La portada de mañana
Acceder
El número de contagios sigue batiendo récords en España
COVID, frío y hambre: el toque de queda de quienes no tienen donde ir
Opinión - Susto y muerte, por Rosa María Artal

Una València post COVID-19 con zonas de bajas emisiones, más espacios peatonales y fomento de mercados de proximidad

La plaza del Ayunamiento de València es ya un espacio para viandantes.

El Ayuntamiento de València acordó, en sesión plenaria del día 30 de abril, desarrollar un pacto global de recuperación y reconstrucción de la ciudad a través de tres ejes fundamentales de actuación: la salud de las personas, la reactivación económica y laequidad y garantía de derechos sociales.

Este acuerdo suponía articular un diálogo amplio con diferentes expertos y colectivos sociales de todo tipo para desplegar una perspectiva de inclusión, para garantizar las necesidades y los derechos básicos de todas las personas sin dejar a nadie atrás, y de sostenibilidad, que tuviera en cuenta los límites del planeta a largo plazo y el reto del cambio climático en este nuevo paradigma posterior a la COVID-19.

A tal fin, se creó una Comisión Especial de Reconstrucción, con representantes de todos los grupos políticos municipales para trabajar desde el consenso y la interlocución con el tejido social, cívico, cultural, empresarial y académico de la ciudad.

El alcalde de València, Joan Ribó, acompañado de la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, preside este jueves la sesión ordinaria de la Comisión en la que, junto a los portavoces de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox) se debatirá el acuerdo marco para la reconstrucción de la ciudad, el cual consta de 92 puntos sacados de los diferentes expertos y entidades que han participado en las diferentes sesiones. Sobre la base de este documento se acordarán las medidas concretas que se llevarán a cabo para salir de la crisis.

La ciudad saludables y sostenible, la reactivación económica y la garantía de derechos conforman los tres ejes centrales en los que se han dividido las propuestas.

Fomento de zonas de bajas emisiones

En el primero de ellos, destaca el incremento del número de puntos con estaciones de control de la calidad del aire en la ciudad y la creación de zonas urbanas de bajas emisiones.

Además, se propone la adaptación del espacio público e infraestructuras urbanas (calles, parques, plazas, jardines, aceras) a la nueva distancia social. En este sentido, el objetivo es acelerar la conversión en espacios e itinerarios de peatones mediante actuaciones tácticas y blandas en nuestra ciudad, como por ejemplo en las avenidas de Pèrez Galdós o el Puerto, y la adaptación definitiva de estos espacios mediante nuevo reparto del espacio público en favor de las personas, permitiendo el desplazamientos, esparcimiento o socialización seguro en el nuevo escenario.

Otros puntos de este eje hacen referencia al fomento y mejora de las infraestructuras ciclistas, al fomento del teletrabajo para reducir desplazamientos y a la adaptación de los buses de la  EMT con mamparas y otros elementos de higiene y distanciamiento permanentes, así como para permitir el pago electrónico en vehículo.

Reactivación económica

El documento propone crear la oficina Reactiva para el asesoramiento de pequeños empresarios y autónomos, así como el desarrollo de un plan para incentivar el comercio local y de proximidad, así como la compra de productos de temporada, de artesanía valenciana y de la huerta de València.

También se aconseja la promoción comercial de compra local (kilómetro 0) y producto de origen y el impulso de la puesta en marcha de mercados de proximidad, como por ejemplo en Castellar-Oliveral, Mercado de Colón, de Benimaclet y Malilla.

El documento apuesta por la digitalización de las empresas, la promoción de la cultura local y del turismo, las ayudas a los comercios y a los negocios para adaptar sus locales a la nueva realidad y por la agilización de los trámites administrativos.

Derechos sociales

En lo que a las garantías sociales se refiere, se propone la simplificación y agilización de los procedimientos administrativos y canales de comunicación con los servicios sociales muncipales.

Además, el documento marco aconseja adaptar las condiciones de los servicios de atención a mujeres víctimas de violencia de género y sus hijas e hijos, muy especialmente durante periodos de confinamiento, pero también en el resto de periodos sin confinamiento.

También se contempla un plan de inclusión social, un impulso a la ampliación del parque público de vivienda o un plan de atención integral a familias que viven en asentamientos.

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2020 - 22:17 h

Descubre nuestras apps

stats