Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El Aeropuerto de El Prat se juega su futuro en los próximos tres meses

El Aeropuerto de El Prat se juega su futuro en los próximos tres meses
Barcelona —

0

Barcelona, 5 jun (EFE).- El Aeropuerto de El Prat de Barcelona, que en 2019 rozó su capacidad máxima de pasajeros y para el que Aena prevé invertir 1.700 millones de euros para construir una nueva terminal, se juega su futuro en los próximos tres meses a la búsqueda de un difícil consenso institucional.

El proyecto respaldado por el mundo económico pero con diferentes posiciones entre las administraciones públicas debe, además, contar con el aval de Europa, pues afecta a un espacio natural protegido.

La ampliación implicaría construir una nueva terminal satélite y alargar en 500 metros la tercera pista de la infraestructura, pero se topa con un escollo: supondría construir en el espacio protegido del Delta del Llobregat, que forma parte de la red europea Natura 2000, lo que significa que es necesario el aval de la Comisión Europea, encargada de proteger estos espacios naturales.

Con todo, el tiempo apremia. El plan de inversiones de Aena para los próximos cinco años debe llegar al Consejo de Ministros el próximo septiembre, por lo que si para entonces no ha habido acuerdo, el gestor retirará la inversión planificada y una eventual ampliación no podrá estudiarse hasta 2026.

El presidente catalán, Pere Aragonès, ha anunciado esta semana que convocará una mesa institucional para "ordenar" el debate sobre la cuestión, a la que están citados Aena y el Gobierno central, diversas administraciones locales, entidades sociales y económicas y movimientos vecinales y ecologistas.

LA PROPUESTA DE AENA

Aena, participada en un 51 % por el Estado, señala que sus planes de ampliación permitirían a El Prat alcanzar una capacidad de hasta 72 millones de pasajeros anuales.

En 2019, antes del impacto de la pandemia de la covid, el Aeropuerto de Barcelona recibió 52,6 millones de pasajeros, una cifra próxima a su capacidad límite, que es de unos 55 millones de viajeros anuales.

El virus ha mermado el flujo de pasajeros -12,7 millones en 2020, un 75 % menos que en 2019-, si bien se prevé una rápida recuperación del tráfico aéreo: la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estima que en 2023 se habrán retomado los niveles anteriores a la pandemia.

Asimismo, según un estudio encargado por Aena y realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), la ampliación conllevaría en solo tres años crear 83.000 empleos directos y la contribución al PIB catalán del Aeropuerto se elevaría del actual 6,8 % al 8,9 %, siempre y cuando la infraestructura funcionara a pleno rendimiento.

Según el presidente de Aena, Maurici Lucena, el aeropuerto barcelonés reúne las condiciones para ser "un hub internacional de primer nivel" -esto es, un gran centro de conexiones aéreas internacionales-, adelantándose así a competidores directos como Viena, Roma y Milán y acercándose a París, Londres o Fráncfort.

LA RICARDA, EN JUEGO

Pero alargar 500 metros la tercera pista significaría destruir la laguna de La Ricarda. Como compensación, Aena propone regenerar el ecosistema perdido en una extensión de terreno diez veces superior a la que se perdería, en terrenos contiguos a esa zona.

¿Es eso posible? Los expertos consultados se preguntan dónde exactamente se ubicarían estos nuevos espacios protegidos, algo que Aena no quiere revelar todavía con exactitud.

Replicar el ecosistema destruido "no es fácil ni instantáneo, pero no imposible", según asegura a Efe el catedrático emérito de la facultad de Ciencias de la Tierra de la UB Albert Casas. El doctor en Geología por la misma universidad Rubén Calvo matiza que se puede crear un hábitat "similar", pero no emularlo: "te cargas el que hay y haces otro", resume, pero no es posible trasladar lo ya existente.

Pero, aunque Aena lograra acabar con las reticencias existentes, necesitaría de la luz verde de la Comisión Europea (CE), responsable última de la red Natura 2000 y que este mismo año ya abrió un procedimiento de infracción a España que, en última instancia, puede llevar al país ante la justicia europea si sigue incumpliendo.

El texto señala, en concreto, que "España debe tomar las medidas necesarias para evitar que se siga deteriorando el Delta del Llobregat como consecuencia de la ejecución de grandes proyectos de infraestructura, como por ejemplo las ampliaciones del aeropuerto internacional y del puerto marítimo".

Pese a lo anterior, Lucena se ha mostrado convencido de que si los agentes implicados consensúan un plan de ampliación finalmente la Comisión Europea avalará el proyecto.

LA PRESIÓN DEL MUNDO ECONÓMICO

Quien tiene claro que es necesaria la ampliación es el mundo económico en bloque, que escenificó este pasado miércoles en Esade su apoyo al proyecto de Aena en un acto unitario.

Se trata de más de doscientas entidades que, además, han suscrito un manifiesto en el que alertan de que la ampliación es "inaplazable", si bien no niegan que hay "medidas de compensación medioambiental que hay que adoptar".

En el acto se comparó el salto cualitativo que puede dar la ciudad con el impulso generado por los Juegos Olímpicos en 1992 o el aterrizaje del Mobile World Congress en 2006 y se llamó a "no hipotecar el futuro" de las nuevas generaciones de catalanes.

El exconseller Andreu Mas-Colell señaló que Barcelona perdió en 2017 la oportunidad de ser sede de la Agencia Europea del Medicamento, entre otras cosas, porque Ámsterdam, la candidatura ganadora, cuenta con una mejor conectividad.

LAS DUDAS DE LAS INSTITUCIONES

El Govern no ha hecho pública una posición clara respecto a la ampliación. El president Pere Aragonès, de ERC, ha defendido trabajar por "un mayor bienestar y prosperidad compartida" teniendo en cuenta que "la crisis climática nos debe forzar a abandonar ideas antiguas de desarrollismo acelerado".

El vicepresidente y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró (JxCat), ha señalado a su vez que Cataluña "no se puede permitir el lujo" de no tener "un aeropuerto preparado para la economía del siglo XXI". Una postura opuesta a la de su antecesor en el cargo, Damià Calvet, también de JxCat, que se había mostrado contrario sin ambages a los planes de Aena.

La alcaldesa Barcelona, Ada Colau, ha lamentado cómo ha actuado el gestor aeroportuario, que ha planteado "un modelo antiguo que incumple la normativa europea".

Rotundamente en contra se posiciona el ayuntamiento de El Prat de Llobregat -donde se ubica la infraestructura-, cuyo pleno ha rechazado por unanimidad cualquier intento de ampliación, mientras que consistorios cercanos como los de Gavà, Castelldefels o Viladecans reclaman un menor impacto acústico, algo que Aena garantiza que se daría en caso de que se alargue la tercera pista.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2021 - 10:16 h

Descubre nuestras apps