eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Beber agua de mar: cuatro motivos por los que no es ni útil ni sano

La moda de beber pequeñas cantidades de agua marina no es nueva y al parecer este verano rebrota en algunas zonas de costa

No aporta ningún beneficio especial y al contrario, puede entrañar serios peligros

Respondemos a Juantxo, lector y socio de eldiario.es 

Foto: Olichel

Foto: Olichel

Juantxo, lector y socio de eldiario.es, nos describe la siguiente situación en el cuerpo de un correo electrónico que nos envía: "estoy de vacaciones en Salou con mi hija y mi yerno y me ha llamado la atención que mis nietas, que son adolescentes, se meten con vasos de plástico mar adentro y regresan con estos medio llenos para irse bebiendo el agua marina a sorbos durante la mañana. Les he preguntado y me dicen que es moda entre los chavales, que dicen que tiene múltiples beneficios depurativos y para reponer sales, incluso que ayuda a hidratar la piel. Yo, la verdad, soy muy escéptico e incluso me preocupa que mis nietas puedan correr algún peligro de intoxicación. Así que os pido que me confirméis si es saludable esta práctica o no".

La moda de beber pequeñas cantidades de agua de mar con fines medicinales viene de largo, tal como explicamos hace unos años en el artículo Agua de mar embotellada, ¿qué beneficios tiene para la salud? En el mismo comentábamos que el médico francés del siglo XIX Rene Quinton  llegó a comercializar un bebedizo de agua de mar conocido con "plasma de Quinton" con pretensiones medicinales y que se llegó a vender en las farmacias de media Europa.

Según la teoría pseudo-evolucionista de Quinton, aquella agua de mar que contenía los componentes originales de las células ancestrales antes de que salieran del agua, y se convirtieran en organismos pluricelulares, era un compendio de todas las necesidades que podía tener nuestro cuerpo. Es decir que el "plasma de Quinton" era capaz de reponer los déficits de cualquier elemento que tuvieran nuestras células. Así, bebiéndolo, nos manteníamos sanos.

Hoy en día similares brebajes se siguen vendiendo en tiendas de herbolario como suplemento alimentario, pero a diferencia del plasma, deben cumplir con una serie de requisitos de filtrado, depuración y estrictos controles sanitarios, que dejan la bebida en simple agua salada con un cierto porcentaje de yodo, tal como se especifica en esta nota de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). Es decir que son poco más que sal yodada disuelta en agua.

También existen empresas que venden el agua de mar embotellada en tretabrik en supermercados o por internet, pero su fin es principalmente culinario, utilizándose la misma como sustituto de la sal en los guisos de pescado, paellas, arroces y otros platos que precisen de agua en ebullición. Aunque de nuevo este agua no es mucho más que agua con sal, algo de yodo y algunos oligoelementos más, debidamente rebajados. Tampoco la concentración de sal es la misma que en el agua de mar, que es de 34 gramos por litro, sino que se rebaja a 9 gramos por litro.

4 motivos por los que no es sano beber agua de mar

Estos datos sobre las exigencias de la agencias europeas y españolas en cuanto a la normativapara poder comercializar agua del mar ya nos dan una idea de que el agua del mar a pelo no debe ser muy recomendable, tal como intuye Juantxo. Ni siquiera medio vaso diario puede ser una buena idea, aunque los riesgos sean más bajos que si tuviéramos un consumo masivo. Las razones son bastantes y bastante variadas.

1. Por su alta concentración salina

La primera es la concentración de sal en el agua de mar es casi cuatro veces más alta que la que tenemos en nuestras células. Esto a nivel de presión osmótica significa que al beber agua tal altamente salina, el líquido celular tiende a pasar a través de la membrana celular para diluir el agua de mayor concentración, es decir la de mar. Este hecho se visualiza claramente a nivel intestinal: el agua de mar pasa el estómago y llega al intestino, donde en lugar de ser absorbida, dada su elevada concentración, atrae el agua de las células del epitelio intestinal y nos provoca descomposición y diarrea.

Por un medio vaso es improbable que ocurra una descomposición seria, pero en cantidades mayores podemos incurrir en deshidrataciones severas por culpa de diarreas reiteradas. Es un hecho probado que los marinos que se quedaban en las travesías aislados y sin agua, morían por una deshidratación que se aceleraba al beber agua de mar.

2. Por la presencia de numerosos patógenos

De todos modos, hay otros motivos más directos por los que beber agua de mar es una pésima idea, entre ellos el hecho de que el mar es un organismo vivo, lleno de algas, protozoos y también bacterias patógenas como las del género Vibrio sp, entre las cuales se encuentra la del cólera, o las del género Clostridium sp, que fabrican neurotoxinas, tal como te explicamos en Los diez patógenos más peligrosos de la comida veraniega.

Son bacterias que que resisten la sal marina y que una vez en el estómago nos pueden dar un buen disgusto, especialmente en zonas de costa donde hay restos fecales de vertidos urbanos o procedentes de los propios bañadores, cuando no de los bañistas... Esto es así siempre y cuando la concentración bacteriana en el agua sea muy alta o bien bebamos cantidades considerables, pero conviene no tentar la suerte.

3. Por los restos de productos cosméticos

En tercer lugar podemos añadir que el agua de mar costera suele estar contaminada por múltiples compuestos, desde restos de las cremas y protectores solares, algunos de ellos compuestos orgánicos complejos que pueden acumularse en los tejidos, a tensioactivos de los suavizantes de pelo y ropa.

4. Por las concentraciones de metales pesados

Finalmente hay que citar los numerosos metales pesados, entre los cuales cabe destacar el mercurio, el boro e incluso uranio, así como compuestos como nitratos o fluoruros. Baste el dato de que según la OMS, la dosis máxima de boro que tolera el cuerpo humano en una ingesta es de 1 miligramo por litro, y en el agua de mar natural y libre de vertidos hay de 4 a 5 mg por litro. De hecho, uno de los requisitos normativos del agua de mar que se comercializa es que se eliminen todos estos metales, tal como lógicamente ocurre.

En resumen, Juantxo hace bien en estar preocupado por las prácticas de sus nietas y tal vez ahora tenga unos cuantos argumentos para convencerlas de que desistan. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha