La UE rebaja a "iniciativa" el fondo económico de recuperación el día en que se hunde el PIB europeo por el coronavirus

Pedro Sánchez, Ursula von der Leyen y Emmanuel Macron.

Se hablaba de un plan Marshall. De una hoja de ruta para la recuperación. De grandes sumas de dinero, de instrumentos "robustos". España puso sobre la mesa una propuesta que alcanzaba los 1,5 billones de euros en transferencias durante la última cumbre de líderes europeos, el 23 de abril pasado.

Piketty: "No podemos funcionar en esta crisis con el veto permanente de países como Alemania"

Piketty: "No podemos funcionar en esta crisis con el veto permanente de países como Alemania"

Pero lo papeles que hacía circular la Comisión Europea, presidida por una ex ministra de Angela Merkel, Ursula von der Leyen, hablaban de 300.000 millones nuevos, de incluso 323.000 millones, que, mediante esas fórmulas que gusta emplear Berlaymont –la sede del Ejecutivo comunitario en Bruselas– como ya hizo con el plan Juncker, se apalancaban y multiplicaban hasta llegar a los dos billones de euros sin explicar muy bien cómo.

Los líderes emplazaron a la Comisión Europea a diseñar una propuesta para el 6 de mayo. Y, por el camino, en la era de los relatos, la narrativa y los marcos, Bruselas ha rebajado el peso del concepto. "Nosotros le llamamos ahora Iniciativa de Recuperación", ha afirmado el portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer: "Lo que la Comisión está trabajando ahora es una iniciativa de recuperación, porque es tanto sobre cómo se recogen los fondos y en cómo los gastas".

En efecto, no hace tanto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablaba del Fondo de Recuperación.

De acuerdo con la jerarquía de la terminología comunitaria, "iniciativa" es el penúltimo peldaño, como se le hacía ver al portavoz de la Comisión en Twitter, quien intentaba responder con humor.

El mismo día en que Bruselas degrada el concepto del instrumento que tiene que sacar a Europa de la peor crisis económica en la historia reciente, Eurostat hacía públicos los datos de la contracción del PIB europeo en el primer trimestre de 2020, en el cual el impacto del coronavirus se centraba básicamente en uno de los tres meses.

Así, el PIB cayó un 3,8% en la zona del euro y un 3,5% en la UE durante el primer trimestre de 2020, en comparación con el trimestre anterior. Son las caídas más pronunciadas observadas desde que comenzaron las series de tiempo en 1995.

En marzo de 2020, el último mes del periodo cubierto, las medidas de contención del coronavirus comenzaron a ser ampliamente introducidas por los Estados miembros, después de que en el cuarto trimestre de 2019, el PIB había crecido un 0,1% en la zona del euro y un 0,2% en la UE.

En comparación con el mismo periodo del año anterior, el PIB desestacionalizado cayó un 3,3% en la zona euro y en un 2,7% en la UE en el primer trimestre de 2020, después de + 1.0% y + 1.3% respectivamente en el trimestre anterior.

Son las caídas más pronunciadas desde el tercer trimestre de 2009 (-4,5% para la zona del euro y -4,4% para la UE).

La economía española, por su parte, acusó el impacto de la crisis del coronavirus y retrocedió un 5,2% en el primer trimestre, su mayor desplome trimestral registrado en la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE), que arranca en 1970. Hasta ahora, la mayor caída trimestral del PIB era la del primer trimestre de 2009 (-2,6%).

El Gobierno remitirá este jueves a Bruselas el Programa de Estabilidad 2020-2023, junto al Plan Nacional de Reformas, e incluirá la actualización del cuadro macroeconómico con una importante revisión de las previsiones por el impacto de la crisis sanitaria del COVID-19, así como las medidas proyectadas por el Ejecutivo para paliar los efectos de la crisis a unos días del inicio de la desescalada del confinamiento.

Etiquetas
Publicado el
30 de abril de 2020 - 14:06 h

Descubre nuestras apps

stats