La portada de mañana
Acceder
La moción de Vox sume al PP en el desconcierto
El toque de queda, la medida que anticipa otra disputa entre Sanidad y Madrid
Opinión - Moción de propaganda, por Rosa María Artal

¿Cómo es el plan de la UE para frenar los despidos por el coronavirus? 100.000 millones en préstamos a países que no puedan pagar los ERTE

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Bruselas anuncia un plan de 100.000 millones de euros para frenar los despidos, sobre todo pensando en España e Italia, los países más afectados por la pandemia del coronavirus, en términos sanitarios y económicos. Al menos de momento.

La propuesta, llamada SURE y presentada este jueves por la presidenta de la Comisión Europea, consiste en que la Comisión Europea emita deuda en los mercados, pero antes los Estados miembros han de ofrecer garantías equivalentes a 25.000 millones. Una vez hecho eso, Bruselas calcula que dispondrá de 100.000 millones para prestar a los países que tengan dificultades para pagar los ERTE. Es decir, se trata de ayudar a quienes vayan a cubrir con dinero público ERTEs,  despidos y autónomos en problemas por el coronavirus.

A partir de aquí, la propuesta de la Comisión deberá aprobada por el Consejo –el Eurogrupo del 7 de abril, por ejemplo–. "El nuevo instrumento será de carácter temporal. Su duración y alcance se limitan a abordar las consecuencias de la pandemia de coronavirus", dice Bruselas.

Eso sí, cada país tendrá que hacerse cargo de sus propios subsidios.

Según explica Bruselas, "la respuesta de la Comisión es un nuevo instrumento que otorgará préstamos por hasta 100.000 millones de euros a países que lo necesiten para garantizar que los trabajadores reciban un ingreso y que las empresas conserven a su personal. Esto permite que las personas continúen pagando el alquiler, las facturas y la compra de alimentos y ayuda a proporcionar la estabilidad necesaria para la economía".

"Los préstamos", explica el Ejecutivo comunitario, "se basarán en garantías proporcionadas por los Estados miembros y se dirigirán a donde más se necesiten. Todos los Estados miembros podrán hacer uso, pero será de particular importancia para los más afectados".

El programa, afirma la Comisión Europea, "apoyará las reducciones de empleo temporales y medidas similares para ayudar a los Estados miembros a proteger los empleos, los empleados y los trabajadores autónomos contra el riesgo de despido y pérdida de ingresos. Las empresas podrán reducir temporalmente las horas de los empleados o suspender el trabajo por completo, con el apoyo de ingresos proporcionado por el Estado por las horas no trabajadas, y los trabajadores recibirán una compensación en ingresos por la emergencia actual".

La asistencia financiera del mecanismo SURE tendrá la forma de un préstamo de la UE a los Estados miembros que soliciten ayuda. Para financiar los préstamos a los Estados miembros, la Comisión tomará préstamos en los mercados financieros. La Comisión otorgaría los préstamos a los Estados miembros en condiciones favorables. "Por lo tanto, los Estados miembros se beneficiarían de la sólida calificación crediticia de la UE y los bajos costos de endeudamiento", defiende la Comisión.

"Los préstamos se basarán en un sistema de garantías voluntarias de los Estados miembros comprometidos con la UE. El instrumento comenzará a funcionar una vez que todos los Estados miembros se hayan comprometido con esas garantías", explica Bruselas.

Los Estados miembros deberían utilizar estos préstamos para financiar los ERTE para los empleados o medidas similares para los autónomos.

Tras una solicitud de asistencia financiera de un Estado miembro, la Comisión consultará al Estado miembro en cuestión para verificar el alcance del aumento del gasto público que está directamente relacionado con la creación o extensión de los ERTE y medidas similares para los trabajadores.

Esta consulta ayudará a la Comisión a evaluar los términos del préstamo, incluido el monto, el vencimiento promedio máximo, el precio y las modalidades técnicas para la aplicación.

Sobre la base de la consulta, la Comisión presentaría una propuesta de decisión al Consejo de la UE para proporcionar la asistencia financiera.

Una vez aprobada, la asistencia financiera tomará la forma de un préstamo de la Unión Europea al Estado miembro que solicite ayuda.

Los préstamos otorgados a los Estados miembros se basarían en un sistema de garantías voluntarias de los Estados miembros. Esto permitirá a la Comisión ampliar el volumen de préstamos que pueden otorgarse a los Estados miembros, explica Bruselas.

Para este fin, se necesita una cantidad mínima de garantías comprometidas (es decir, el 25% de la cantidad máxima de préstamos de 100.000 millones).

Eso sí, la Comisión Europea deja claro que "el instrumento SURE está diseñado específicamente para responder de inmediato a los desafíos que presenta la pandemia de coronavirus, y de ninguna manera impide el establecimiento de un futuro plan de reaseguro de desempleo permanente".

Etiquetas
Publicado el
2 de abril de 2020 - 12:40 h

Descubre nuestras apps

stats