“Los ayuntamientos somos los más castigados por los planes de ajuste y los corsés de Montoro”

El alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Representantes de 55 ciudades de más de 150.000 habitantes acuden este jueves y viernes a unas jornadas convocadas por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, para debatir sobre las finanzas y las políticas fiscales de los municipios. Un manifiesto, la llamada Declaración de Valencia, servirá de vehículo para canalizar la reivindicación ante el Gobierno del Estado de la reforma de la Ley de Haciendas Locales y de una financiación justa.

Ribó, de Compromís, que gobierna mediante un acuerdo con el PSPV-PSOE y la plataforma Valencia en Comú, es uno de los referentes de las nuevas mayorías de progreso en las principales ciudades. Al encuentro asistirá la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, mientras que la de Barcelona, Ada Colau, ha excusado su asistencia por motivos personales (la representará el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello). Participarán los alcaldes de A Coruña y Zaragoza, Xulio Ferreiro y Pedro Santisteve; y también los regidores socialistas de Castellón y Valladolid, Amparo Marco y Óscar Puente, o Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, la capital más grande que gobierna el PP, que interviene en una de las mesas redondas.

¿Cuál es el objetivo de las jornadas municipalistas?

Los ayuntamientos somos las instituciones más cercanas a la ciudadanía y, por lo tanto, las que resolvemos un mayor volumen de sus problemas del día a día. Las administraciones locales lo hacemos con mucho gusto, y queremos continuar haciéndolo, pero prestando unos servicios de calidad, y esto sólo será posible con una financiación adecuada. Los municipios somos Estado, prestamos unos servicios y nuestros vecinos y vecinas merecen un trato óptimo.

¿Es un encuentro de grandes ciudades o de alcaldías de las nuevas fuerzas de izquierda?

Cualquiera que vea el programa de las jornadas podrá comprobarlo. Hemos invitado a todas las capitales de provincia del Estado, a las ciudades españolas mayores de 150.000 habitantes y a los municipios valencianos mayores de 25.000 habitantes. Vienen alcaldes de Compromís, del PP, del PSOE, de candidaturas municipalistas de las nuevas fuerzas de izquierda...

¿Se trata de formar un frente ante el Gobierno de Rajoy?

Se trata de que los vecinos y vecinas de cualquier municipio tengan unos Ayuntamientos que los puedan servir adecuadamente. En todo caso, estaríamos hablando de un frente municipalista, transversal ideológicamente, que pide mejoras reales. La administración local es la única que tiene superávit en sus cuentas, pero aun así es la más castigada por el deficitario gobierno central, con los planes de ajuste, los corsés de Montoro y la aplicación de la regla del gasto.

¿No podía haberse utilizado la Federación Española de Municipios y Provincias como instrumento de una convocatoria de estas características?

La Federación Española de Municipios y Provincias está presente en estas jornadas. De hecho, su presidente, Abel Caballero, está invitado desde un principio. Estamos orgullosos de que Valencia lidere esta iniciativa de ámbito estatal y por eso, como es natural, también está invitada la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, con su presidente Rubén Alfaro al frente.

La reforma de la financiación local, que es el tema de las jornadas, centrará la prevista “Declaración de Valencia”. ¿Se incluirán otras reivindicaciones como el cobro del IBI a la Iglesia?

Una financiación local justa es imprescindible si queremos que la ciudadanía tenga un transporte público adecuado, una limpieza óptima, unos recursos culturales como hacen falta y el largo etcétera de servicios que prestamos los ayuntamientos. También hablaremos de la necesidad de que las confesiones religiosas, sean las que sean, paguen las correspondientes tasas municipales por sus locales que albergan negocios. Si cualquier autónomo paga el IBI por su local, no entendemos por qué una confesión religiosa tiene que quedar exenta de un inmueble suyo donde haya instalada una empresa.

¿Cuáles son los objetivos mínimos a los que se tiene que comprometer el Gobierno?

A reformar la Ley de Haciendas Locales para que los ayuntamientos podamos flexibilizar los tributos locales. Esto nos permitiría adaptarlos a la realidad actual de los municipios, a la situación ambiental, económica y social, que no es igual ahora que hace 30 años. Las transferencias del Estado que recibimos los ayuntamientos tendrían que ser acordes con las competencias que tenemos.

¿Qué continuidad tendrá la iniciativa? ¿Hay intención de crear algún órgano estable?

En el marco de estas jornadas, los diferentes alcaldes y alcaldesas firmaremos la Declaración de Valencia por una financiación local justa, y no queremos que esto quede en papel mojado. Continuaremos trabajando conjuntamente, todos los ayuntamientos y la FEMP para cubrir las necesidades de los municipios.

¿Qué harán si el Gobierno no hace caso de sus demandas?

Es imposible que el Gobierno central sea insensible a las demandas de todas las ciudades más importantes del Estado, siendo como somos la única administración que cumple con el Plan de Estabilidad, y que presentamos un superávit en nuestras cuentas.

¿Estamos ante la creación de un lobby de grandes ciudades?

Estamos ante una reacción lógica de las ciudades y, en general, del municipalismo. Queremos mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas, nos esforzamos para hacerlo cada día, pero al mismo tiempo sufrimos la tutela del Ministerio de Hacienda que, por ejemplo, mediante el Plan de Ajuste, no permite invertir el superávit de un Ayuntamiento en lo que el gobierno local considere necesario.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats