La portada de mañana
Acceder
Cuatro años de parálisis en el Poder Judicial por el bloqueo del Partido Popular
'La conspiración de la derecha contra el Gobierno se extiende al Constitucional'
OPINIÓN | 'Una generación condicional', por Elisa Beni

El Gobierno eleva una décima, hasta el 4,4%, la previsión de crecimiento de España en 2022

La vicepresidenta Nadia Calviño y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en Bruselas el 11 de julio de 2022.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

1

España crecerá algo poco más de lo previsto en 2022. Así lo espera el Gobierno, cuyas previsiones ha anunciado este lunes la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, en Luxemburgo a su llegada al Eurogrupo. Calviño ha afirmado que España crecerá un 4,4%, una décima más de lo anunciado en abril por el Gobierno y cuatro décimas por encima de las previsiones económicas de la Comisión Europea publicadas en julio. “El crecimiento es superior a lo previsto”, ha dicho Calviño, “una previsión prudente, en la línea de la OCDE, pues los datos disponibles apuntan a un crecimiento aún mayor”.

La UE aprueba intervenir ya el mercado eléctrico con límites a los beneficios extra de las empresas y reducción del consumo

La UE aprueba intervenir ya el mercado eléctrico con límites a los beneficios extra de las empresas y reducción del consumo

Para 2023, Calviño ha cifrado el crecimiento en el 2,1%, seis décimas menos que lo previsto en abril y la misma cifra calculada por la Comisión Europea. “La cifra está por encima de la media de los países de nuestro entorno”, ha dicho Calviño. Según Bruselas, la media de la UE para 2023 es del 1,5%.

Y todo esto en un contexto en el que el fantasma de la recesión se asoma en Europa, hasta el punto de aparecer ya como posibilidad en las previsiones del Banco Central Europeo. Aunque sea en la horquilla más pesimista. “Dada la incertidumbre actual en torno a las perspectivas económicas de la zona del euro debido a la guerra de Rusia en Ucrania, el escenario pesimista implica un corte total del gas ruso, así como de los flujos marítimos de petróleo hacia la zona del euro, con pocas posibilidades de acceder a fuentes alternativas de suministro de gas”, afirma el análisis del BCE: “También supone precios más altos de las materias primas, mayor incertidumbre, comercio más débil y un deterioro de las condiciones de financiación en comparación con el escenario de referencia. Por lo tanto, la actividad económica sufriría shocks adversos más fuertes y sería considerablemente más débil que en las proyecciones de referencia, con un crecimiento del PIB marcadamente negativo para el próximo año. La inflación sería mayor especialmente en el medio plazo”.

Así, si el escenario de referencia del BCE da un crecimiento del 0,9% del PIB para 2023, el pesimista da un -0,9%. En ese escenario, la inflación también sería muy superior en 2023, del 6,9%, en lugar del 5,5%.

Récord de inflación en la eurozona

Nuevo mes y nuevo récord. La inflación en la zona euro alcanza un nuevo máximo en septiembre y llega al 10%, según los datos preliminares de la agencia estadística de la UE, Eurostat, publicados el pasado viernes. En España, el dato de septiembre provisional es del 9%, un punto por debajo de la media de la zona euro.

Si se analizan los principales componentes de la inflación de la zona del euro, la energía vuelve a registra la tasa interanual más alta en septiembre (40,8 %, frente al 38,6 % de agosto), seguida de alimentos, alcohol y tabaco (11,8%, frente al 10,6% de agosto), los bienes industriales no energéticos (5,6%, frente al 5,1% de agosto) y servicios (4,3%, frente al 3,8% de agosto).

Excluyendo esos factores, la inflación subyacente subió a un nuevo máximo del 4,8 % –cinco décimas más que en agosto–, lo que pone de relieve cómo las presiones sobre los precios continúan adquiriendo una base más amplia.

Septiembre se convierte así en el mes de mayor inflación interanual, después de que el aumento de los precios fuera del 5,1% en enero; del 5,9% en febrero; del 7,4% en marzo y abril; del 8,1% en mayo; del 8,6% en junio; 8,9% en julio; y 9,1% en agosto.

Esta nueva escalada de la inflación se conoce después de que el Banco Central Europeo haya vuelto a aumentar los tipos de interés en septiembre en 0,75 puntos, tras la subida de medio punto a finales de julio.

Los mayores aumentos de precios desde que se introdujo el euro hace más de dos décadas sitúan a los responsables del BCE ante un delicado equilibrio: los intereses deben aumentar lo suficiente para llevar la inflación a su objetivo del 2%, pero no tanto como para asfixiar el impulso económico que pueda existir en medio de los temores de un corte de energía ruso este invierno.

Los tres países bálticos fueron de nuevo los países con mayores tasas de inflación en agosto: Estonia (24,2%), Lituania (22,5%) y Letonia (22,4%).

Los países con una inflación por encima de los diez puntos son: Países Bajos (17,1%), Eslovaquia (13,6%), Eslovenia (10,6%), Grecia (12,1%), Bélgica (12%).

Eurostat concede a España un 9,3%, según el IPC Armonizado, tres décimas más que el IPC difundido por el INE.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats