Juicio a la visita del Papa a València: el saqueo de Gürtel en Canal 9 para repartir 'mordidas' y regalar coches y trajes a políticos del PP y periodistas

Pedro García, exdirector general de RTVV, a su salida de la Audiencia Nacional.

Un chaquetón para Juan Cotino; trajes, un Mini y 500.000 euros para el exdirector general de RTVV (Canal 9) Pedro García; 200.000 para el expresidente de Repsol Ramón Blanco Balín y 2,6 millones para la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Así se hizo el reparto, según la Fiscalía Anticorrupción, del dinero saqueado a la televisión pública valenciana por el montaje de pantallas gigantes para seguir la visita del papa Benedicto XVI a València en 2006. El juicio de esta pieza separada del caso Gürtel arranca este lunes en la Audiencia Nacional con 23 procesados y petición de penas de hasta 40 años de cárcel.

Corría el año 2006 y, con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno de España desde 2004, la trama Gürtel había centrado todas sus fuerzas en su delegación valenciana, liderada por su comercial en la zona Álvaro Pérez El BigotesEl Bigotes. El PP de Francisco Camps –formación condenada ya en la Audiencia Nacional por financiación ilegal– convirtió la Comunitat Valenciana en esos años en centro de grandes eventos que servirían para extraer recursos públicos destinados a engrosar las cuentas del partido a través de contratistas y administraciones. También para el enriquecimiento de algunos políticos y empresarios.

Pese a la filiación democristiana del PP, este saqueo sistemático no fue menos en la visita del Papa a València de julio de 2006. Miembros del PP no dudaron en urdir un plan para obtener fondos ilícitos de este acontecimiento que, en este caso, se extrajeron de la extinta televisión pública Canal 9. Los investigadores consideran que la Fundación V Encuentro de las Familias –la autorizada por El Vaticano para organizar el evento– firmó un convenio con la Radio Televisión Valenciana (RTVV) para el montaje de pantallas gigantes expresamente para que la trama Gürtel se hiciera con el contrato y repartiera las mordidas y prebendas entre los facilitadores.

Entienden las acusaciones que los cerebros de la operación fueron el exdirector general de la policía con Aznar y expresidente de las Corts, Juan Cotino; el empresario Francisco Correa y el exdirector general del PP, Pedro García.

Cotino, como hombre en la sombra y hacedor en la Fundación V Encuentro de las Familias, fue quien habría ayudado a legitimar el contrato con el Vaticano, puesto que nada se podía hacer vinculado al Papa sin la autorización de la entidad. Correa habría puesto la infraestructura de sus empresas para facturar servicios y García el dinero público saltándose el procedimiento legal y pagando por un servicio 7.493.600 euros, el doble de lo que cobró la empresa alemana que realmente hizo el trabajo. En total, 3,4 millones de euros públicos desviados para repartir.

La iniciativa de montar pantallas gigantes, como un año antes habían hecho en Colonia (Alemania) en una visita papal, tuvo tanto apoyo institucional que hasta una representación del Vaticano se plantó en las oficinas de Canal 9 para supervisar la actuación de la televisión pública que acabó beneficiando a la trama Gürtel.

Por este motivo, durante el juicio tendrán que declarar como testigos el obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero y el que fuera secretario del cardenal fallecido Agustín García-Gasco, Antonio Ramón Corbí. También desfilarán como testigos miembros de la Fundación V Encuentro; el expresidente de la Generalitat Valenciana y el expresidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner.

Directivos de RTVV, que acabó cerrando el propio PP en 2013 con un agujero de 1.200 millones de euros, también se sentarán en el banquillo al haber ayudado a amañar el procedimiento que facilitó el pago de los 7,5 millones. Se trata de históricos nombres de la televisión y vinculados al partido como Vicente Sanz, condenado ya por abuso sexual a tres trabajadoras del ente público; Juan Prefaci, Antonio José de la Viuda o José Llorca. Entiende la Fiscalía que fueron sabedores y conocedores del amaño del proceso para adjudicar el montaje de las pantallas a la empresa de la red Gürtel Teconsa.

Teconsa une a la Gürtel valenciana con la castellanoleonesa. También se sentará en el banquillo de los acusados por esta operación José Luis Martínez Parra, empresario propietario de esta sociedad. En el reparto de las mordidas, a esta empresa le tocaron 200.000 euros por haber permitido su uso para realizar la operación. Fue el instrumento utilizado para canalizar el dinero y que, mediante operaciones ficticias, fue vaciando la cuenta para abonar las comisiones.

La trama también se inventó un contrato de vigilancia de seguridad para incrementar los ingresos en esta operación. Unos 100.000 euros por vigilar las pantallas. Un negocio redondo si no hubiera actuado la justicia.

La vista oral arrancará este lunes tras una larga negociación estas últimas semanas entre los principales acusados y la Fiscalía Anticorrupción. Algunos, como Pedro García, han acordado reconocer los hechos a cambio de una reducción de pena y la devolución del dinero. Otros, como Francisco Correa o Juan Cotino, se han negado a asumir ninguna culpa y batallarán en el juicio.

Etiquetas
Publicado el
7 de marzo de 2020 - 20:48 h

Descubre nuestras apps

stats