El Gobierno vasco no reacciona, mientras el PSE tacha de "xenófobo" al alcalde

La publicación de las declaraciones del alcalde de Sestao, Josu Bergara (PNV), contra los inmigrantes ha pillado con el pie cambiado al Gobierno vasco. Su portavoz, Josu Erkoreka, se ha mostrado sorprendido, pero se ha limitado a declarar que esas paloabras "no es su estilo habitual de afrontar las dificultades políticas o de relacionarse con las personas". Lo más lejor que ha ido ha sido para decir que esas declaraciones "no son plausibles".

"La mierda ya no viene a Sestao. Ya me encargo yo de que se vayan; a base de hostias, claro"

"La mierda ya no viene a Sestao. Ya me encargo yo de que se vayan; a base de hostias, claro"

Mucho más contundente se ha mostrado el secretario general de los socialistas vizcaínos, José Antonio Pastor, quien ha considerado "intolerables y xenófobas" las manifestaciones "en las que ha llegado a calificar como 'mierda' a los inmigrantes, asegurando que él se encargaría de que se fueran de su municipio "a base de hostias". "Las palabras de Bergara no sólo son indignas moralmente, sino también inasumibles en un representante institucional que pronuncia estas gravísimas declaraciones en el propio Ayuntamiento". En esta línea de repulsa, a Pastor le parece mentira que Josu Bergara haya sido, antes que alcalde, director de Igualdad y Derechos Ciudadanos de la Diputación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps