Las empresas de un cargo del PNV han copado 187 de los 293 contratos de montajes en Hondarribia desde 2018

El alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, a la derecha de la imagen

La Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) ha elaborado un muy contundente informe en el que denuncia que el Ayuntamiento de Hondarribia, gobernando por Txomin Sagarzazu (PNV), ha realizado un “uso irregular” de los denominados contratos menores (adjudicaciones en las que la Administración elige directamente a la empresa, sin un concurso) en las licitaciones vinculadas a montajes y organización de eventos o fiestas. El documento recoge, asimismo, que de 293 contrataciones realizadas en el trienio 2018-2020 un total de 187 (el 63,82%) han recaído en tres empresas muy concretas del miembro del PNV Aitor Elorza, Montai Produkzioak, Estali La Karpa y Kultur Kirol Zerbitzuak, en las que además han trabajado otros cargos públicos del partido. Se da la circunstancia de que el año anterior a que la interventora municipal empezara a dar la voz de alerta ante las irregularidades y de que empezaran a aparecer en los medios de comunicación, 2018, el grupo Montai copó el 95% de los contratos directos y que en los siguientes esa proporción es menor.

La Fiscalía ve irregularidades "generalizadas" en Hondarribia pero archiva la investigación sobre Montai al no considerarlas un delito

La Fiscalía ve irregularidades "generalizadas" en Hondarribia pero archiva la investigación sobre Montai al no considerarlas un delito

Se trata, en todo caso, de una auditoría parcial. Se omite, por ejemplo, que Elorza gestiona una cuarta empresa similar a las otras tres, Denok Zuzeneko Komunikazioa, que también ha sido contratada en Hondarribia. Igualmente, el Ayuntamiento mantiene otros acuerdos con el grupo Montai como el de gestión del centro Itsas-Etxea. También aquí las diferentes marcas del mismo empresario se han turnado para prestar el servicio. El informe, además, se limita a las contrataciones “desde 2018” pero las firmas de Elorza llevan copando este tipo de contrataciones desde, al menos, 2009. Es más, antes de 2018 la contratación 'a dedo' era posible con más presupuesto (18.000 euros frente a 15.000) y el tope era por expediente y no anual.

Asimismo, Competencia no tiene en cuenta que Montai ha sido elegida regularmente para organización de eventos en muchas otras instituciones, generalmente también sin concurso. Es el caso de la Presidencia vasca, del Instituto de la Memoria (Gogora), de la academia de la Ertzaintza en Arkaute, del centro Tknika adscrito a Educación, de EiTB o de la sociedad pública Hazi, aunque también de municipios como Llodio o de la Diputación de Gipuzkoa. Finalmente, este periódico ya pudo constatar que Estali La Karpa, por ejemplo, no ha tenido trabajadores dados de alta en algunos momentos en que era contratada por diferentes instituciones para trabajos de relevancia, como la carpa del proyecto estrella de Gogora, Memoria Plaza, que en realidad fue subcontratada a una empresa de Asturias. En algunos procedimientos se han pedido ofertas a dos marcas del grupo Montai como si supuestamente fueran competidoras, como en la Dirección de Juventud del Gobierno vasco.

El informe responde a una “consulta” que tuvo entrada en la AVC “el 4 de enero de 2021” y de cuyo origen no se dan más detalles. Competencia puede abrir dos tipos de actuaciones, una del tipo sancionador y otra de “promoción” del libre mercado. Esta trabajo de análisis se encuadra en la segunda de ellas, de modo que de éstas conclusiones no se deriva ninguna responsabilidad ni para el Ayuntamiento ni para las empresas beneficiarias de las adjudicaciones irregulares, que no son exclusivamente las del grupo Montai. Ya en su momento la Fiscalía analizó las contrataciones continuadas en Hondarribia con el grupo Montai. En sus conclusiones, el ministerio público aseguraba también que el incumplimiento de la normativa de contratación era una “práctica generalizada” en ese municipio pero que no estaba acreditado “suficientemente” que fuera un delito.

No era el único cliente institucional

Competencia ha utilizado para su investigación “todas las facturas” con Hondarribia de las empresas Montai Produkzioak, Kultur Kirol Zerbitzuak, Events Onddar2, Montajes Mendibil e Imporcaravan. En otro momento se menciona también que se ha revisado la situación de Estali La Karpa y de Gorka Crespo y Otros. Se ha analizado también el denominado 347, que es una declaración ante Hacienda de las operaciones con terceros de una empresa. La AVC, por lo tanto, ha visto que el grupo Montai no tenía al Ayuntamiento de Hondarribia como único cliente institucional.

En datos, son 101 contratos menores en 2018, de los 52 fueron a Kultur Kirol Zerbitzuak, 44 a Montai Produkzioak, 4 a Events Onddar2 y 1 a Gorka Crespo y Otros. Fueron 82.937,54 euros facturados, 79.837 euros por parte de las empresas de Elorza. En 2019 fueron 105 los expedientes, 28 de Kultur Kirol Zerbitzuak, 25 de Events Onddar2, 22 de Montai Produkzioak, 20 de Imporcaravan, 9 de Montajes Mendibil y 1 de Estali La Karpa. De 98.068,89 euros, el grupo percibió 43.108,24. En 2020 fueron 87 las adjudicaciones directas, 25 a Kultur Kirol Zerbitzuak, 23 a Montajes Mendibil, 15 a Montai Produkzioak, 13 a Events Onddar2 y 11 a Imporcaravan. De 68.558,81 euros recayeron en las empresas de Montai 24.094,83. Que los datos no son una fotografía completa lo prueba que, según las facturas analizadas por este periódico, el grupo solamente en 2018 ya ingresó del orden de 200.000 euros con el Ayuntamiento y no solamente 80.000 euros, como se indica. Desde 2009 hasta ese año el total podría rondar los 2,3 millones de euros, 1,7 millones con la marca Montai Produkzioak y 0,6 con Estali La Karpa, Kultur Kirol Zerbitzuak o Denok Zuzeneko Komunikazioa.

Estima Competencia que “por parte del Ayuntamiento de Hondarribia se ha realizado un uso irregular del contrato menor”, entre otras cosas porque “se han contratado necesidades recurrentes concatenando contratos y se han fraccionado contratos reduciendo artificiosamente su objeto y alternando empresas adjudicatarias diferentes”. Sostiene el informe que “la consecuencia directa de ello es que durante el período analizado se ha producido un cierre de mercado”, si bien no se le escapa que la variedad de empresas en realidad es mucho menor porque “en algunos supuestos se encuentran vinculadas entre sí”. “En concreto, A.E. [en referencia a Aitor Elorza] es administrador único de Montai Produkzioak, Kultur Kirol Zerbitzuak y Estali La Karpa”, se explica. Hay un apartado en el que se alude a que todas las empresas analizadas se han cruzado facturas pero no se precisa si también ha ocurrido esta práctica dentro del grupo Montai. En todo caso, prueba que cuando una firma llegaba al tope legal para contratar por ese año con el municipio se buscaba un subterfugio para que siguiera prestando el servicio.

Competencia insta a Hondarribia a “programar y planificar” las necesidad con “anticipación suficiente” para evitar estas prácticas “abusivas”, “el fraccionamiento artificioso” de trabajos de montaje para una cabalgata o para un actividad turística cuando podrían sacarse a concurso en una única vez. Es más, entiende que el Ayuntamiento “viene a corregir esa mala praxis” cuando en 2020, por primera vez desde 2009, convoca un concurso para la organización de eventos. El informe, aunque no tiene consecuencias, sí remarca que la normativa de Competencia prevé sanciones en caso de que se abra un expediente como tal. De hecho, este órgano ha destapado tramas como las irregularidades en el polideportivo de Pinosolo de Leioa o el cártel de las contratistas de los comedores escolares.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats