El cardenal Cañizares no dará tregua al Gobierno: "El marxismo-comunismo renace y seguro que va a gobernar"

El cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de València, durante un oficio en la catedral.

El arzobispo de València, Antonio Cañizares, se muestra como uno de los grandes azotes desde la Iglesia al nuevo Gobierno de PSOE-Unidas Podemos y no desaprovecha ninguna carta pastoral semanal a los fieles para alimentar sus ataques. En la última carta, el cardenal Cañizares empieza con una aparente tregua y muestra de voluntad al afirmar que "no quiero ni debo omitir mi felicitación al Sr. Presidente electo y desearle todo lo mejor en su gestión como Presidente, para el bien de España", y de brindarle que "por mi parte tendrá en mí un colaborador leal, sincero, independiente, y libre, dispuesto a apoyar y ayudar". Pero hasta aquí las buenas palabras y empiezan las críticas.

La cúpula episcopal se rebela ante el pacto PSOE-Unidas Podemos y llama a "rezar por España"

La cúpula episcopal se rebela ante el pacto PSOE-Unidas Podemos y llama a "rezar por España"

Habla así el arzobispo del clima de "crispación" afirmando que "el espíritu de la transición se ha vaciado y olvidado; aquel espíritu de concordia y de convivencia que dio lugar a la ley básica de una España unida en la Constitución se ha roto". A renglón seguido el entronque de argumentos con la derecha y extrema derecha, un alegato de defensa de la monarquía que entiende ha sido atacada: "Un pilar básico que aúna y sostiene el Estado de derecho es la Monarquía y por parte de algunos ha sido incluso atacada y por parte de algunos otros no ha sido defendida de inmediato como se merece y se debería exigir en esa España de la concordia".

Y a partir de aquí palabras más gruesas para atacar al gobierno de coalición, describiendo a un Unidas Podemos que se comerá al PSOE en el ejecutivo: "El marxismo-comunismo, que parecía desterrado a partir de la caída del muro de Berlín, renace y seguro que va a gobernar España; la socialdemocracia se desfigura".

"Llegué a pensar que se estaba trasladando lo que está pasando en algunos países de América, por ejemplo Venezuela", asegura; y también muestra la nostalgia de la gran patria: "He percibido un intento de que España deje de ser España: los principios y valores que le han hecho ser lo que es, desde la época visigótica, portadora y realizadora de grandes empresas, como América, ya no están, ni cuentan y su unidad se pretende fragmentarla y romperla".

La diatriba política acaba con una arenga a los fieles: "A todos digo: ¡Animo! ¡Adelante! Peores momentos hemos vivido. Y salimos. Ahora también. ¡Seguro!".

Etiquetas
Publicado el
13 de enero de 2020 - 08:57 h

Descubre nuestras apps

stats