La portada de mañana
Acceder
Estado de alarma a la carta para evitar un cierre como el de marzo
¿Qué pasa con Navidad? Preguntas y respuestas sobre el nuevo estado de alarma
Dolores Delgado: "La reforma del CGPJ tiene que hacerse con un gran consenso"

El Parlamento valenciano pagó más de lo que pedía la Iglesia por el edificio que compró por casi el triple de su valor

El edificio que las Corts Valencianes adquirieron al Arzobispado de Valencia y que se encuentra en ruinas.

El pelotazo que dio el Arzobispado de Valencia en 2005 a costa del erario público y de las Corts Valencianes con la compra del edificio de la Casa de los Caramelos, ubicada junto al complejo parlamentario, tuvo además un suculento añadido que en la Cámara valenciana aceptaron sin pestañear. Los miembros de la Mesa de las Corts que realizaron el estudio y la compra del inmueble aceptaron que el Parlamento corriera con todos los gastos de gestión e impuestos -algo habitual en las compraventas- pero también con el impuesto de plusvalías municipal, un gravamen que se aplica sobre el incremento del valor de los terrenos.

El parlamento valenciano compró a la Iglesia un edificio por casi tres veces su valor a 7 meses de la visita del Papa

El parlamento valenciano compró a la Iglesia un edificio por casi tres veces su valor a 7 meses de la visita del Papa

Así y para cumplir con este compromiso con la Iglesia, la oferta para participar en la subasta que planteaba la Basílica de la Virgen de los Desamparados, las Corts Valencianes superaron el precio de 6.732.000 euros de salida que pedían por el edificio. En concreto, propusieron pagar 6.800.000, 68.000 euros más -un 1% justo del coste total, que se ajustaría al dinero que le habría tocado abonar al Arzobispado de Valencia por el impuesto de plusvalías municipal-.

La compra del edificio se realizaba por subasta y no era necesario incrementar el precio de salida hasta conocer las demás ofertas. Fuentes bien informadas explicaron que la de las Corts Valencianes fue la única propuesta de puja en el proceso y que no hubo alternativa.

Como contó eldiario.es, el pago de los 6,8 millones de euros casi triplicaría el coste real de mercado. De hecho, una tasación independiente fijó el precio del edificio, que estaba y continúa en ruinas, en 2,6 millones de euros. Más de cuatro millones de más de lo que recomendaba Tinsa, la tasadora que consultan la mayoría de entidades financieras de España. Esa tasación independiente fue pedida por los socialistas al plantearse la operación.

Según ha podido saber eldiario.es, los miembros de la Mesa que firmaron la compra eran conocedores de todas las tasaciones, tanto la de Tinsa que calculaba que el valor del edificio era de entre 2,6 y 2,9 millones y la realizada por la Conselleria de Economía, que estipulaba el precio justo a pagar entre los 5,3 y los 7,2 millones. Finalmente se impuso la propuesta menos favorable al interés público porque se acabaron pagando 6,8 millones de euros al contado.

En las Corts Valencianes de la legislatura 2003-2007 el PP tenía mayoría absoluta. También la tenía en la Mesa de la Cámara con tres representantes el PP y dos del PSPV-PSOE. Pese a esa minoría, los socialistas apoyaron la presentación a la subasta según el coste fijado por la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Entre los firmantes del acuerdo se encontraba el entonces presidente de las Corts Valencianes, Julio de España, y el entonces vicepresidente Ximo Puig, actualmente presidente de la Generalitat Valenciana.

Este acuerdo se entiende en una época en que los pactos entre los dos grandes partidos, pese a la mayoría absoluta del PP, eran bastante habituales. Se acordaban los representantes en las instituciones estatuarias -Sindicatura de Comptes, Sindicatura de Greuges- o los consejos de administración de Bancaja y la CAM.

Etiquetas
Publicado el
5 de marzo de 2018 - 20:59 h

Descubre nuestras apps

stats