Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP afronta las europeas con seis puntos de ventaja sobre el PSOE
Crónica - Milei asalta la campaña de las europeas como necesita el PSOE
Opinión - Lo que el PP llama patriotismo. Por Esther Palomera

Catalá vuelve al modelo urbanístico de Barberá: privatiza la gestión del plan del Grau y reduce un 40% la vivienda protegida

Imagen virtual del PAI del Grau presentado por el PP.

Carlos Navarro Castelló

2

València vuelve a ceder la gestión de sus desarrollos urbanos a las promotoras, tal y como se hizo en los 24 años de Rita Barberá como alcaldesa y a diferencia de estos últimos ocho años en los que con Compromís y el PSPV se inició un proceso de recuperación municipal de la tutela de los programas de actuación integrados (PAI), con los de Benimaclet y el Grau como principales ejemplos.

El concejal de Urbanismo y Vivienda del PP, Juan Giner, anunció este viernes el impulso al PAI del Grau a través de la colaboración pública privada con el objetivo marcado por la alcaldesa de València, María José Catalá, de una supuesta activación de la construcción de nuevas viviendas de protección pública y de alquiler asequible. Sin embargo, el plan privatizado incluye un 40% menos de vivienda protegida con respecto al presentado el 4 de mayo del pasado año por el equipo de Gobierno de Compromís y PSPV, en concreto por la exvicealcaldesa socialista Sandra Gómez, entonces concejala de Urbanismo.

Según expuso el popular Giner, después de ocho años de paralización, el gobierno municipal aprobará en la próxima Comisión de Urbanismo una medida para impulsar el plan urbanístico del Grau con la gestión indirecta por parte de los propietarios del suelo, entre ellos la firma Atitlan, una de las que más parcelas posee. Para ello, el Ayuntamiento cambiará la gestión directa que tenía encomendada la empresa municipal Aumsa, por la gestión privada, atendiendo a la solicitud de los propietarios mayoritarios del suelo, “buscando de esta manera la agilización del proyecto, sin merma para el interés general y el control público de las actuaciones”. Dicho de otra forma, se privatiza la gestión del PAI vinculado a la construcción del circuito urbano de Fórmula 1.

El Programa de Actuación Integrada del sector del Grau tiene como objetivo la transformación de una antigua zona industrial degradada de 380.000 metros cuadrados de suelo en un espacio de centralidad urbana vanguardista, que conectará el mar con la ciudad a través del paseo de la Alameda, que prolongará sus viales, una opción que descartó el anterior ejecutivo para eliminar viales y tráfico rodado para crear en su lugar un delta verde.

El proyecto que desarrollarán los nuevos agentes urbanizadores contará con 160.000 metros cuadrados de zonas ajardinadas (16 hectáreas o 16 campos de fútbol), que se unirán a los 200.000 metros cuadrados del parque de desembocadura, para culminar el gran pulmón verde de València, que es el Jardín del Turia, y que llegará con estas ampliaciones a una longitud superior a los 12 kilómetros.

El proyecto incluye la construcción de 2.550 viviendas, de las cuales 450 serán de protección pública (un 17%). Además, según Giner, el Ayuntamiento dedicará el suelo residencial que le corresponda a la construcción de viviendas de carácter social y de alquiler asequible, aunque no especifico cifras ya que, según fuentes consultados por esta redacción, salvo que se modifique el planeamiento, no hay bolsas de suelo para más pisos. La versión del PAI presentado por Sandra Gómez preveía 193.000 metros cuadrados de jardines con un delta verde (sin prolongar los viales de la Alameda), 3.000 viviendas, de las que 750 serían públicas (un 25%), y 45.000 metros cuadrados para dotaciones públicas.

Asimismo, el nuevo proyecto presentado por Giner seguirá contemplando una mezcla de usos, estableciendo junto al residencial 95.000 metros cuadrados de techo para el uso terciario, oficinas, comercial, hostelería y otros servicios.

Igualmente, el proyecto tiene muy en cuenta la movilidad sostenible, habilitando plataformas para el transporte público (autobús y tranvía) y para la movilidad no motorizada (carril bici y trayectos peatonales). El plan también incluye la construcción de dos tanques de tormentas que contribuirán a la mejora de la gestión del ciclo del agua.

Críticas del PSPV y Compromís

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Sandra Gómez, ha asegurado que “el Partido Popular y María José Catalá están perdidos, y como no saben hacia dónde ir sólo saben volver al pasado, un pasado, en el caso del PAI del Grao y el circuito de Fórmula 1, oscuro y corrupto”.

Según Gómez, el Partido Popular va a mantener el planeamiento aprobado hace 14 años en el PAI del Grau, renunciando a la modificación de planeamiento iniciada por el anterior ejecutivo progresista para adaptarlo a la desaparición del circuito de F1, que se reconvertía en un paseo biosaludable, a la Agenda 2030, a la perspectiva de género y a la necesidad de vivienda y suelo terciario que tiene la ciudad.

“La incapacidad de gestión de Català hizo que en julio de 2023, fecha tope para aprobarla, dejara sin aprobar la evaluación ambiental de un cambio de planeamiento que incluía un gran delta verde que lo conectaba con el Jardín del Turia, más de 700 vivienda públicas adicionales de alquiler asequible, y un aumento del suelo terciario para que empresas se puedan instalar junto a la Marina. Hoy, en lugar de retomar de nuevo la modificación, decide retroceder 14 años volviendo al planeamiento de 2010” ha asegurado la portavoz.

Desde Compromís han denunciado que Catalá “se carga” el delta verde del barrio del Grau: “De toda una zona verde y de disfrute ciudadano que daba continuidad al jardín del Turia y al futuro parque de desembocadura se pasa a una zona por donde ahora también habrá tráfico de coches, destrozando esta idea de una zona de paseo completamente verde y fuertemente resiliente al cambio climático”.

Según la coalición valencianista, “la obsesión de Catalá y de su gobierno con el coche llega a un punto enfermizo y va en contra del modelo de ciudad verde europea del siglo XXI”, además de que “se privatiza el desarrollo del PAI, pasando de una gestión pública del mismo, para que el Ayuntamiento tenga el control, a que sean privados los que lo desarrollen para que sean estos quienes obtengan el beneficio en lugar de las arcas pública”.

Etiquetas
stats