El mayor inversor del Ibex apuesta a que cae el valor de Telefónica pese a ser su primer accionista

Fachada de la sede corporativa de Telefónica, en una fotografía de archivo. EFE/MARISCAL

Diego Larrouy


11

El mundo de los mercados bursátiles puede deparar operaciones que, a priori, parecen contradictorias. Es lo que está sucediendo en los últimos días con Telefónica y la mayor gestora de fondos de inversión del mundo y primer accionista del Ibex 35, Blackrock. La entidad financiera ha apostado recientemente a que el valor de la acción del antiguo monopolio estatal caiga en un futuro cercano para ganar dinero si eso se produce. Al mismo tiempo, figura como el principal accionista del grupo, con casi el 5% de las acciones, por lo que ganaría dinero si su valor aumentase.

La operación que ha realizado Blackrock es conocida como posiciones cortas o inversión en corto. Se trata de un instrumento especulativo en el que un fondo decide invertir para ganar dinero si el precio de la acción cae. En concreto, la gestora informó la semana pasada de que contaba con el 0,5% del capital de la compañía de telecomunicaciones en estas posiciones. Posteriormente, el pasado martes, amplió al 0,62% esta presencia. Es decir, aumentó su apuesta a que Telefónica caiga en Bolsa. Actualmente esta participación está valorada en unos 130 millones de euros, pero los registros en la Comisión Nacional del Mercado de Valores no especifican a qué precio ha realizado Blackrock esta operación.

Puede parecer algo extraño pero es una operación altamente frecuente, especialmente en empresas donde puede existir alguna duda sobre su evolución en Bolsa en un periodo no muy largo de tiempo. El inversor de turno, en este caso Blackrock, acuerda con un accionista de la compañía un 'alquiler' de sus acciones durante un tiempo determinado por las distintas partes. Estas acciones son vendidas en el mercado al precio que tengan en ese momento en Bolsa. En un futuro, el inversor tendrá que adquirir acciones para devolverlas a su propietario. Si el valor ha caído, Blackrock habrá ganado la diferencia entre el precio al que las vendió y por el que las ha comprado. Si no ha caído, la gestora tendría una pérdida equivalente a la revalorización que haya obtenido la compañía en Bolsa.

No se conoce durante cuánto tiempo apostará Blackrock a la baja en Telefónica, pero sirva de referencia que al día siguiente de aumentar sus posiciones en corto en la compañía, el valor cayó un 1,4% y el jueves otro 0,36%. Respecto al 2 de diciembre, cuando comenzó a operar en corto en la 'teleco', el precio es prácticamente el mismo.

En resumidas cuentas, se podría decir que existen dos formas de invertir en Bolsa. La primera y más conocida por el público general es comprar acciones de una compañía en la que se espera que el valor aumente con el tiempo o que otorga interesantes dividendos a sus accionistas. La segunda, en la que participan fundamentalmente grandes fondos de inversión especializados en operaciones especulativas, es la de invertir en corto. Quienes invierten de esta manera buscan, o bien hacer caja con la caída de una empresa de la que se espera que caiga, o bien proteger una inversión en dicha empresa en el caso de que se espere que pueda caer su valor a corto plazo.

Esta segunda opción encajaría con la estrategia de Blackrock en Telefónica. Sus fondos están presentes en buena parte de las empresas del Ibex 35 —entre ellos, toda la banca— y acostumbra a mantener sus posiciones durante largo tiempo. En el caso de la teleco española lleva más de una década, según los registros de la CNMV. Actualmente es uno de sus principales accionistas junto con BBVA y CaixaBank. Telefónica lleva un año positivo, con una subida del 12% en Bolsa, pero hasta el verano esta revalorización era del 30%. Algunos bancos de inversión han apostado por volver a invertir en este sector, muy castigado durante años, al calor de posibles fusiones tras el anuncio de KKR de lanzar una opa sobre Telecom Italia. Sin embargo, casi al mismo tiempo que Blackrock se ponía en corto en la compañía, JPMorgan dejó fuera de este alza de valor esperado a Telefónica.

El grupo que preside José María Álvarez Pallete no es la única compañía en la que Blackrock sigue una estrategia similar. La gestora es uno de los accionistas de referencia en Enagás, con el 3,4% de las acciones, detrás de Amancio Ortega, el Estado a través de la SEPI o Bank of America. En la compañía lleva cuatro años como accionista pero el pasado mes de noviembre, como hiciera con Telefónica, decidió ponerse también en corto. En concreto, tiene el 0,76% del grupo apostado a que la acción de Enagás caiga.

Las otras apuestas a la baja de Blackrock

Pero Blackrock no solo hace sus apuestas a la baja en empresas donde está entre los accionistas significativos. La gestora se encuentra también como inversor en corto en el fabricante de componentes de automoción CIE Automotive. En ella se encuentra desde marzo de este año, con el 0,51%, que posteriormente amplió al 0,62%. La otra compañía en la que ha aflorado una apuesta a la baja de Blackrock es IAG, el holding propietario de Iberia. Se produjo el mismo día en que decidió aumentar sus posiciones en corto en Telefónica, el pasado martes. El grupo aeronáutico ha sido uno de los más castigados en Bolsa desde la aparición de ómicron y su impacto que pueda tener en el turismo.

La actividad de los inversores bajistas ha sido cuestionada en distintas ocasiones por los reguladores por su carácter especulativo y su influencia en la cotización de las empresas. De hecho, en plena pandemia con la Bolsa desplomándose por el cierre de la actividad económica en España, la CNMV acordó la suspensión temporal de este tipo de operaciones. En la actualidad hay una veintena de grupos empresariales que cotizan en la Bolsa española que tienen a inversores apostando a la baja por sus acciones, según los registros del supervisor.

Pese a los movimientos de Blackrock en las últimas semanas y meses, no es el fondo más activo en las apuestas a la baja en el mercado español. Millenium, una gestora neoyorquina asidua a este tipo de operaciones, tiene posiciones cortas en Acciona, Enagás, Red Eléctrica y Solaria.

Otros fondos con este tipo de movimientos en varias empresas que figuran en los registros de la CNMV son AKO Capital (ACS, Grifols y Red Eléctrica), Citadel (Audax, IAG y Sacyr) o AQR (ACS y Ferrovial). El supervisor solo identifica a aquellos fondos que tienen posiciones cortas por encima del 0,5% del capital de una compañía. Blackrock, eso sí, es la única gestora que se mantiene en corto y en largo en empresas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats