Enero destruye 218.953 empleos y el número de personas en ERTE sube a 739.000 en plena tercera ola

Una persona pasa por delante de una Oficina de Empleo ubicada en la capital, en Madrid, (España), a 28 de enero de 2021.

Enero es un mal mes para el mercado laboral. No iba a ser menos en un enero marcado por la tercera ola de la pandemia de coronavirus y el temporal de Filomena. La Seguridad Social perdió  218.953 afiliados respecto a diciembre, un descenso muy abultado, pero inferior al de 2019. Por su parte el paro registrado aumentó, como es habitual en este mes, pero lo hizo menos de lo que lo suele hacer. Se incrementó en 76.216 personas, hasta rozar casi los cuatro millones de desempleados: 3.964.353.

Son los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y de la Seguridad Social y que dan cuenta de cómo va evolucionando el empleo en estos meses de pandemia. Enero ha estado marcado por la escalada de contagios de la tercera ola, mucho más fuerte que la segunda y que ha obligado a endurecer las restricciones para frenar al virus. Además, las malas condiciones meteorológicas han impactado en la agricultura, que en este mes acoge las campañas de cítricos y aceituna. Respecto a la situación precovid, en España hay unos 517.000 trabajadores menos afiliados a la Seguridad Social.



Si miramos doce meses atrás, para comparar dos momentos equiparables en el mercado laboral, la pérdida de empleo se sitúa en 335.014 trabajadores. La reducción es del 1,75% respecto a enero de 2020. En junio, el momento de mayor caída de la afiliación interanual tras el impacto de la pandemia, la tasa marcó un retroceso del 4,58%, con 893.360 afiliados menos.

En términos desestacionalizados, sin las variaciones propias del calendario en el mercado laboral, la afiliación aumentó, con 39.814 ocupados más. La Seguridad Social destaca este dato como una muestra de una "recuperación del empleo" desde los peores momentos de la pandemia, en marzo y abril.

La hostelería, el sector más afectado

La destrucción de empleo en el último año ha incidido más en algunos sectores, muy tocados por la pandemia. La hostelería es el más perjudicado. Presenta una reducción interanual de trabajadores afiliados casi del 20% (-19,48%), con 236.976 afiliados menos que hace un año. Le sigue el sector de las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (-16,03%), que ha perdido 43.301 afiliados.

Pese a la caída general del empleo, un grupo reducido de actividades aumentó su personal respecto al año pasado. Se trata de la Agricultura, con 12.000 trabajadores más (+1,6%), el sector de Información y Comunicaciones, que suma más de 9.000 afiliados (+1,83%) y varios sectores con un fuerte componente de empleo público, como la Sanidad y Servicios Sociales (82.664 trabajadores, +5%) y la Administración Pública y Defensa, Seguridad Social Obligatoria, con 33.586 trabajadores más (+3%).

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos está aguantando mejor que el Régimen General, donde están la inmensa mayoría de asalariados. El número total de trabajadores autónomos en enero se situó en 3.256.740 afiliados medios. Son 14.668 menos que en diciembre, lo que supone una caída pequeña, del -0,45%. Respecto al año pasado, los autónomos ya recuperaron su nivel de afiliación pese a la pandemia. Este enero había 5.621 trabajadores por cuenta propia más que en el mismo mes de 2020 (0,17%).

Al igual que ocurre con los sectores, la afectación en el empleo varía por Comunidades Autónomas. Las más perjudicadas son las islas, muy dependientes del turismo: Canarias (-5,70%, -46.465 afiliados) y Baleares (-3,94%, -16.898). Le siguen en pérdida de empleo interanual la Comunidad de Madrid, con 70.000 trabajadores menos (-2,14%) y Catalunya (-2,13%, -72.759). En el lado contrario, Murcia y Castilla-La Mancha tienen niveles de empleo similares a los que registraban doce meses atrás.



Casi cuatro millones de parados

Por su parte, el incremento del paro este enero en 76.216 personas fue bastante inferior al del año pasado (90.248), un enero bastante malo por la confluencia de varios factores. El Ministerio de Trabajo subraya que "previamente, solo en tres ocasiones desde 2008, el aumento del número de personas inscritas fue menor". Además, destaca que en términos desestacionalizados el paro descendió en 17.544 personas.

Cabe destacar que el paro registrado rozó en enero los cuatro millones de personas, 3.964.353, mientras que los datos de la EPA del cuarto trimestre de 2020 son bastante inferiores, con 3,7 millones de personas desempleadas. El secretario de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, ha advertido en rueda de prensa que este desfase es "histórico", porque generalmente la EPA refleja un nivel de desempleo mayor que el registrado en las oficinas públicas de empleo (SEPE). Pérez Rey ha afirmado que la diferencia se puede explicar por la prórroga de oficio de las demandas de desempleo que aprobó el SEPE para evitar desplazamientos a las oficinas en este contexto de pandemia y también porque gran parte de las ayudas que desplegó el Gobierno, como el ingreso mínimo vital, requieren el alta como demandantes de empleo en el SEPE.

Por sectores económicos, el paro baja en el colectivo Sin Empleo Anterior en 5.397 personas (-1,53%) y también en la Construcción con 871 personas registradas menos (-0,27%). Sube en cambio sobre todo en el sector Servicios, con 78.089 personas desempleadas más (2,87%), en la Agricultura (+3.272 parados, 1,80%) y en la Industria sube en 1.123 personas (0,36%).

En cuanto al sexo, el paro subió más entre las mujeres que entre los hombres. El desempleo femenino se incrementó en 48.254 mujeres (+2,17%) respecto a diciembre, hasta un total de 2.273.375 inscritas. El desempleo masculino aumentó menos, un 1,68%, con 27.962 parados más, hasta un total de 1.690.978 hombres desempleados.

739.000 trabajadores en ERTE

Otro indicador clave lo forman las personas que están incluidas en ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), el mecanismo que está permitiendo 'hibernar' el empleo durante esta crisis por la pandemia. Enero concluyó con unas 739.000 personas en ERTE, una cifra superior a la de diciembre en 35.600 trabajadores. La Seguridad Social destaca no obstante que la cifra total de trabajadores acogidos a esta herramienta está más o menos estabilizada desde septiembre, pese a que las restricciones se están endureciendo mucho más para frenar los contagios.

7187231



Del conjunto de los trabajadores en ERTE, más del 65% –486.332 trabajadores– "se encuentran en un ERTE que implica exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social" para las empresas, destaca la Seguridad Social.

Por tipo de ERTE, la mayoría de los trabajadores está inmerso en los ERTE diseñados para los sectores más damnificados. Un total de 211.692 asalariados estaban en los ERTE de actividades (CNAE) incluidas en la lista de sectores 'ultraprotegidos' que se pusieron en marcha el pasado 30 de septiembre. Además, otros 51.093 trabajadores estaban en expedientes de actividades pertenecientes a la cadena de valor de estos sectores ultraprotegidos.

Otras 40.479 personas finalizaban enero protegidas por ERTE de impedimento, en los que sus empresas no pueden abrir por las restricciones de la pandemia, y otros 183.068 trabajadores estaban bajo la figura del ERTE de limitación, en el que las compañías operan, pero con reducción de su actividad por orden administrativa.

Fuera de las modalidades de ERTE creadas el pasado septiembre, ya sin exoneraciones a la Seguridad Social, "se mantenían 175.452 personas en ERTE de Fuerza Mayor o ETOP", explica la Seguridad Social.

Etiquetas
Publicado el
2 de febrero de 2021 - 09:03 h

Descubre nuestras apps

stats