Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

Eduardo Zaplana usa las guerras internas del PP para negar la mordida de Juan Cotino: “Nos llevábamos fatal”

Eduardo Zaplana durante su segunda declaración en el juicio del 'caso Erial'.

Lucas Marco

València —

6

La defensa de Eduardo Zaplana ha aprovechado para que el exministro y expresidente de la Generalitat declarara este miércoles de nuevo a ciertas preguntas, por alusiones a las afirmaciones de otros acusados que han declarado como legales representantes de empresas implicadas, concretamente su exjefe de gabinete, Juan Francisco García, al frente de la consultora Dobles Figuras, que facturó falsamente más de un millón de euros a la empresa de Vicente Cotino, otro de los que ha confesado.

Zaplana ha negado que se reuniera con Juan Cotino, exconseller y exdirector general de la Policía con el PP, para diseñar el amaño de la adjudicación de las ITV y el cobro de comisiones. El principal acusado se ha remitido a sus agendas intervenidas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para rechazar un hecho confirmado por su exjefe de gabinete. Zaplana ha dicho que “jamás” habló del asunto con Juan Cotino. El sobrino del político aludido, el empresario Vicente Cotino, confesó los hechos y confirmó que el clan político-económico pagó una mordida a Zaplana por el amaño de la adjudicación de las ITV.

Para tratar de demostrar que su jefe de gabinete habría mentido en su confesión, Zaplana se ha remitido a su “relación absolutamente inexistente” con Juan Cotino en el periodo en que se apagaron las comisiones en el extranjero. “Se puede observar en mi agenda que la última reunión con Juan Cotino es de 2003”, ha dicho.

Hasta su detención en 2018, “no hay una sola reunión” con Cotino en su agenda intervenida por la UCO. Eduardo Zaplana se ha referido a las sonadas guerras internas en el PP valencianos entre 'campistas' y 'zaplanistas' a partir del momento en que el acusado fue nombrado ministro de Trabajo por José María Aznar. “Nos llevábamos fatal”, ha dicho. También se ha remitido a las “hemerotecas de cualquier medio”.

“Yo rompí relación en la Comunitat Valenciana con el Gobierno de [Francisco] Camps”, ha recordado. “Aquello fue un episodio bárbaro mediático”, ha dicho. También se ha referido a los “plantes” en las Corts Valencianes por parte de los diputados del sector zaplanista.

“Cuando, en teoría, Cotino se encarga de hacerme llegar una remuneración, no tengo relación con Cotino”, ha afirmado Zaplana. El expresidente valenciano ha asegurado que, con ocasión de la imputación de Cotino en el 'caso Erial', volvió a mantener una relación con el político, representante del sector del Opus Dei en el PP valenciano, con el que recuperó la “sintonía” que había mantenido antes de las guerras internas. Zaplana también ha asegurado que no conocía al empresario Vicente Cotino.

Pachano fue testaferro “por amistad” con Zaplana

Joaquín Barceló 'Pachano', amigo de la infancia de Eduardo Zaplana y testaferro confeso del exministro del PP, ha vuelto a declarar en el juicio del 'caso Erial'. Esta vez en su condición de legal representante de tres empresas españolas: Costera del glorioso, Medlevante y Gesdesarrollos. Se trata de tres de las empresas usadas por la presunta trama para retornar a España los fondos en cuentas de Luxemburgo, Andorra y Panamá. Pachano, que ya confesó su condición de testaferro de Eduardo Zaplana en el tinglado societario montado en los tres países. En esta segunda declaración, el acusado ha declarado que sólo cuenta con el título del Bachillerato superior.

El fiscal anticorrupción, Pablo Ponce, he ha preguntado por su papel en las empresas y, específicamente, en las operaciones de adquisiciones de terrenos en La Vila Joiosa con los fondos retornados a España. Ni fue consultado en nada, ni tomó decisiones ni tuvo nada que ver con la disolución de la sociedad luxemburguesa montada por Beatriz García Paesa, sobrina del famoso espía.

Pachano, un empresario dedicado a la construcción de piscinas, ha especificado que la firma Costera del Glorio la constituyó su padre en 1997. El progenitor del testaferro falleció en 2001.

El presidente del tribunal de la sección cuarta de la Audiencia Provincial de València, el magistrado conservador Pedro Castellano, ha planteado varias preguntas acerca del papel de Pachano al frente de las empresas. ¿“Usted por qué hacía todo esto?”, le ha preguntado. “Porque me lo solicitaron”, ha contestado el acusado.

El juez ha querido profundizar en los motivos para prestar su nombre en las empresas. Pachano ha explicado: “Era para la construcción de solares en Villajoyosa, para canalizar el dinero de Medlevante y canalizar el de Imison”, una de las empresas de la trama.

Joaquín Barceló ha detallado que no lo hizo por amistad en relación con Francisco Grau, asesor fiscal de la trama. Fue “por amistad” con Zaplana“, ha dicho. ”Como dije en su día“, ha apostillado en referencia a su primera declaración de confesión.

Etiquetas
stats