El Gobierno propone un déficit del 2,2% para las Comunidades Autónomas en 2021 y que la Administración central cargue con la mitad

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado este lunes que las Comunidades Autónomas tendrán una tasa de referencia de déficit del 2,2% en 2021, tras tres horas de reunión en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Al no haber reglas fiscales, las Comunidades Autónomas (CCAA) podrán endeudarse lo que quieran pero el Gobierno ha establecido esa tasa de referencia aludiendo a la responsabilidad de los Ejecutivos de las regiones.

"La Comisión Europea no ha pedido plan de reequilibrio y nosotros no se lo hemos pedido a las CCAA, habrá que ver la evolución del crecimiento en 2021. Confío en que los proyectos de Presupuestos de cada Gobierno autonómico serán razonables. El Gobierno comenzará el proceso de consolidación fiscal desde el primer día del año 2021. Hay que ponerse manos a la obra para evitar un tránsito de cuentas publicas que pongan en riesgo a las generaciones futuras", ha comentado la ministra.

Montero ha explicado que de ese déficit propuesto a las Comunidades Autónomas, el Estado asumiría un 1,1% con  la aprobación de una transferencia extraordinaria y equilibradora de unos 13.400 millones de euros. "No vamos a exigir ajustes ni recortes pero sí una responsabilidad fiscal a las Comunidades Autónomas", ha apuntado Montero.

La ministra ha argumentado que el 2,2% del déficit "no es una cifra al azar", sino que recoge un 0,6% de la la consolidación del déficit previsto para este año, más los 16.000 millones, un 1,4% del PIB, de la aportación de Fondo COVID-19 abonado en 2020 y el 0,2% del PIB de menor financiación global que arroja el sistema de financiación.

La cantidad anual que recibirán las Comunidades Autónomas en 2021 asciende a 113.728 millones, 1.933 millones menos que el año anterior. Sin embargo, esa diferencia se compensa con un mayor margen de déficit público que el Gobierno se compromete a financiar a través de los mecanismos extraordinarios de liquidez.

La ministra ha añadido que las entregas a cuenta para 2021 ascenderán a 105.589,40 millones. Aunque Montero ha insistido que era la misma cantidad que en 2020, la realidad es que es 0,26% menos respecto a las entregas a cuenta de 2020. Además, lo Gobiernos regionales recibirán 9.076,04 millones por la liquidación positiva del ejercicio 2019.

La cifra del 2,2% había provocado cierto recelo entre algunas Autonomías porque el Gobierno central había acordado con el País Vasco una tasa de referencia de déficit de 2,6% en 2020 y de 2,2% en 2021. Sin embargo, Montero ha negado que se esté dando un trato de favor a Euskadi y ha insistido en que no había comparativa posible entre Administraciones ya que el déficit de las comunidades de régimen común está compensada por la asunción del 1,1% por parte de la Administración central. En el caso de Navarra, se ha acordado que  

Por otro lado, la ministra ha apuntado que España recibirá del fondo REACT-EU para reactivar sectores económicos deteriorados y reforzar el sistema sanitario y una preasignación de 12.436 millones, de los que 10.000 millones se repartirán entre las CCAA y 2.436 millones pasarán a formar parte del presupuesto del Ministerio de Sanidad, que posteriormente se repartirá entre las regiones para la adquisición de vacunas y para reforzar la atención primaria.

Diferentes posiciones en las CCAA

Los representantes de las Comunidades Autónomas han acudido a la reunión tras la decisión del Gobierno de suspender las reglas fiscales para todas las administraciones para este año y 2021, tras comunicar la Comisión Europea que extiende para el próximo año también la autorización a los Estados miembros de no estar sometidas a los objetivos de déficit, deuda y gasto público. Las reacciones a la propuesta de la ministra de Hacienda han sido diferentes.

En la Comunidad de Madrid, el consejero de Hacienda y Función Pública de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha lanzado un discurso contradictorio en el que señalaba por un lado que la suspensión de la regla de gasto "va a abrir una senda de desequilibrios en las cuentas públicas de consecuencias muy graves" pero a la vez ha recriminado al Gobierno central que haya tardado tanto en eliminar la regla de gasto cuando la Comisión Europea lo ha hecho hace meses.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha agradecido al Gobierno central el esfuerzo por reducir la incidencia de la pandemia y ha destacado que el déficit que ha propuesto el Gobierno central será financiado al 50% por el Estado vía trasferencias y el otro 50% se podrá financiará a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Fuentes del Gobierno autonómico explican que han pedido "criterios objetivos" para el reparto del déficit. Mientras que el consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha echado en falta que "no se haya informado al detalle de las cifras que irían para cada comunidad autónoma, de ahí que es muy difícil establecer una valoración". También ha reclamado que los fondos europeos que se repartan entre las comunidades autonómicas respondan a distintos criterios, entre ellos el reto demográfico.

Por su parte, el consejero de Hacienda y Administración Pública de La Rioja, Celso González, considera que las medidas que está tomando el Gobierno de España "van en la buena dirección para afrontar el proceso de reconstrucción social y económica", aunque ha insistido en que el Gobierno de La Rioja "mantiene su compromiso con la responsabilidad fiscal". Mientras, el consejero de Presidencia y Hacienda de Murcia, Javier Celdrán, ha solicitado al Ministerio de Hacienda junto con otras comunidades autónomas que se planifique un calendario para la reforma del sistema de financiación autonómica. la explicación sobre el reparto de los fondos europeos y la creación de un fondo de nivelación.

Algunas autonomías quieren saber los criterios del reparto

En esa misma línea y de forma similar a Castilla-La Mancha y Castilla y León, el conselleiro de Hacienda, Valeriano Martínez, ha reclamado conocer los criterios de reparto. Igualmente, ha dicho que aún quedan "incertidumbres" porque la propuesta de este lunes "solo cubre en términos cuantitativos una parte del problema". "Solo cubren los recursos que provienen del sistema de financiación autonómica, las entregas a cuenta de 2021 y la liquidación del año 19 que se cobraría en el 21 -ha expuesto-. Pero en modo alguno tenemos certezas", ha añadido, para referirse a tres cuestiones: las retribuciones de los empleados públicos, una "especie de fondo covid" para el año 21 "de un tamaño similar al que hoy se conoce" y los fondos estructurales de reactivación económica, informa Europa Press.

También Andalucía ha criticado la "falta de respuestas" por parte del Gobierno central en asuntos como las perspectivas económicas o el salario de los empleados públicos. "Desconocemos los criterios de distribución de los fondos extraordinarios para 2021 planteados en función del 1,1% del PIB. Si serán como los seguidos para el Fondo Covid o si, por el contrario, se tomará un criterio de población", ha cuestionado el consejero Juan Bravo. La Junta de Andalucía ha defendido, además, la "responsabilidad en el gasto", a pesar de la suspensión de la regla de gasto.

Aragón ha celebrado el oxígeno que supone la medida que supone en realidad pasar de un 0,0% de déficit, que era lo aprobado antes de la pandemia para este año, a un 2,2%. En cuanto a las entregas a cuenta que van a seguir "primadas" van a seguir “primadas”, según ha explicado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Aragón, Carlos Pérez Anadón, permitirá “seguir defendiendo los pilares del estado del bienestar y evitar el sálvese quien pueda que se ha aplicado en la gestión de otras crisis pretéritas”. También se ha mostrado satisfecho el Gobierno valenciano. El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha celebrado que "el mantenimiento de las entregas a cuenta, los nuevos criterios de déficit y los fondos europeos REACT y Next Generation anunciados por la ministra Montero garantizarán la suficiencia financiera para hacer frente a la pandemia y acometer la reconstrucción con éxito".

Nuevo cuadro macroeconómico

Esta ha sido la reunión previa para que este martes el Consejo de Ministros apruebe el nuevo cuadro macroeconómico, con una previsión de una caída del PIB de doble dígito (entre el 11% y el 13%) en 2020, así como el nuevo límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto, aunque sea como elemento de referencia ya que no hay exigencia de nivel de déficit por parte de Bruselas. Es la antesala que da el pistoletazo de salida de los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

La última senda de estabilidad presupuestaria del Gobierno proyectaba un déficit público del 10,34% del PIB en 2020, hasta los 115.671 millones de euros, el mayor déficit desde el año 2012, con una caída de los ingresos del 5,3%, con 25.711 millones respecto al año pasado, hasta 461.043 millones (41,2% del PIB) y un aumento del gasto público del 10,5%, con 57.765 millones de euros más, hasta 576.714 millones (51,5% del PIB). Entonces, Montero cifró el impacto de las medidas para paliar la COVID-19 en 138.923 millones de euros.

La ministra ha señalado en otras ocasiones que el Gobierno presentará a lo largo del mes de octubre el proyecto de Presupuestos para que pueda ser aprobado "a finales de diciembre o principios de enero". Durante el mes de septiembre, tanto ministros del PSOE como de Unidas Podemos han mantenido reuniones con diversas fuerzas políticas -desde Ciudadanos a ERC pasando por EH Bildu o el PNV- para conseguir apoyo para aprobar unas cuentas públicas prorrogadas desde 2018.

Publicado el
5 de octubre de 2020 - 19:07 h

Descubre nuestras apps

stats