EH Bildu amenaza la hegemonía del PNV

¿'El sorpasso' está más cerca en Euskadi? EH Bildu ha salido reforzada en estas elecciones europeas en las que la coalición soberanista logra volver al europarlamento tras diez años fuera de Europa. Pero su éxito no radica solo en que haya conseguido colocar al cabeza de lista de su candidatura 'Los pueblos deciden', Josu Juaristi, exdirector del diario Gara, en la Cámara europea. EH Bildu ha ganado en Gipuzkoa y, por primera vez en Álava, y ya es segunda fuerza en Bizkaia, donde desplaza a los socialistas. Pero además se ha convertido en la segunda fuerza política en la comunidad de Navarra. En total, más de 324.000 votos en toda España.

Es cierto que el PNV ha vuelto a ganar las elecciones europeas como en 2009 y prácticamente con los mismos votos, algo más de 208.000 sufragios, a falta de cerrar el escrutinio completamente. Pero entonces fue el PSOE-PSE el que le tosía en la nuca con solo 6.000 papeletas menos. Ahora es la izquierda abertzale, con más de 177.000 votos, la que le pisa los talones y el PNV solo aguanta en su feudo tradicional: Bizkaia.

El crecimiento de la participación en el País Vasco en tres puntos en estas elecciones ha supuesto un impulso para la coalición soberanista. Pero también para nuevas fuerzas como Podemos, que se hace un hueco, el quinto, en Euskadi. Estas elecciones eran una reválida para la izquierda abertzale, pero también un termómetro para conocer si el PNV está labrando su músculo para no solo retener su hegemonía en el mundo nacionalista, sino también si está preparado para recuperar el poder municipal y foral que perdió en 2011 en favor de Bildu. Aquellas elecciones las ganó en votos el PNV con 326.165 (30,74%), sin embargo los peneuvistas vieron como se les escapaba de las manos su poder institucional: perdieron la diputación de Gipuzkoa y buena parte del control municipal del que habían hecho gala en el mandato anterior. Las europeas han agrandado esa brecha: más de un 31%, frente al 24% del PNV en ese territorio.

La coalición soberanista parecía que había dado ciertas muestras de agotamiento en las urnas. Frente a lo que era un crecimiento imparable desde que los herederos legalizados de Batasuna volvieron a la legalidad, EH Bildu tuvo un baño de realidad en las pasadas autonómicas, donde aspiraban al 'sorpasso' frente a la fuerza hegemónica en el nacionalismo vasco: el PNV. Los resultados de anoche dejan al partido de Arnaldo Otegi, Hasier Arraiz y Pernando Barrena con muchas más posibilidades en ese camino. El nacionalismo vasco en su conjunto logró ayer el 50,08% de los votos en Euskadi.

La alegría de Juaristi

Es cierto que en las elecciones europeas de 2009 -celebradas en un clima de sucesivas anulaciones de sus marcas electorales por el Tribunal Supremo y el Constitución- el voto a última hora a la marca Iniciativa Internacionalista -que encabezaba el dramaturgo vasco Alfonso Sastre- marcó el suelo electoral de la izquierda abertzale tradicional y que nunca ha condenado el terrorismo de ETA. Justo lo contrario a la situación de ahora. De ahí la alegría anoche de Juaristi en Bilbao.

Entonces, en 2009, Iniciativa Internacionalista -séptima fuerza en toda España en 2009 con 178.121 votos (1,15%)- apenas logró 116.827 papeletas en el País Vasco (el 16%) y 23.150 en Navarra (11,42%), es decir, entre ambas comunidades apenas 140.000 sufragios. Una debacle para un mundo que ha llegado a obtener 285.290 votos en las generales de 2011. Ayer, en toda España sumaron más de 324.534 sufragios (2,07%). Lejos aun de los 361.000 que logró en 1987 el candidato de Herri Batasuna, el abogado Txema Montero, que logró 360.952 (1,87%). Claro que entonces votaba mucha más gente en los comicios europeos.

Para los socialistas -que ya no gobiernan en España desde 2011- estas elecciones tenían una relevancia destacada por varias razones. En aquellas europeas fueron segunda fuerza a escasas 6.000 papeletas por detrás del PNV, que concurría con la misma candidata que ahora, Izaskun Bilbao. En el comienzo de campaña, el 'número dos' de la plancha del PSOE y exlíder de los socialistas vascos, Ramón Jáuregui, aseguró que el partido "estaba en disposición de disputar la primera plaza al PNV". Han quedado terceros con poco más de 104.000 votos y un 13,8%, perdiendo más de 100.00 votos frente a 2009.

La otra razón de importancia para el PSE-EE es que si el PSOE, finalmente, no lograba ganar al candidato Miguel Arias Cañete, el proceso de primarias previsto para noviembre podía ver alterado su calendario. Y si finalmente se confirma la candidatura de su líder en Euskadi, Patxi López, esa decisión aceleraría también el proceso de sucesión en el socialismo vasco. López reconocía anoche los "muy malos resultados en Euskadi. Los peores resultados en Euskadi". No hubo paños calientes en el cuartel general de los socialistas vascos.

Los populares vascos no han podido rentabilizar en las urnas el hecho de que el PP gobierne en Madrid. Y su objetivo, que era que su candidato Carlos Iturgaiz repitiera en la Eurocámara, no se ha hecho realidad. Se ha quedado a las puertas: era el 17 de la lista y el PP solo ha obtenido 16 actas. El PP vasco, liderado por Arantza Quiroga, sigue en su particular travesía del desierto. 78.000 votos y poco más del 10% de apoyos es un fracaso para un partido que logró 117.057 en 2009; 146.763 en las municipales de 2011 y 130.584 en los pasados comicios autonómicos. Podemos, que ha logrado más de 52.000 votos en la comunidad autónoma, se ha convertido en la quinta fuerza política por delante de IU (logra más de 42.000), lo que demuestra que los partidos pequeños también se hacen un hueco en Euskadi. O Primavera Europea, coalición donde concurría Equo, que ha obtenido 11.679 votos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats