coalición insistían en que la mejora fuera tangible, a lo que Soler les respondió que estaban en ello, en negociación con el Ministerio. Más tarde se incorporó el 'president', Ximo Puig, a la última conversación con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la que se ratificó la oferta para la Comunitat, relatan.

Como finalmente se produjo "un cambio de circunstancias", los representantes del Gobierno valenciano entendieron que "había condiciones de cambiar el voto a positivo". En definitiva, desde Hacienda sostienen que el Consell votó "en coherencia con lo que había acordado" con Compromís.

"Si el Gobierno no pone nada, aquí no se regala nada", ilustran las mismas fuentes, para reiterar en que los 850 millones de medidas transitorias es "una mejora tangible innegable". Ponen como ejemplo los 350 millones para la deuda del Consorcio Valencia 2007 de La Marina, algo que "se ha puesto sobre la mesa tras diez años en los que mirábamos con envidia en los procesos de negociación nacional".

Por todo ello, desde la Conselleria insisten en que "el conseller era el negociador" y "no hay dos gobiernos; solo uno", ya que ven el acuerdo Generalitat-Gobierno como "un éxito de todo el Consell".

"Eso es falso"

"Eso es falso", así se pronunciaba el jefe de gabinete de Mónica Oltra, Miquel Real, en un tuit desacreditando las explicaciones dadas desde las filas socialistas.

Desde la coalición admiten los términos de la conversación mantenida con el conseller Vicent Soler explicada por los socialistas, pero señalan que esta se produjo por la mañana del miércoles, mientras que la negociación definitiva la realizó el president Ximo Puig posteriormente el mismo día.

Desde el entorno de Mónica Oltra entienden que hubo un cambio del que no fueron informados del sentido de voto, y que este fue premeditado o "improvisado" el mismo día.

Etiquetas
Publicado el
24 de agosto de 2018 - 09:02 h

Descubre nuestras apps

stats